Para una persona mayor, el dormitorio con frecuencia pasa a ser “su" habitación principal. En ella pasa la noche, naturalmente, pero poco a poco permanece en ella más horas al día.

Una habitación que debe tener un aspecto acogedor

El dormitorio es, con frecuencia, el reflejo del carácter de su ocupante.

Unos dormitorios son casi celdas de un monasterio en donde se han reducido los muebles al mínimo imprescindible. Otros, por el contrario, parecen más salones para una recepción.

Hay que tener en cuenta que esta habitación necesita ser acondicionada pero hay que procurar mantener su ambiente original todo lo que sea posible; no hay que convertirla en una habitación de hospital. Debe quedar agradable y acogedora, procurando que refleje la personalidad del ocupante.

 

La mayoría de las mujeres en edad de padecer la enfermedad de Alzheimer han sido "amas de casa". Esta era su actividad principal y el campo de sus responsabilidades.

Estas actividades, realizadas durante muchos años y apoyadas en una rutina diaria representan para las personas enfermas una gran fuente de alegría. Llevar a cabo (bien o mal) esas actividades permite una valoración de la persona que ayuda y un aumento de su auto-estima.

Además, las actividades culinarias son dinámicas, estimulan la vista (las verduras, las frutas), el olfato (los alimentos) y el sabor (de lo que uno lame en la punta de los dedos).

 

El paseo -o caminar- es una de las actividades más agradables y ricas en posibilidades de comunicación. Presenta pocos peligros.

Es un ejercicio físico que distrae del entorno habitual y que tiene un efecto  “tranquilizante"... sin tener que recurrir a los medicamentos.

  1. ¿Cuándo y cómo pasear?
  2. ¿A dónde ir a pasear?
  3. ¿Cómo sacar provecho del paseo?
  4. ¿Cómo prepara el paseo?
  5. ¿Cómo prepararse a afrontar incidentes?

Es un tipo de actividad muy interesante dada su variedad y por las numerosas funciones que entran en juego, a la vez físicas e intelectuales. Son muy utilizadas en las residencias y centros de día. Pero se pueden desarrollar igualmente en el domicilio bajo la supervisión del cuidador..

  1. ¿Qué tipo de actividad elegir?
  2. ¿Qué temas proponer a su familiar?

 

1- ¿Qué tipo de actividad elegir?

Es muy importante que su elección sea acertada

Elija una actividad:

  • simple y fácil de realizar,
  • que se pueda hacer por etapas (que definirá Vd. mismo),
  • que no incluya material demasiado pequeño (puede tragárselo),
  • que pueda realizarse rápidamente (no más de 20 o 30 minutos),
  • que su familiar pueda finalizar una vez que ha empezado.

 

2-  ¿Qué temas proponer?

Son numerosos pero debe escoger Vd. el tema, en función de la personalidad de su familiar, de sus gustos y de lo que solía hacer antes de ser diagnosticado de Alzheimer.

He aqui algunos ejemplos.

  • Recortes y “colages"

Esta es una actividad simple, cuyo tema puede ser elegido en función de sus preferencias:

coches, deportes, actores de cine, personajes célebres, actuales o históricos, alimentos y platos, viajes, músicos, futbolistas, flores y plantas, eventos familiares (bodas, bautizos...).

Depende de Vd. escoger y coleccionar el material necesario (periódicos, revistas, viejas fotos y viejos carteles, folletos de agencias de viaje ).

  • Modelado

El modelado con plastilina es fácil de realizar, muy atractivo y no requiere grandes gastos. Trabajar la plastilina es a la vez importante para desarrollar la agilidad de las manos, el sentido del tacto con el material y la creatividad. Además, la plastilina no tiene peligro, incluso si se mastica o se traga.

  • Tarjetas de felicitación

Pueden ser tarjetas de cumpleaños, del santo, de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, del Día de la Madre, de San Valentín. Servirán también para situarle en el tiempo. Combinan el recorte, el “colage", el dibujo y la pintura con acuarelas. Vd. elegirá la técnica que mejor se adapte.

  • Flores y ramos

Hacer flores artificiales de diferentes colores (podrá reutilizarlas sin problema). Pídale de reagruparlas según el color, de hacer un ramo... si es un tema que le gusta

  • Costura, ganchillo y bordado

La mayoría de las mujeres mayores de 65 años, han aprendido de jóvenes el arte de la costura. Descubra lo que sabe todavía hacer y lo que le agrada (cuidado con las agujas pequeñas)

  • Creación de móviles

Aunque al final sea Vd. quien junte las piezas, es una actividad interesante ya que deja “huella". Puede suspender el móvil del techo de su cuarto y decirle: “¡Mira, lo has hecho tu!"

Con frecuencia la religión juega un papel importante en las personas de más de 65 años que han recibido una educación religiosa y la han practicado buena parte de su vida, sea cual sea su religión.

En su infancia han aprendido a rezar (el Padre Nuestro...) y estas oraciones han quedado profundamente gravadas en su memoria, así como recitar el rosario, los cánticos… Están acostumbrados a ir a la iglesia y presenciar la misa.

Sea consciente de que las costumbres y forma de vida evolucionan. Su actitud personal  frente a la religión puede no ser  la misma que la de sus padres. Hay que recordar que para ellos la religión y su práctica estaban integradas en su vida diaria, siendo la iglesia un lugar muy frecuentado. No renuncie a las actividades religiosas y espirituales que pueda realizar con ellos

  1. ¿Cuáles son las ventajas de estas actividades?
  2. ¿Cómo organizarse?

 

1- ¿Cuáles son las ventajas de estas actividades?

Recurrir a estas actividades religiosas conlleva cinco ventajas:

1- Ayuda a la reminiscencia del pasado ya que se pueden combinar con imágenes, objetos, acontecimientos que le recuerden su juventud (bautizo, comunión, boda, convivencias...).Ver apartado 14 de este capítulo, “El recuerdo del pasado".

2-  Ayuda a la estimulación de la memoria, como la musicoterapia y el recuerdo de canciones bien conocidas.

3- Ayuda a la socialización y facilita la relación con el cuidador y los demás miembros de la familia. De hecho, el enfermo puede rezar acompañado de su cuidador... pero también en grupo con los demás familiares o amigos.

4- Ayuda a crear una rutina, siempre positiva en la vida de estas personas. Se puede rezar una o varias veces al día, en casa o en la iglesia.

5- Es bueno para el enfermo, tanto para su autoestima como para su bienestar general, que pueda continuar practicándola. Las personas afectadas por la enfermedad conservan durante largo tiempo la lucidez y se dan cuenta de lo que sucede a su alrededor.

 

2- ¿Cómo organizarse?

Recite con él las oraciones que aprendió en su infancia

Escoja los rezos que conozca de cuando era joven. Recítelos de forma rutinaria:

  • las mismas oraciones todos los días,
  • en el mismo orden,
  • ayúdele si ha olvidado ciertos párrafos.

Saque las fotos que evoquen momentos religiosos en su vida: bodas, bautizos de los niños, los nietos, primera comunión, etc.

Hágale preguntas sobre ello, sobre las personas que aparecen en las fotos.

Utilice símbolos fáciles de reconocer y asociar a actividades religiosas.

Encuentre su rosario, su misal, su crucifijo. Háblele de estos objetos: para qué sirve quién se los regaló, cuándo los ha utilizado... Emplee estos objetos para crear un diálogo.

Utilice los lugares de culto donde tenía costumbre ir (iglesia, capilla, peregrinación)

Si su familiar aún puede desplazarse, asistan al culto aunque tengan que marcharse antes del final. Dese cuenta que los bancos y las sillas son también lugares donde puede descansar. Puede incluir en sus paseos una parada en la iglesia.

 

La función motriz persiste durante mucho tiempo en las personas afectadas por el Alzheimer.

Los ejercicios físicos y los movimientos son esenciales para mantener el mayor tiempo posible estas capacidades físicas.

Por otra parte, los ejercicios físicos presentan ventajas muy importantes:

- Favorecen el apetito, la respiración y el corazón...

- Pueden desarrollarse en casa, bajo su supervisión, sin necesidad de un fisioterapeuta.

"Por la mañana, sí que hay trabajo. Despertarle, preparar el desayuno, levantarle y asearle, ir de compras y prepara el almuerzo…pero por la tarde después de la siesta, si que tenemos tiempo libre…pero ¿qué podemos hacer?"

¿Qué es un día para alguien que padece la enfermedad de Alzheimer? Una sucesión de olvidos, una serie de fracasos en las actividades que intenta realizar con la convicción de que no conseguirá hacerlo.

¿Quién, en estas condiciones, encontraría agradable levantarse, moverse o realizar actividades? ¿En qué estado se encontraría su autoestima?

¿Qué cuidador no se ha preguntado: “Pero, ¿qué vamos a  hacer hoy?"

La mayoría de las mujeres que sufren  una enfermedad de Alzheimer han sido “amas de casa". Ésta era su actividad principal y el campo de sus (reconocidas) responsabilidades. Muchos hombres también aprenden, sobre todo al jubilarse, a ayudar a sus mujeres en las tareas del hogar.

Tampoco hay que asombrarse de que esas actividades, realizadas a lo largo de sus vidas, y basadas en una rutina cotidiana, sean para las personas enfermas una gran fuente de alegría.

  1. ¿Cómo organizar la cocina?
  2. ¿Cómo preparar la “sesión" de cocina?
  3. ¿Cuáles son las recetas más fáciles y simples de realizar?
  4. ¿Cuáles son las otras tares domésticas?

 

1-¿Cómo organizar la cocina?

Debido a la enfermedad,  los gestos de su familiar ya no son precisos (deja caer las cosas fácilmente). Se puede herir con objetos afilados (los cuchillos), con los aparatos eléctricos y, además,  tiene dificultad para encontrar las cosas.

Hay que reorganizar la cocina para que se puedan desarrollar las actividades culinarias con eficacia y seguridad.

Tome las precauciones siguientes:

  • usar una vajilla de plástico transparente: ensaladera, cuencos, sopera, platos, vasos.
  • quitar los cuchillos metálicos y reemplazarlos por cuchillos de plástico
  • quitar todos los aparatos eléctricos: batidora, tostadora, cafetera, etc.
  • tapar los enchufes eléctricos para evitar que ponga algo dentro (un lápiz, un tenedor…)
  • tener a mano un gran delantal que cubra también el pecho, como los buenos cocineros.
  • no dejarle abrir las latas de conserva, encender el horno o el gas;
  • no dejarle solo pero acompañarle en todo momento mientras lleva a cabo cualquier actividad culinaria.

 

2-¿Cómo preparar la “sesión" de cocina?

Hay que prepararla  para reducir al máximo todo riesgo de fracaso en el desarrollo de esta “sesión":

  • Consejo 1: La sesión ha de ser corta (± 20 minutos), puesto que la capacidad de atención es limitada.
  • Consejo 2: Preparar todos los elementos necesarios  (cuenco, cuchara, sal, pimienta, etc.) antes de empezar.
  • Consejo 3: Disponerlos en el orden en que serán utilizados.
  • Consejo 4: Prepararse para desglosar la actividad en secuencias cortas y fáciles de llevar a cabo:
    "Toma los huevos. Rómpelos en el cuenco"
    "Tira las cáscaras a la basura"
    "Coge el tenedor y bátelos"
  • Consejo 5: Felicitarle por su labor cuando ha finalizado la sesión de cocina y  presentar el plato que ha cocinado a la comida siguiente.

Recuerde que lo importante es la participación en la actividad. No debe juzgar el resultado (que a menudo dejan mucho que desear).

 

3-¿Cuales son las recetas más fáciles y simples de realizar?

Estas son algunas de las recetas que se puede fácilmente realizar con vuestra ayuda.

  • Ensaladas

- La ensalada

Es fácil deshojar y lavar una lechuga. Podría sugerir a su familiar prepararla con atún (es Ud. quién habrá abierto la lata), tomates, un huevo cocido (su familiar le quitara la cáscara pero Ud. lo habrá cocido y enfriado) o otras verduras.

- La salsa

Ud. debe dosificar los ingredientes de la salsa de la ensalada. Póngalos en un gran cuenco y pida a su familiar que los remueva con una cuchara o un tenedor.

Vierta la salsa en la ensalada (elegir una gran ensaladera) y pídale que la remueva.

- El final

Saboree una hojita y felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada: 25 minutos)

 

  • Tarta o bizcocho

- La masa

Dosifica Ud. la mezcla de harina, mantequilla y huevos.

En un cuenco, pídale que mezcle la masa con las manos. Es un ejercicio táctil muy agradable.

Saque la masa del recipiente y dejé que pase el rodillo por la masa, que la doble y que vuelve  a pasar el rodillo de nuevo.

- La cocción

Encárguese de meterla y de sacarla del horno.

- El final

Pídale que decore la tarta o el bizcocho con nata, mermelada, fruta, salsa de chocolate…y felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada sin el tiempo de cocción: 20 minutos)

 

  • Postres tipo macedonia

- La fruta

Seleccione con él el tipo de fruta que se va a utilizar.

Pele Ud. la que es demasiado dura de pelar. Déjele pelar el resto con un cuchillo de plástico o un cuchillo no puntiagudo.

- La macedonia

Ponga la fruta encima de una tabla de cortar con una ensaladera al lado.

Pídale que corte la fruta en trocitos y que las meta en la ensaladera.

- El final

Sugiérale que añada zumo de limón o de naranja, nata, azúcar (lo que prefiera) y que lo remueva todo con cuidado.

Felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada a parte de la cocción: 20 minutos)

 

  • Galletas

- La masa

Igual que para la tarta o el bizcocho.

Déjele amasar el conjunto.

Las formas de las galletas

Dígale que corte con los dedos  la masa en trocitos (lo que se necesita para rellenar los moldes).

Aproveche la forma de los moldes para recordarle qué es una estrella, un pez, un corazón, etc.

- El final

Hágale colocar las galletas en la placa (fría) que va al horno.

Cuando las saca del horno, déjelas enfriar y pruebe una.

Felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada a parte de la cocción: 30 minutos)

 

  • Bocadillos y tostadas

- La preparación de los ingredientes

Pídale que saque las rebanadas de pan (por ejemplo pan bimbo sin corteza), que las ponga de dos en dos. Sacar lonchas de jamón o/y de queso.

- La realización del bocadillo

Podría utilizar también queso de untar o mermelada.

Otra opción sería hacer bocadillos “vegetales": una hoja de lechuga, dos rodajas de tomate, una rodaja de pepino y mahonesa

- El final

Probar un trocito de bocadillo  y felicítele por su talento de cocinero(a).

(Duración estimada: 20 minutos)

 

4-¿Cuáles son las otras tareas domésticas?

Son numerosas y están, en general,  desprovistas de peligro. Permiten que su familiar se sienta integrado en la vida diaria del hogar y demuestra su utilidad.

Algunos ejemplos son:

  • pasar la aspiradora, siendo Vd. quien lo enchufa y desenchufa,
  • poner y quitar la mesa,
  • fregar la vajilla (cuidado con la temperatura del agua),
  • ayudar a  hacer la cama (cuidado con su espalda),
  • ayudar a limpiar la habitación,
  • lavar la ropa interior con agua tibia en el lavabo o en un barreño,
  • tender la ropa,
  • barrer, etc.

Pero existen muchas más. Escoja una actividad que conozca bien y que le agrade.

Algunas precauciones

  • evitar la utilización de electrodomésticos peligrosos o actividades como planchar,
  • no dejarle a mano los productos de limpieza (lejía, amoniaco, sales para la lavadora…).

Tienen la enorme ventaja de dejar al cuidador principal un respiro al cuidador y tiempo para descansar y/o dedicarse a otras labores.

  1. ¿Qué precauciones hay que tomar?
  2. ¿Qué proponer y cómo proceder?
  3. ¿Qué tipo de juegos de mesa proponer?

 

1-¿Qué precauciones hay que tomar?

Buscar  un lugar seguro donde Ud. pueda dejar su familiar sin vigilancia permanente…por qué no está mal  echar un vistazo de vez en cuando.

Buscar (y encontrar) una actividad que su familiar conozca bien y que le guste realizar.

Saber interrumpir la actividad cuando se muestre desinteresado o cansado.

 

2- ¿Qué proponer y cómo proceder?

Entre las actividades solitarias, pueden encontrarse las siguientes:

  • La lectura

Seleccione libros o revistas que:

    1. no sean demasiado largos ni complejos,
    2. contengan un tema que le guste,
    3. incluyan fotos e ilustraciones,
    4. tengan la letra grande
    5. con el formato tipo revista, fácil de manejar

 

  • La televisión

Ha irrumpido en nuestras costumbres y nuestra vida de todos los días. Todos tenemos programas preferidos. Pero hay que emplearla con criterio.

Todos tenemos programas preferidos, su familiar también. Intente descubrirlos.

Cuidad con:

    1. Dejarle delante del televisor más de 2 o 3 horas al día. Encienda la televisión para ver el programa elegido.
    2. Evitar los programas cargados de violencia y agresividad.
    3. Observar sus reacciones para ver lo que le gusta y lo que no. Elabore una lista con los programas que le gustan.

 

  • La clasificación de objetos

La única precaución es la de no utilizar objetos demasiado pequeños que pueda llevarse a la boca y tragárselos.

Le puede pedir que clasifique los objetos según el tamaño, el color, la forma:

Las legumbres secas: lentejas, garbanzos, judías blancas, judías pintas, etc.

Los botones ofrecen muchas posibilidades: botones cubiertos de algún material, botones de metal, con 2 agujeros, con 4 agujeros, pequeños, grandes, de plástico...Aunque Ud. debe tener cuidado y estar presente para evitar que se los trague.

Las cartas. Puede separarlas según el palo, color, valor, etc

Las monedas (igual que para los botones: esté presente).

Las llaves. Pídale que clasifique las pequeñas, las más grandes, las lisas, las redondas. ¡Cuidado! No le entregue para clasificar ninguna de las llaves que usted utiliza normalmente. Las puede esconder.

 

  • Partir frutos secos

Cascar nueces, avellanas y almendras son actos que requieren un poco de fuerza y precisión, pero que son útiles y agradables de hacer.

Déle un cascanueces, que ya haya utilizado, a ser posible (cuanto más simple mejor) y dos recipientes: uno para meter las cáscaras y el otro para meter los frutos. Los frutos podrían haber sido “clasificados" antes (por un lado las avellanas, por otro las nueces).

 

  • Juegos “solitarios"

Existen numerosos juegos educativos que pretenden el emparejamiento de elementos de características diferentes: puzzles (simples), agrupar una familia (de algún tema que le interese como por ejemplo los medios de locomoción: coches, trenes, bicicletas, aviones…).

 

4-¿Qué tipo de juegos de mesa proponer?

Para jugar a ellos se necesitan varios jugadores. Resérvelos para las reuniones familiares o, si es posible, organice una vez a la semana una “tertulia familiar" con parientes y/o amigos, vecinos. Esto le ayudará a mantener las relaciones sociales.

Recuérdeles a sus amigos el estado de su familiar para que no se sorprendan de su forma de jugar.

Los juegos de naipes: pueden jugarse entre dos o varias personas. Elija al que su familiar solía jugar ( por ejemplo: El mus, dominó, bingo, las damas).

Hay muchos otros juegos. Depende de Ud. descubrirlos.

Las actividades que incluyen la música (cantar, tocar un instrumento, bailar al compás) tienen tres ventajas para el cuidador:

  • es fácil que se desarrollen con éxito porque su familiar aprecia las canciones de su época, incluso mucho tiempo después de que el significado de otras actividades haya desaparecido,
  • no conllevan  ningún peligro
  • se pueden desarrollar individualmente o en grupo.

Es habitual que las personas mayores de 65 años sean abuelos. Por lo tanto, tendrán contacto con sus nietos, siendo una gran satisfacción visitarles o que vengan a visitarle. Lo mismo sucede con un(a) abuelo(a) que padece una enfermedad de Alzheimer.

  1. ¿Qué actitud adoptar con los niños?
  2. ¿Cómo respetar los derechos de cada persona?

In ABVD

A medida que la enfermedad progresa y la memoria disminuye, la hora de la comida se hace más problemática. Ahora bien, una buena alimentación, bien equilibrada, es indispensable para prevenir las infecciones, las lesiones cutáneas y una debilitación con pérdida de peso.

Esta buena alimentación interesa a los dos: al familiar, por los motivos que han sido expuestos, y a Vd., para que pueda tener éxito en el esfuerzo cotidiano que realiza.

1 ¿Qué hacer?

1.1. Organice sus comidas como una rutina

Utilice un mantel y platos de plástico, de color diferente para que los distinga bien.

Reduzca los cubiertos al mínimo indispensable y dé le los adecuados sucesivamente en función de la comida: la cuchara sopera con la sopa, el tenedor y el cuchillo con la carne, la cucharilla con el postre.

Trate de encontrar platos con ventosa para que no los pueda volcar, utilice un bol mejor que un plato.

Póngale un babero que se abroche detrás del cuello.

Hágale comer siempre a la misma hora, en el mismo entorno.

Si la cocina es suficientemente grande, es una habitación conveniente (con suelo fácil de limpiar) y Vd. podrá vigilarle mientras se ocupa de cocinar.

Póngale los platos de manera sucesiva, nunca juntos.

Procure alrededor de él un ambiente de calma. No le fuerce. Trate de persuadirle amigablemente.

In ABVD

La desnutrición y la perdida de peso son habituales en el curso de la enfermedad.

Irónicamente, los pacientes con EA tiende a comer menos justo cuando requieren una nutrición de alta calidad para una buena salud general y para cubrir sus necesidades energéticas, que a menudo se incrementa al avanzar la enfermedad. Las personas con la Enfermedad de Alzheimer, llegan a la malnutrición por distintas razones.

 

En los primeros estadíos, el deterioro de la memoria y de¡ juicio puede interferir con la compra, almacenamiento y cocinado de la comida. Los miembros de la familia a menudo no reconocen estos cambios tempranos y sutíles en el comportamiento y pueden no ser conscientes de que la persona con Alzheimer no está comiendo de forma regular y saludable.

Mucha gente con EA, declara que tiene dificultades para oler y saborear la comida. Algunas veces el difícil para ellos distinguir una comida de otra. Pueden ya no disfrutar las comidas que antes eran sus favoritas, así que comen menos.

 

 

 

In ABVD

Al inicio de la enfermedad de Alzheimer, su familiar podrá todavía cuidarse el mismo. Pero poco a poco, manifestara un descuido progresivo y tendrá, día tras día, mas dificultades para realizar estas actividades necesarias a si aseo personal:

- Pierde el deseo de estar presentable.

- Es más fácil no lavarse que hacer frente al conjunto de operaciones y de elecciones que presenta un baño o una ducha.

- Ha perdido la noción del tiempo y para el una semana equivale a un día.

 

El papel del cuidador es fundamental para que el familiar pueda desarrollar las tareas de aseo personal con el objeto de:

- Conservar su dignidad y su autoestima.

- Prevenir la aparición de enfermedades, en particular infecciones que puedan empeorar su estado.

 

In ABVD

Ir al servicio no es tan simple. Para su familiar afectado por la enfermedad de Alzheimer puede resultar una prueba imposible de superar.

 

¿Cómo facilitarle esta actividad?

Acondicionar correctamente el servicio

Es un paso imprescindible por que a medida que evoluciona la enfermedad, su familiar tendrá más dificultades.

1. Quitar o inmovilizar el cerrojo para evitar que su familiar quede encerarlo.

2. Indicar claramente la puerta con un cartel llevando el dibujo de la taza del inodoro.

3. Despejar el acceso al cuarto de baño: quitar sillas, felpudos, objetos que pueden demorar la llegada de su familiar.

4. Dejar una luz encendida para que pueda su familiar tener acceso fácil durante la noche : luz en el pasillo, luz en el servicio.

5. Poner barras laterales que permitan a su familiar sentarse y levantarse con facilidad (chequear previamente que su altura sea apropiada).

6. Acondicionar, si es necesario, el inodoro con un asiento mas elevado ( ver en las tiendas de material ortopédico y médico).

7. Quitar el felpudo del cuarto de baño si lo hay.

8. Chequear que estén los utensilios necesarios.

 

Evaluar la movilidad de su familiar

Muchos ancianos no se mueven tan rápidamente como nosotros. Sufren artrosis, dolor de cadera, deformaciones de las articulaciones, de los pies lo que reduce su movilidad. También, ciertas zapatillas no toman bien el pie y obstaculizan la marcha.

Vd. tendrá que tener en cuenta el tiempo necesario para que su familiar se desplace hasta el servicio para no evitar fugas antes de llegar.

 

Conocer su capacidad para desvestirse y para vestirse

Puede ocurrir fugas porque su familiar, al llegar al cuarto de baño, no tiene la velocidad necesaria para desvestirse. En este caso hay que:

- decirle que se desabroche bien el pantalón, que se suba la falda, etc. y ayudarle;

- seleccionar vestidos que facilitar esta operación.

 

Disponer el material de aseo para facilitar su uso

- Papel higiénico en un sitio bien visible y fácil de acceso (si se usa un rollo, corte varias hojas lista para usar).

- Indicar con un cartel donde esta la cadena, el mando de la cisterna.

- Si hay un lavabo, disponer de jabón y una toalla pequeña

Tomar un Baño o Ducha

Tomar un baño o una ducha representa una serie de operaciones complejas para su familiar. Es necesario desnudarse, llenar la bañera o abrir el grifo adecuado del baño o de la ducha, lavarse, aclararse, secarse y volverse a vestir.

Así que no es sorprendente que él lo rechace con frecuencia. La insistencia por parte de usted puede desencadenar una reacción agresiva.

Por otra parte, cada uno de nosotros ha desarrollado una conducta automática de sus hábitos higiénicos. Los hay que prefieren bañarse, otros ducharse, unos se bañan por la mañana y otros por la noche.

Básese en los hábitos anteriores de su familiar para crear una rutina de baño o de ducha: siempre a la misma hora, siempre siguiendo las mismas fases sucesivas. Sepa que un baño diario no es siempre necesario.

 

Fase de preparación

Es importante que todo este preparado antes de decir a su familiar que va a tomar un baño o una ducha.

- Prepare el material de aseo colocando todo como siempre y bien visible:

  • jabón (es más fácil utilizar jabón líquido en un dispensador),
  • cepillo de dientes, pasta de dientes, vaso para el agua,
  • máquina de afeitar,
  • toalla.

- Prepare su ropa de día o de dormir para ayudar a vestirle, prenda a prenda ya finalizado el aseo.

- Prepare la bañera antes de que entre en el cuarto de baño:

  • Evite llenarla. Demasiada agua le puede asustar;
  • Controle la temperatura del agua a fin de evitar que esté demasiado caliente y le queme: si Vd. utiliza un termómetro de baño, la temperatura del agua debe ser de 37º.
  • Evite el gel o la espuma de baño
Página 2 de 4