La mayoría de las mujeres que sufren  una enfermedad de Alzheimer han sido “amas de casa". Ésta era su actividad principal y el campo de sus (reconocidas) responsabilidades. Muchos hombres también aprenden, sobre todo al jubilarse, a ayudar a sus mujeres en las tareas del hogar.

Tampoco hay que asombrarse de que esas actividades, realizadas a lo largo de sus vidas, y basadas en una rutina cotidiana, sean para las personas enfermas una gran fuente de alegría.

  1. ¿Cómo organizar la cocina?
  2. ¿Cómo preparar la “sesión" de cocina?
  3. ¿Cuáles son las recetas más fáciles y simples de realizar?
  4. ¿Cuáles son las otras tares domésticas?

 

1-¿Cómo organizar la cocina?

Debido a la enfermedad,  los gestos de su familiar ya no son precisos (deja caer las cosas fácilmente). Se puede herir con objetos afilados (los cuchillos), con los aparatos eléctricos y, además,  tiene dificultad para encontrar las cosas.

Hay que reorganizar la cocina para que se puedan desarrollar las actividades culinarias con eficacia y seguridad.

Tome las precauciones siguientes:

  • usar una vajilla de plástico transparente: ensaladera, cuencos, sopera, platos, vasos.
  • quitar los cuchillos metálicos y reemplazarlos por cuchillos de plástico
  • quitar todos los aparatos eléctricos: batidora, tostadora, cafetera, etc.
  • tapar los enchufes eléctricos para evitar que ponga algo dentro (un lápiz, un tenedor…)
  • tener a mano un gran delantal que cubra también el pecho, como los buenos cocineros.
  • no dejarle abrir las latas de conserva, encender el horno o el gas;
  • no dejarle solo pero acompañarle en todo momento mientras lleva a cabo cualquier actividad culinaria.

 

2-¿Cómo preparar la “sesión" de cocina?

Hay que prepararla  para reducir al máximo todo riesgo de fracaso en el desarrollo de esta “sesión":

  • Consejo 1: La sesión ha de ser corta (± 20 minutos), puesto que la capacidad de atención es limitada.
  • Consejo 2: Preparar todos los elementos necesarios  (cuenco, cuchara, sal, pimienta, etc.) antes de empezar.
  • Consejo 3: Disponerlos en el orden en que serán utilizados.
  • Consejo 4: Prepararse para desglosar la actividad en secuencias cortas y fáciles de llevar a cabo:
    "Toma los huevos. Rómpelos en el cuenco"
    "Tira las cáscaras a la basura"
    "Coge el tenedor y bátelos"
  • Consejo 5: Felicitarle por su labor cuando ha finalizado la sesión de cocina y  presentar el plato que ha cocinado a la comida siguiente.

Recuerde que lo importante es la participación en la actividad. No debe juzgar el resultado (que a menudo dejan mucho que desear).

 

3-¿Cuales son las recetas más fáciles y simples de realizar?

Estas son algunas de las recetas que se puede fácilmente realizar con vuestra ayuda.

  • Ensaladas

- La ensalada

Es fácil deshojar y lavar una lechuga. Podría sugerir a su familiar prepararla con atún (es Ud. quién habrá abierto la lata), tomates, un huevo cocido (su familiar le quitara la cáscara pero Ud. lo habrá cocido y enfriado) o otras verduras.

- La salsa

Ud. debe dosificar los ingredientes de la salsa de la ensalada. Póngalos en un gran cuenco y pida a su familiar que los remueva con una cuchara o un tenedor.

Vierta la salsa en la ensalada (elegir una gran ensaladera) y pídale que la remueva.

- El final

Saboree una hojita y felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada: 25 minutos)

 

  • Tarta o bizcocho

- La masa

Dosifica Ud. la mezcla de harina, mantequilla y huevos.

En un cuenco, pídale que mezcle la masa con las manos. Es un ejercicio táctil muy agradable.

Saque la masa del recipiente y dejé que pase el rodillo por la masa, que la doble y que vuelve  a pasar el rodillo de nuevo.

- La cocción

Encárguese de meterla y de sacarla del horno.

- El final

Pídale que decore la tarta o el bizcocho con nata, mermelada, fruta, salsa de chocolate…y felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada sin el tiempo de cocción: 20 minutos)

 

  • Postres tipo macedonia

- La fruta

Seleccione con él el tipo de fruta que se va a utilizar.

Pele Ud. la que es demasiado dura de pelar. Déjele pelar el resto con un cuchillo de plástico o un cuchillo no puntiagudo.

- La macedonia

Ponga la fruta encima de una tabla de cortar con una ensaladera al lado.

Pídale que corte la fruta en trocitos y que las meta en la ensaladera.

- El final

Sugiérale que añada zumo de limón o de naranja, nata, azúcar (lo que prefiera) y que lo remueva todo con cuidado.

Felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada a parte de la cocción: 20 minutos)

 

  • Galletas

- La masa

Igual que para la tarta o el bizcocho.

Déjele amasar el conjunto.

Las formas de las galletas

Dígale que corte con los dedos  la masa en trocitos (lo que se necesita para rellenar los moldes).

Aproveche la forma de los moldes para recordarle qué es una estrella, un pez, un corazón, etc.

- El final

Hágale colocar las galletas en la placa (fría) que va al horno.

Cuando las saca del horno, déjelas enfriar y pruebe una.

Felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada a parte de la cocción: 30 minutos)

 

  • Bocadillos y tostadas

- La preparación de los ingredientes

Pídale que saque las rebanadas de pan (por ejemplo pan bimbo sin corteza), que las ponga de dos en dos. Sacar lonchas de jamón o/y de queso.

- La realización del bocadillo

Podría utilizar también queso de untar o mermelada.

Otra opción sería hacer bocadillos “vegetales": una hoja de lechuga, dos rodajas de tomate, una rodaja de pepino y mahonesa

- El final

Probar un trocito de bocadillo  y felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada: 20 minutos)

 

4-¿Cuáles son las otras tareas domésticas?

Son numerosas y están, en general,  desprovistas de peligro. Permiten que su familiar se sienta integrado en la vida diaria del hogar y demuestra su utilidad.

Algunos ejemplos son:

  • pasar la aspiradora, siendo Vd. quien lo enchufa y desenchufa,
  • poner y quitar la mesa,
  • fregar la vajilla (cuidado con la temperatura del agua),
  • ayudar a  hacer la cama (cuidado con su espalda),
  • ayudar a limpiar la habitación,
  • lavar la ropa interior con agua tibia en el lavabo o en un barreño,
  • tender la ropa,
  • barrer, etc.

Pero existen muchas más. Escoja una actividad que conozca bien y que le agrade.

Algunas precauciones

  • evitar la utilización de electrodomésticos peligrosos o actividades como planchar,
  • no dejarle a mano los productos de limpieza (lejía, amoniaco, sales para la lavadora…).

Tienen la enorme ventaja de dejar al cuidador principal un respiro al cuidador y tiempo para descansar y/o dedicarse a otras labores.

  1. ¿Qué precauciones hay que tomar?
  2. ¿Qué proponer y cómo proceder?
  3. ¿Qué tipo de juegos de mesa proponer?

 

1-¿Qué precauciones hay que tomar?

Buscar  un lugar seguro donde Ud. pueda dejar su familiar sin vigilancia permanente…por qué no está mal  echar un vistazo de vez en cuando.

Buscar (y encontrar) una actividad que su familiar conozca bien y que le guste realizar.

Saber interrumpir la actividad cuando se muestre desinteresado o cansado.

 

2- ¿Qué proponer y cómo proceder?

Entre las actividades solitarias, pueden encontrarse las siguientes:

  • La lectura

Seleccione libros o revistas que:

    1. no sean demasiado largos ni complejos,
    2. contengan un tema que le guste,
    3. incluyan fotos e ilustraciones,
    4. tengan la letra grande
    5. con el formato tipo revista, fácil de manejar

 

  • La televisión

Ha irrumpido en nuestras costumbres y nuestra vida de todos los días. Todos tenemos programas preferidos. Pero hay que emplearla con criterio.

Todos tenemos programas preferidos, su familiar también. Intente descubrirlos.

Cuidad con:

    1. Dejarle delante del televisor más de 2 o 3 horas al día. Encienda la televisión para ver el programa elegido.
    2. Evitar los programas cargados de violencia y agresividad.
    3. Observar sus reacciones para ver lo que le gusta y lo que no. Elabore una lista con los programas que le gustan.

 

  • La clasificación de objetos

La única precaución es la de no utilizar objetos demasiado pequeños que pueda llevarse a la boca y tragárselos.

Le puede pedir que clasifique los objetos según el tamaño, el color, la forma:

Las legumbres secas: lentejas, garbanzos, judías blancas, judías pintas, etc.

Los botones ofrecen muchas posibilidades: botones cubiertos de algún material, botones de metal, con 2 agujeros, con 4 agujeros, pequeños, grandes, de plástico...Aunque Ud. debe tener cuidado y estar presente para evitar que se los trague.

Las cartas. Puede separarlas según el palo, color, valor, etc

Las monedas (igual que para los botones: esté presente).

Las llaves. Pídale que clasifique las pequeñas, las más grandes, las lisas, las redondas. ¡Cuidado! No le entregue para clasificar ninguna de las llaves que usted utiliza normalmente. Las puede esconder.

 

  • Partir frutos secos

Cascar nueces, avellanas y almendras son actos que requieren un poco de fuerza y precisión, pero que son útiles y agradables de hacer.

Déle un cascanueces, que ya haya utilizado, a ser posible (cuanto más simple mejor) y dos recipientes: uno para meter las cáscaras y el otro para meter los frutos. Los frutos podrían haber sido “clasificados" antes (por un lado las avellanas, por otro las nueces).

 

  • Juegos “solitarios"

Existen numerosos juegos educativos que pretenden el emparejamiento de elementos de características diferentes: puzzles (simples), agrupar una familia (de algún tema que le interese como por ejemplo los medios de locomoción: coches, trenes, bicicletas, aviones…).

 

4-¿Qué tipo de juegos de mesa proponer?

Para jugar a ellos se necesitan varios jugadores. Resérvelos para las reuniones familiares o, si es posible, organice una vez a la semana una “tertulia familiar" con parientes y/o amigos, vecinos. Esto le ayudará a mantener las relaciones sociales.

Recuérdeles a sus amigos el estado de su familiar para que no se sorprendan de su forma de jugar.

Los juegos de naipes: pueden jugarse entre dos o varias personas. Elija al que su familiar solía jugar ( por ejemplo: El mus, dominó, bingo, las damas).

Hay muchos otros juegos. Depende de Ud. descubrirlos.

Las actividades que incluyen la música (cantar, tocar un instrumento, bailar al compás) tienen tres ventajas para el cuidador:

  • es fácil que se desarrollen con éxito porque su familiar aprecia las canciones de su época, incluso mucho tiempo después de que el significado de otras actividades haya desaparecido,
  • no conllevan  ningún peligro
  • se pueden desarrollar individualmente o en grupo.

Es habitual que las personas mayores de 65 años sean abuelos. Por lo tanto, tendrán contacto con sus nietos, siendo una gran satisfacción visitarles o que vengan a visitarle. Lo mismo sucede con un(a) abuelo(a) que padece una enfermedad de Alzheimer.

  1. ¿Qué actitud adoptar con los niños?
  2. ¿Cómo respetar los derechos de cada persona?

La Fundación Alzheimer España y, en general, todas las Asociaciones de Familiares de enfermos de Alzheimer ofrecen un servicio de  información, orientación y asesoramiento psicosocial, incluso en algunos casos jurídico

Más información sobre los servicios de la FAE

 

* Los grupos de familias

Existen diferentes tipos según la situación de cada familiar:

- grupos psicoeducativos –cuyo objetivo es dotarles de conocimientos necesarios para cuidar mejor y también para saber autocuidarse

- grupos de ayuda mutua –que se configuran como un espacio para compartir experiencias y problemas derivados del cuidado e intercambiar las estrategias de afrontamiento que utiliza cada uno de los familiares

- grupos de apoyo psicológico.

 

In ABVD

Las “actividades  de la vida diaria" son  actividades que realizamos todos los días y que responden a una “rutina" personal que cada uno de nosotros ha creado a lo largo de los años. Tenemos la costumbre de comer a la misma hora, nos aseamos siempre en el mismo orden (por ejemplo, lavarse los dientes, lavarse la cara, afeitarse, peinarse).

También incluyen actividades que desarrollamos de forma casi automática: conducir el coche, utilizar el teléfono, gestionar las cuentas del hogar…

Son actividades básicas que realizamos sin la ayuda de nadie porque somos autónomos.

Mientras estemos capacitados para desarrollar estas actividades no  necesitaremos ninguna ayuda.

Las cosas cambian cuando interviene la enfermedad de Alzheimer.

 

5 consejos generales para facilitar a su familiar el conjunto de estas actividades

  • Consejo 1: Darle tiempo

Es fundamental, una persona con Alzheimer necesita mucho más tiempo que una persona normal de la misma edad para realizar cualquier actividad

 

  • Consejo 2: Ayudarle pero no substituirse a él.

El cuidador no debe realizar la actividad en lugar de su familiar , sino con él.

 

  • Consejo 3: Organizar su vida según la rutina habitual

Lo mejor es seguir haciendo lo que siempre ha hecho. Hay que evitar cambios o modificaciones importantes en la vida diaria.

 

  • Consejo 4: Olvidarse de razonar o buscar argumentos lógicos para modificar el comportamiento de su familiar.

No discuta con él. Evite las situaciones de confrontación.

 

  • Consejo 5: Siempre felicitarle al final de la actividad.

Es fundamental para su autoestima.

 

In ABVD

Consejos básicos para gestionar situaciones cotidianas con el enfermo:

  1. El aseo
  2. Los vestidos
  3. Las comidas
  4. El retrete

El aseo

Cuando le pregunta a su familiar si se ha lavado, contesta que “Sí"sabiendo Vd. que no es verdad. Ha olvidado lo que es un peine, el jabón, la toalla y para qué sirven. No encuentra su cepillo de dientes o su maquinilla de afeitar. Se niega a tomar una ducha…"

 

1-¿Dónde, cuándo y cómo organizar el aseo de su familiar

La primera regla para organizar el aseo de su familiar es mantener su rutina personal.

El aseo debe realizarse:

  • siempre en la misma habitación: en el cuarto de baño o en la cocina,
  • siempre a la misma hora,
  • siempre con las mismas secuencias: por ejemplo lavarse los dientes, lavarse la cara, peinarse, maquillarse.

Su familiar tiene su propia rutina.

Si está acostumbrado a tomar una ducha diaria, hay que mantener este hábito. Si está acostumbrado a tomar un baño a la semana, no se oponga.

 

2- ¿Qué material preparar antes de empezar el aseo?

Antes de empezar a quitarle la ropa, prepare todo lo que necesite en el cuarto de baño: jabón, guante, toalla, champú, máquina de afeitar, cepillo y pasta de dientes…

Los objetos de aseo serán:

• reducidos estrictamente al mínimo (una toalla, un jabón, un cepillo de dientes, un tubo de pasta dentífrica, un peine…) para facilitar su utilización. Los demás objetos sólo se proporcionarán a medida que se vayan necesitando (champú, afeitadora eléctrica, depilad ora…);

• siempre colocados en el mismo lugar de manera que pueda encontrarlos con facilidad.

 

3-¿A qué ritmo llevar el desarrollo del aseo?

No meterle presión.

Su familiar necesita más tiempo que nosotros para realizar el aseo. Dele tiempo y no precipite las secuencias. Sino su familiar manifestará su rechazo enfadándose, llorando, chillando.

Si Vd. tiene prisa, deje el baño o la ducha para más tarde.

 

4-¿Por qué hablarle a lo largo del aseo?

El aseo es el momento idóneo para recordarle como se llaman las distintos partes del cuerpo y para que sirvan.

Haga comentarios: “Ahora te estoy lavando la cara, las orejas, el brazo….". “Con la esponja, te aclaro la pierna".

Plantee preguntas y desarrolle una estimulación verbal: “Dame la mano derecha" (...y si se equivoca) “no la otra, ésta es tu mano derecha". “Ponte un poco de jabón alrededor del cuello".

Si se equivoca o no responde correctamente a lo que le pide, no le recrimine. Dígale de forma suave que no se preocupe, y encuentre una excusa para que no experimente una frustración.

 

5-¿Cómo adaptar su ayuda a las capacidades que todavía posee su familiar?

Llevar un cierto control sobre nuestra vida es fundamental para la autoestima y la moral. Ocurre lo mismo con su familiar.

Si él le necesita para realizar las actividades de aseo más sencillas existe una diferencia entre:

  • hacerlas en su lugar (lo que puede representar un ahorro de tiempo pero incrementa la dependencia);
  • ayudarle a realizarlas él mismo.

Ayudarle a controlar su vida es favorecer su independencia, disminuir su estrés y aumentar su autoestima.

Adapte su ayuda a los gestos que su familiar todavía puede realizar y transforme la actividad en secuencias fáciles de entender.

Los vestidos

Lleva tres pares de medias, una encima de otra y dos vestidos. No puede abrocharse. Se pone la ropa al revés. Se niega a arreglarse. Se pone los mismos vestidos durante muchos días."

Vestirse es una operación compleja que requiere secuencias precisas (ponerse una prenda antes que otra), necesita una correcta orientación del cuerpo, una habilidad gestual para abrocharse los botones o abrir y cerrar una cremallera.

El acto de vestirse supone:

  • una planificación de lo que vamos a hacer durante el día,
  • una evaluación del tiempo que va a hacer,
  • una elección de las prendas estrechamente vinculada con los dos elementos que acabamos de definir,
  • una gesticulación precisa.

Además, tenemos que saber dónde se encuentran las distintas prendas: los calzoncillos y los calcetines en tal cajón de la cómoda, la falda o el pantalón en una percha en el armario, los zapatos abajo.

Son operaciones que realizamos cada día, sin que nos planteen ningún problema pero... ya no es el caso de la persona afectada por la enfermedad

de Alzheimer. Para ella, todo se vuelve cada día más difícil.

 

1-¿Porque hay que dejarle tiempo para vestirse?

Su familiar necesita más tiempo que Vd. para vestirse. Sus movimientos son más lentos, no domina correctamente la coordinación de sus manos, brazos y piernas.

Lo que normalmente necesita 10 minutos puede alargarse hasta media hora.

De nada sirve meterle prisa sino aumentar su confusión, retrasar el proceso y, a veces, desencadenar una reacción violenta o agresiva. Al verse incapaz de realizar esta tarea, su familiar puede gritar, llorar, agitarse e incluso, intentar pegarle.

Si Vd. tiene prisa, pide a otra persona que le ayude o retrase el momento de vestirle.

 

2-¿Cómo evitar que su familiar tenga que elegir su ropa?

A medida que evoluciona la enfermedad de Alzheimer, la elección se hace más difícil hasta resultar imposible. Cuando su familiar empiece a darse cuenta de esta dificultad puede negarse a vestirse o ponerse siempre la misma ropa.

Vd. tiene que elegir en su lugar…y además disponer las prendas sobre la cama en el orden en que vaya a ponérselas

 

3-¿Qué ropa eliminar?

Hay que eliminar:

  • todo lo que sea inútil como corbatas, cinturones y accesorios,
  • vestidos que se abrochan por detrás,
  • cierres del cinturón difíciles de manejar,
  • vestidos con botones múltiples y pequeños,
  • zapatos con cordones,
  • ropas estrechas o medias (difíciles de poner),
  • pijama con cordones.

 

4-¿Qué ropa elegir?

  • donde se distingan claramente la parte delantera y la parte trasera
  • que se abrochen por delante
  • de una sola pieza
  • de una talla ligeramente superior a la suya para que sean más fáciles de poner. Si ha perdido peso, elijados o tres de sus prendas y arreglarlas.
  • con cierres sencillos: grandes botones o broches de presión, cinturón elástico ajustable, cierres con velcro, tirador para cremalleras (atar un cordón de plástico transparente al agujero del tirador de la cremallera. Tirando del lazo, se cierra la cremallera).

 

5-¿Cómo deben ser el calzado y las zapatillas?

  • Elimine zapatos y zapatillas que puedan favorecer los resbalones, en particular los que no sujeten totalmente el pie (chanclas).
  • Elija calzado y zapatillas con suela antideslizante.
  • Cómprele zapatos sin cordones tipo mocasín.
  • Elija zapatos y zapatillas que no hagan ruido en susidas y venidas nocturnas.

 

6-¿Cómo reorganizar el armario?

  • Deje únicamente 2 o 3 prendas que a su familiar le guste llevar. Cámbielas en función de la época del año.
  • Intente que todas las prendas quepan en el armario para evitar desplazarse del armario a la cómoda, a la estantería del vestíbulo, etc.
  • Reserve una estantería para las medias y calcetines, otra para los calzoncillos y las bragas. Los zapatos y zapatillas puedan colocarse en la parte baja del armario. Lo ideal es que cada prenda sea visible directamente sin necesidad de abrir uno o varios cajones; incluso para ayudarle a identificarlas, puede pegar pequeños carteles o pegatinas con el dibujo de las distintas prendas.
  • Señale el armario colocando un cartel con el dibujo de una prenda de vestir. Este cartel debe ser de tamaño grande (por ejemplo 20 cm. x 30 cm.) con la representación de una prenda cuya interpretación no lleva a dudas.
  • Una revisión periódica es útil y más fácil de realizar cuando el contenido ha sido seleccionado. No olvide revisar el armario en el cambio de estación.

 

8- ¿Por qué felicitarle una vez vestido?

Es muy importante para su dignidad y autoestima. Es importante para él, pero también para los demás miembros de la familia, los vecinos y los amigos.

Una vez vestido, llévele delante del espejo y coméntele, “¡Qué guapo estás! Qué bien vas vestido hoy".

Las comidas

Se olvida de comer y te dice, en respuesta a tu pregunta, que acaba de comer. No se acuerda para qué sirve la cuchara e intenta comerse la sopa con un tenedor. Tira los alimentos al suelo y derrama el contenido de su plato. Ya no utiliza los cubiertos y come con los dedos. Puede tener dificultades al tragar y se atraganta, se ahoga y devuelve".

La comida es una tarea difícil y que se va complicando a medida que evoluciona la enfermedad y disminuye la autonomía de su familiar. Varios factores lo explican:

  • Falta de apetito. Es un problema común de los ancianos.
  • Reducen sui actividad física, por lo que gastan menos energía y reducen la alimentación.
  • Olvido del uso de los cubiertos.

A medida que evoluciona la enfermedad, su familiar pierde la noción de cómo usar los cubiertos. No se acuerda de cuándo y cómo se deben utilizar. Por consiguiente, desarrolla una tendencia a usar los dedos.

  • Dificultades al deglutir sobre todo los alimentos sólidos.
  • Presentación poco apetecible de los alimentos troceados o triturados.
  • Negación a comer.

Frecuentemente, la persona afectada de Alzheimer suele adelgazar desde el principio de la enfermedad.

En el transcurso de la evolución, es necesario vigilar el peso de su familiar. Una gran pérdida de peso puede reflejar una enfermedad asociada o una forma de evolución severa. Si observa que su familiar adelgaza, consulte con su médico.

 

1-  ¿Cómo organizar las comidas?

Organizar sus comidas según una rutina establecida bien establecida:

  • Hágale comer siempre a la misma hora y en la misma habitación (cuide que el suelo sea fácil de limpiar: la cocina puede adaptarse mejor que el comedor o su cuarto para esta tarea).
  • Sirva la comida siempre en el mismo orden, trayendo los platos uno detrás de otro (controlando la temperatura), pero nunca a la vez. En general es más fácil traerle el plato ya servido (sin demasiada comida. En su defecto, siempre puede volver a servirle).
  • Reduzca los cubiertos al mínimo indispensable y proporciónele los adecuados a medida que se desarrolla la comida: la cuchara sopera con la sopa, y el cuchillo con la carne, la cucharilla con el postre. Existen cubiertos con mango ancho, más fáciles de utilizar.
  • No disponga en la mesa jarras, vasos o botellas de vidrio que sean susceptibles de caerse y romperse. Para el agua use botellas de plástico, que ira rellenando cuando lo necesite.
  • No ponga condimentos (sal, pimienta, mostaza...). Sale los platos antes de traérselos.
  • Póngale un babero o servilleta amplia que se abroche al cuello.
  • Utilice hules o manteles de plástico, fáciles de limpiar, una vajilla y cubiertos de plástico. Existen platos con ventosas para que no se derramen. Todo este material le facilitará la tarea.
  • Procure generar un ambiente de calma evitando lo que pueda distraerle (televisión, radio, niños).
  • No le fuerce. Trate de persuadirle cariñosamente.
  • Déjele el tiempo necesario. Respete su ritmo. Nunca le presione para que coma más deprisa.
  • Evite acostarle inmediatamente después de la comida

 

2- ¿Cómo proporcionarle una alimentación equilibrada?

  • Tenga en cuenta sus gustos anteriores. No se recomienda recurrir a alimentos que su familiar no está acostumbrado a comer. Apunte las comidas que le gustan y las que no.
  • Establezca una lista de platos variados que cubran todas las comidas durante una semana, un día pollo, un día pescado, un día carne, un día jamón, etc. Es un esfuerzo de planificación que Vd. realiza una vez y que le evita preocuparse diariamente sobre lo que va a hacer para comer.
  • Cómprese un libro o guía de alimentación equilibrada. Se encuentran algunos muy buenos en las librerías.

 

3-¿Cómo vigilar que beba lo suficientemente?

A su familiar también se le olvida beber.

Necesita aproximadamente dos litros y medio de líquido al día (más en caso de grandes olas de calor), lo que representa aproximadamente unos 8 vasos de agua.

  • Recurra al agua, a los zumos de fruta, a la leche, a los caldos.
  • Vigile que beba durante la comida.
  • Vigile también que beba fuera de las comidas, cada 2 horas por ejemplo.
  • No llene su vaso hasta el borde.
  • Cuando se trata de bebidas calientes compruebe la temperatura de la bebida.

 

4-¿En qué forma proporcionarle los alimentos?

Vd. puede proporcionarle los alimentos a su familiar de distintas formas, según su apetito y su capacidad para masticar.

Se pueden individualizar 4 casos:

Caso 1:

Su familiar tiene apetito, come bien y mastica sin problemas.

Puede comer lo mismo que los demás miembros de la familia, sea o no necesario ayudarle a comer.

Caso 2:

Su familiar tiene apetito, come bien pero tiene dificultades para masticar.

Si lleva una dentadura postiza o una prótesis dental, verifique que esté bien colocada y si fuera necesario, visite al dentista. Muchas veces, la masticación es difícil por razones técnicas.

Si no existe una razón técnica, proporciónele alimentos que se mastiquen con facilidad, de textura blanda y trocee la carne en pequeños pedazos.

Caso 3:

Su familiar tiene apetito, come bien pero es incapaz de masticar.

Hay que alimentarle normalmente pero triturando los alimentos.

Caso 4:

Su familiar no tiene apetito o sufre grandes dificultades para comer con los cubiertos (usa los dedos).

Para solucionar este problema existen los “finger foods", es decir alimentos que se pueden comer fácilmente con los dedos. Además se sirven a temperatura ambiente, lo que le permite a cada uno comer a su ritmo.

Si a su familiar le cuesta mucho masticar, triture la comida hasta obtener una consistencias, más o menos líquida.

Se pueden emplear complementos proteicos. Se presentan en forma líquida, es decir fáciles de beber o de mezclar en purés, cremas, yogures. Hable con su médico o farmacéutico.

 

5-¿Cómo sacar el mejor partido a las comidas?

La comida puede ser un momento realmente difícil para el cuidador. Pero es su papel transformarlo en un momento agradable.

  • Es un momento privilegiado (como el baño y el aseo) para el contacto y la comunicación entre Vd. y su familiar.
  • Se trata de mantener un interés por las cosas que le gustan.
  • Es un momento en el que las capacidades residuales pueden ser utilizadas y desarrolladas. Déjele comer por sí mismo, aunque utilice los dedos.
  • Es un momento en el que la relación con el resto de la familia se establece espontáneamente. Si hay niños o adolescentes en la familia les recordamos la necesidad de hablar con ellos, de subrayar que el comportamiento de su abuelo/a cuando come se debe a su enfermedad. No hay que considerarlo con asco o regañarle... al contrario, ayudarle.

El retrete

Se mea encima. No tiene tiempo de llegar al baño. No se recuerda como llegar al retrete."

A primera vista ir al baño o al servicio, nos parece a todos una cosa muy simple que hemos aprendido desde niños. Pero si analizamos lo que implica, la cosa cambia.

  • Hay que saber donde está ubicando el baño en casa o detectarlo si estamos en un lugar público (restaurante, centro comercial…).
  • Hay que llegar a tiempo cuando tenemos ganas de ir al baño. En general, la coordinación entre las ganas de orinar y llegar a tiempo al servicio es algo automático.
  • Sabemos manejar el cerrojo para cerrarlo cuando estemos dentro del baño y abrirlo cuando queramos salir.
  • Sabemos también como desvestirnos rápidamente (desabrocharnos el pantalón, bajarnos o subirnos la falda).
  • Vestirnos antes de salir.
  • Conocemos el uso del papel higiénico, sabemos tirar de la cadena.

Al fin y al cabo, ir al baño no es tan simple...y para su familiar afectado por la enfermedad de Alzheimer puede resultar una prueba imposible de superar.

 

1- ¿Cómo acondicionar  correctamente el servicio?

Es un paso imprescindible por que a medida que evoluciona la enfermedad, su familiar tendrá más dificultades.

  • Quite o inmovilice el cerrojo para evitar que su familiar quede encerrado porque olvidó como abrirla de nuevo.
  • Indique claramente cuál es la puerta del servicio con un cartel en la que se ve el dibujo de la taza del inodoro.
  • Despeje el acceso al cuarto de baño: quite las sillas, felpudos, objetos que puedan demorar la llegada de su familiar.
  • Deje una luz encendida durante la noche: luz en el pasillo, luz en el servicio.
  • Ponga barras laterales que permitan a su familiar sentarse y levantarse con facilidad (revise previamente que la altura es apropiada, a 1,50 metros del suelo).
  • Acondicione, si es necesario, el inodoro con un asiento más elevado (en venta en las tiendas ortopédicas).
  • Quite el felpudo del cuarto de baño si lo hay.

 

2- ¿Qué hacer en los lugares públicos?

Ya hemos visto lo que había que hacer para solucionar este problema pero no estamos permanentemente en casa, sino que salimos con nuestro familiar, vamos a lugares públicos, viajamos. Antes de salir, tome precauciones.

Si prevé un largo viaje, no le dé de beber en las dos horas previas. Cuando lleguen a donde quieran ir, (restaurante, centro comercial, tren…) localice en seguida el aseo más próximo y esté listo para llevarlo rápidamente si lo necesita.

 

3- ¿Cómo evaluar la movilidad de su familiar?

Muchos ancianos no se mueven tan rápidamente como nosotros.

Sufren artrosis, dolor de cadera, deformaciones de las articulaciones, de los pies lo que reduce su movilidad. También, ciertas zapatillas no sujetan bien el pie y obstaculizan la marcha (¡cambiarlas!).

Vd. tendrá que tener en cuenta el tiempo necesario para que su familiar se desplace hasta el servicio y así evitar fugas de orina. También hay que conocer su capacidad para desvestirse y para vestirse.

Una vez en el servicio, puede tener una pérdida porque su familiar no se desviste con la suficiente rapidez. En ese caso ayúdele.

 

4- ¿Cómo disponer  el material que se usa en el retrete?

El papel higiénico debe estar en un lugar bien visible y fácil de acceso. Es mejor cortarle unas hojas que así podrá usar más fácilmente.

Indique con un cartel dónde está la cadena, el mando de la cisterna.

Si hay un lavabo, disponga el jabón y una toalla pequeña.

In ABVD

Me plantea cien veces la misma pregunta. Lo tengo siempre encima: me sigue en todas las habitaciones; me pisa los talones. No sabe quien soy cuando le he dedicado más de 5 años de cuidados. Me amenaza con su bastón. Se niega a levantarse, a asearse…y a comer. Ve cosas extrañas que no existen…"

Junto con los trastornos de memoria, las alteraciones de la conducta aparecen desde el inicio de la enfermedad de Alzheimer y van a acentuarse a medida que evolucione. Se llaman “trastornos del comportamiento".

Su familiar no puede expresar sus sentimientos y sus emociones de la misma forma que las personas normales. Recurra a comportamientos inusuales y extraños, ilógicos, a veces peligrosos, a menudo difíciles de  aguantar para hacerle comprender a Vd. que algo va mal.

Comprender el significado de estos comportamientos es una tarea compleja, pero indispensable.

In ABVD

“No me he dado cuenta al inicio de la enfermedad de marido que iban a desaparecer los amigos de siempre. Pensaba contar con ellos…y que me ayudarían. Pues no. Empezaron a espaciar sus visitas…primero los amigos que tenía en su lugar de trabajo y después los que de verdad consideraba como verdaderos amigos. Al cabo de 4 meses, nadie venía a visitarle."

Las lesiones de la enfermedad trastocan un área del cerebro que se encarga de gestionar la vida afectiva…es decir las relaciones con el mundo exterior y las otras personas. Así se explica la perturbación, a menudo desde el inicio de la enfermedad, de las actividades sociales.

Su familiar les huye, incluso cuando se desarrollan en el marco de la familia, porque le obliga a captar mucha información, a adaptarse a ellas y a contestarlas. No se siente capaz de asumir esta situación y se aísla progresivamente.

Además el mundo exterior le parce un universo hostil y inquietante.

 

Mi madre tiene Alzheimer desde hace 6 años y vive sola desde hace 3 en la casa donde hemos pasado toda la vida. Ni mis hermanos ni yo vivimos allí, de hecho, yo soy el hijo que más cerca se encuentra y nos separa una distancia de 200 km. Comienza a tener dificultades con tareas simples que antes ejecutaba con alguna complicación pero que aún le permitían mantener un grado de autonomía

Cuando  Ud.  vive a muchos kilómetros de su ser querido con Alzheimer,  puede que encuentre algunas dificultades que compliquen el cuidado de éste.  Las  preocupaciones por la seguridad de la persona, referentes a salud y nutrición, pueden llegar a ser abrumadoras.

Aquí se exponen algunas estrategias para administrar eficientemente el cuidado a distancia.

  • Consejo 1: No sentir  culpabilidad porque su familiar vive  solo
  • Consejo 2: Hacer un listado de lo que hay que chequear a cada una de sus visitas
  • Consejo 3: Aprovechar la visita para hablar con las personas que ayudan a su familiar
  • Consejo 4: Pensarlo bien antes de acoger a su ser querido en su hogar
  • Consejo 5: Hablar con los demás miembros de la familia (si los hay) antes de tomar una decisión

 

Contenidos:

  1. ¿Cómo identificar las necesidades básicas de su familiar?
  2. ¿Qué tipo de ayuda buscar en el exterior?
  3. ¿Cómo aprovechar al máximo las visitas?
  4. ¿Qué consideraciones hay que tener en cuenta antes de acoger a un familiar en el domicilio?
  5. ¿Cómo seguir siendo cuidador cuando su familiar está ingresado en una residencia?
  6. ¿Cómo resolver conflictos familiares?

1 ¿Cómo identificar las necesidades básicas de su familiar?

Si su familiar vive solo, puede que tenga algún tipo de dificultad en manejarse con tareas de la vida diaria. Tendrá que identificar qué tipo de ayuda puede ser necesaria para prolongar su autonomía en el hogar en la medida de lo posible.

Cuando visite a su familiar conviene:

  • Echar un vistazo a la casa ¿Cómo se encuentra? ¿Está ordenada?  ¿Está limpia? ¿Ha cambiado?¿Cómo está el exterior? (por ejemplo si hay un jardín)
  • Examinar atentamente a su familiar ¿Cuál es su aspecto personal? ¿Está limpio y aseado? ¿Está peinado? ¿Está afeitado? ¿Lleva ropa limpia? ¿Lleva el pijama/camisón  o está vestido?
  • Abrir el frigorífico ¿Hay comida para uno o varios días? ¿Los alimentos están caducados? ¿le parece que el frigorífico está organizado para que su familiar coma con una cierta regularidad?
  • Comprobar el buzón ¿Hay correo amontonado  por abrir?
  • Mirar el talonario y los recibos ¿Las facturas están pagadas?
  • Comprobar el cuarto de baño ¿Hay papel higiénico, toallas limpias, jabón, etc.?
  • Comprobar el estado de la cama ¿Cómo está su cama? ¿está hecha? ¿Tiene las sábanas limpias?
  • Comprobar que las luces de la casa funcionen (bombillas fundidas)
  • Chequear la lista de llamadas telefónicas para saber si usa el teléfono
  • Comprobar si tiene a mano los medicamentos recetados por su médico y si usa un pastillero, asegurarse de que se cumple la prescripción.
  • Dar una pequeña vuelta en coche con él (si aún conduce) ¿Aún puede conducir con seguridad? ¿Tiene problemas para manejar el coche?

2 ¿Qué tipo de ayuda buscar en el exterior?

Elaborar una lista de los contactos  y centros que pueden servir de ayuda para coordinar el cuidado desde la distancia.

  • Familia, amigos y vecinos. Hacer una lista con los números de teléfono y direcciones. Preguntar si se puede comprobar con ellos cómo se desenvuelve el familiar en sus tareas. Puede que también estén dispuestos a pasarse por su casa para visitarle de vez en cuando.
  • El médico de su familiar. Mantener el contacto con éste. Él puede llamarle si hay complicaciones con el bienestar tanto físico como mental.
  • Organizaciones comunitarias. Contactar con parroquias, templos, grupos vecinales, ong’s. Pueden ayudar en tareas como el reparto a domicilio, transporte o servicios de acompañante.
  • Centros para la tercera edad. En estos centros se ofertan servicios tales como ayuda con las comidas, tareas domésticas y transporte.
  • Servicios para el cuidado doméstico. Se pueden contratar trabajadores sanitarios a domicilio para ayudar al familiar con el baño, tareas del cuidado personal, preparación de comidas y toma de medicamentos.
  • Administradores de atención geriátrica
  • Profesionales de confianza
  • Fundación Alzheimer España (FAE: 913431165 / 75) Asociaciones de familias Alzheimer

3 ¿Cómo aprovechar al máximo las visitas?

Los cuidadores que viven próximos a su familiar tienen la suerte de poder pasar todo el tiempo que quieran con la persona. La clave consiste en usar el tiempo de una forma efectiva.

  • Plantear las visitas conjuntamente con otros familiares y las personas que le apoyan (ayuda a domicilio, fisioterapeutas, enfermeros…) para que todos puedan informarle del estado de su familiar.
  • Conocer y visitar a sus vecinos, amigos y otros conocidos para escuchar cómo se desenvuelve el familiar. Preguntar si ha tenido algún cambio de comportamiento, problemas de salud o algún problema de seguridad.
  • Dedicar tiempo a reconectar con su ser querido ya sea hablando con él, escuchando música, dando un paseo o participando en actividades que os gusten a ambos.

4 ¿Qué consideraciones hay que tener en cuenta antes de acoger a un familiar en el domicilio?

Llegará un momento en el que su ser querido ya no pueda desenvolverse de una forma autónoma y no esté preparado para vivir solo. Una de las decisiones que puede tener en consideración es la de acoger al familiar en su propia casa. A continuación, algunas cosas a tener en cuenta:

  • ¿Quiere el familiar mudarse de verdad? ¿Qué opina su cónyuge?
  • ¿Tengo la casa preparada para acoger al familiar?
  • ¿Habrá alguien en casa para cuidarle?
  • ¿Qué opina el resto de la familia sobre la idea de acoger al familiar?
  • ¿En qué manera puede afectar esta decisión a su trabajo,  a su familia (en particular, a su vida en pareja e hijos) y economía?
  • ¿Qué servicios de ayuda hay disponibles en la comunidad?

En el caso de tener hermanos, ¿están también dispuestos a asumir responsabilidades de cuidado?

Apartar a su familiar de su entorno habitual puede provocar un aumento de la agitación y de la confusión. Conviene hablar con el médico o el trabajador social y ponerse en contacto con asociaciones de Alzheimer para solicitar asistencia antes de tomar cualquier decisión. En algunas situaciones, una supervisión asistida o un cuidado en centros especializados puede ser una opción mejor para la persona.

5 ¿Cómo seguir siendo cuidador cuando su familiar está ingresado en una residencia?

Si su ser querido vive en un entorno supervisado, o un centro  residencial para el cuidado, conviene mantener la comunicación con el personal del centro, (médicos, cuidadores, etc.) y con aquellos que le visitan con regularidad.

  • Trabajar conjuntamente con el médico y la enfermera. Acordar un tiempo para telefonear y poder tener novedades sobre el estado de la persona y sus progresos.
  • Llamar a la familia, amigos y conocidos que tengan contacto con el ser querido para preguntarles por sus observaciones.
  • Cuando acuda a visitarle, conozca al personal del centro que asume la responsabilidad del cuidado de su familiar.

6 ¿Cómo resolver conflictos familiares?

Los problemas referentes al cuidado del familiar pueden, a menudo, avivar o provocar conflictos familiares, especialmente cuando varias personas que están al cuidado, tienen diferentes estrategias para resolver los problemas que se presentan. Los miembros de la familia pueden negar lo que está pasando, recriminarle que usted viva lejos o pensar que usted no ayuda lo suficiente. Además puede haber desacuerdos en decisiones referentes al cuidado o a asuntos económicos.

Para reducir estos conflictos hay que tener en cuenta estos sentimientos y trabajar con ellos.

  • Tenga un encuentro familiar. Hablar sobre la responsabilidad y los papeles que desempeñará  en el cuidado cada miembro de la familia, sobre los problemas que se puedan presentar y los sentimientos que despiertan en el entorno familiar puede ayudar a minimizar las tensiones. Quizá pueda requerir ayuda de un psicólogo familiar.
  • Reconozca las diferencias. Algunos miembros de la familia pueden tener un estilo activo en el cuidado, respondiendo con inmediatez a los problemas y organizando los recursos que pueden ser de utilidad para el ser querido. Otros se sentirán más cómodos asumiendo las tareas específicas que se les encomiendan.
  • Compartir las responsabilidades en el cuidado. Realizar una lista con las tareas a realizar, incluyendo el tiempo, el dinero y el esfuerzo que han sido necesarios para llevarlas a cabo. Repartir las tareas de acuerdo a las preferencias y habilidades de cada miembro de la familia.
  • Seguir hablando. Las reuniones familiares o las llamadas por conferencia mantienen a la familia implicada, informada y al día de lo que sucede con el ser querido. Hablar si las cosas están saliendo bien, reevaluar las necesidades de la persona aquejada de Alzheimer y decidir si hay algún cambio necesario en las responsabilidades.

Durante muchos años se consideró a la enfermedad de Alzheimer únicamente desde el punto de vista de los cuidados físicos. Era (y sigue siendo, a menudo) un enfermo que necesita ayuda para las actividades básicas diarias (comer, lavarse, ir al aseo…), prevención de las llagas, tratamiento de su estreñimiento, sedantes para calmar la agitación o hipnóticos para facilitar el sueño.

Cuidar a un residente con demencia no es lo mismo que cuidar a un residente sin alteraciones cognitivas. Existen principios básicos que respetar y una forma de trato especifica   Los principios   Es importante recordar algunos principios fundamentales en el acercamiento y los cuidados a residentes con demencia.

Proporcionar cuidados a un enfermo de Alzheimer tiene consecuencias serias para el cuidador principal y sus familiares.

Existe un consenso internacional sobre los derechos de la persona con edad incluso la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer u otra demencia

Este consenso atestigua el cambio de opinión y de actitud hacia las personas afectadas. Durante muchos años, prevalecía la idea de que los cuidados debían estar enfocados únicamente a cuidados físicos. Nadie hablaba del “bienestar" de una persona demente en términos de personalidad, de individualidad, de dignidad y, por supuesto, en términos de derechos.

Cuidar a un ser querido afectado por la enfermedad de Alzheimer supone enfrentarse a una nueva situación que puede generar conflictos con los demás miembros de la familia.

Página 2 de 3