%PM, %13 %953 %2019 In Actualidad Científica

COMENTARIO DE LA FAE A LA INFORMACIÓN PERIODÍSTICA
"FÁRMACO PARA PREVENIR EL ICTUS PREVIENE EL ALZHEIMER"

La FAE desea puntualizar algunos aspectos de estas informaciones  
periodísticas sobre este tema para recomendar la prudencia y señalar  
la necesaria espera a que los medicamentos anti-EA que se van  
proponiendo lleguen a ser una oferta contrastada y segura.

El fármaco en concreto es un nuevo anticoagulante oral (dabigatran; pradaxa, ya comercializado)

Desde el inicio dela descripción de la EA (A Alzheimer, 1906) se pensó que esta demencia era causada por problemas vasculares. La investigación en los siguientes años definió como EA una enfermedad neurodegenerativa (irreversible, no tratable) distinta de la demencia vascular (por ictus, aterosclerosis, alteraciones de lípidos y glúcidos, etc; reversible en su inicio y tratable con los medicamentos adecuados). Sin embargo, a) en todas las estadísticas existe un grupo (10-20 %) de formas mixtas EA-vascular; y b) todos los estudios anatomopatológicos señalan que en la génesis y/o curso patogénico de la EA existen alteraciones o disfunciones de los vasos sanguíneos, la circulación o el metabolismo del sistema vascular o el cerebro. Si todo esto es causa concomitante o efecto secundario está en discusión desde hace muchos años, pero lo fundamental en la EA es la neurodegeneración cerebral (que implica a las neuronas y las células gliales).

Durante muchos años se han realizado estudios sobre si se podría disminuir el riesgo de EA disminuyendo el riesgo vascular. Algunos estudios preclínicos en modelos EA (ratones transgénicos especialmente en los últimos años) parecen indicar que esto es posible disminuyendo los problemas circulatorios cerebrales (exceso de lípidos, disminución de la hipoxia,etc). También, enfermos bien tratados de problemas cardiovasculares y metabólicos (diabetes ,..) tienen menor riesgo de demencia (incluida EA). A pesar de ello, ningún estudio clínico (Fases I a III) ha demostrado hasta ahora efecto preventivo o paliativo en EA, salvo el estilo saludable de vida (dieta –mediterránea-, ejercicio, eliminación de factores de riesgo, etc).

El estudio publicado, estudio preclínico realizado en ratones transgénico EA) deberá ser pasado a estudios clínicos (fase I, II y III) demostrando su eficacia y seguridad en humanos para ser aprobado como medicamento, lo que puede llevar años, definiendo sujetos susceptibles de tratamiento, edad, fases de la EA, dosis y control del tratamiento.

Todos los tratamientos tienen efectos secundarios que pueden agravar las enfermedades. En el caso concreto de los anticoagulantes, sus indicaciones son muy restrictivas (ictus, transtornos graves cardiacos) por su facilidad de producir efectos secundarios graves, especialmente hemorragias de gran importancia. Además, las dosis adecuadas deben ser controladas en cada fase de la enfermedad y deben regularse en cada paciente (recordar el seguimiento continuado de los enfermos que necesitan sintron).

Al ser dabigatran un medicamento aprobado (es decir, asequible en cierta manera), deben tenerse precauciones muy especiales por uso indiscriminado en pacientes EA sin pautas ni control , y sin conocer sus reales efectos.