Reglas generales para realizar las ABVD

Existen reglas generales que debe seguir el cuidador para que se desarrollen con éxito las actividades básicas de la vida diaria.

 

Regla 1: Organice las actividades básicas de forma "rutinaria"

Cada uno de nosotros crea, a lo largo de su vida, una rutina en el desarrollo de las actividades básicas diarias:

- solemos comer cada día a la misma hora y en el mismo lugar (comedor, cocina)

- nos aseamos según un orden casi ritual. Por ejemplo, Juan, al levantarse, empieza por lavarse la cara, afeitarse, tomarse una ducha y peinarse. Juan ha creado su rutina personal y la sigue cada día.

Vd. sabe que su familiar pierde poco a poco la memoria y que es incapaz de aprender nuevos comportamientos. La única solución es echar mano a una rutina precisa (la suya) para el desarrollo de las actividades tales como comer, lavarse, vestirse, etc.

 

En este caso, la rutina se define como hacer:

- las mismas cosas,

- en el mismo orden,

- en el mismo sitio,

- y a los mismas horas.

Esta regla es el secreto del éxito.

 

Regla 2: No realize la actividad en lugar de su familiar, sino con él

A medida que la autonomía va disminuyendo y que las cosas se vuelven más difíciles, es tentador llevar a cabo la actividad en lugar de dejar que la haga su familiar; gana tiempo y se asegura que la actividad estará bien hecha.

Es un error.

La casi totalidad de personas afectadas conservan durante largo tiempo las facultades mentales y físicas que les permiten participar en las actividades básicas diarias.

El papel del cuidador es el de ayudar a realizarlas participando en ellas personalmente sin sustituirles, con el fin:

- de mantener y mejorar la capacidad funcional,

- de facilitar la participación en una tarea determinada,

- de respetar la dignidad de su familiar,

- y de incrementar su autoestima.

 

Regla 3: Deje a su familiar el tiempo que necesita para desarrollar la actividad

La mayoría de las personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer tienen más de 65 años. En estado normal, las personas de la misma edad no realizan las actividades tan rápidamente como cuando tenían 20 o 30 años. Es una consecuencia del envejecimiento normal. Simplemente, necesitan su tiempo.

Si este fenómeno existe normalmente, es más marcado en las persona mayores que pierden progresivamente sus facultades mentales.

No hay nada que induce más frustración para ellas - para su dignidad y para su autoestima- que ver interrumpida la actividad que están tratando de llevar a cabo porque el cuidador pierde la paciencia.

Una persona que sufre la enfermedad de Alzheimer necesita 4 ó 5 veces más tiempo que una persona normal de la misma edad, para realizar una tarea.

Nunca hay que meterle prisa.

 

Déjele respirar. Déjele tiempo para colocar sus útiles de aseo aunque tarde más de media hora. No encadene las actividades unas tras otras. Si le pregunta, dele tiempo para comprender la pregunta y formular la respuesta. Es bueno que su familiar se sienta integrado en las actividades que le encomiende, que tenga la noción de sentirse útil. Pero no lo sobrecargue.

A menudo, se piensa que la pérdida de la memoria (y de los hábitos) disminuye si se somete al familiar a estímulos permanentes. Es un error. Si Ud. le pide demasiado (si le hace muchas preguntas, si le encomienda actividades continuadas) se encolerizará, gritará y romperá los objetos. Esta es su manera de reaccionar ante una situación que no puede ya controlar.

 

Regla 4: Conserve la calma

A menudo usted se sentirá irritado, desasosegado, nervioso, por la conducta de su familiar.

No se encolerice. Esto no sirve de nada pues su familiar no se comporta según las reglas habituales, familiares, sociales o de convivencia. Las olvida. Su conducta no responde ya a una lógica. No tiene la intención de ponerle a Vd. en una situación desagradable. Reacciona simplemente en función de un estado mental que no es como el de usted Por otra parte, si Vd. adopta una actitud rígida corre el riesgo de desencadenar una reacción agresiva. Reaccionará a su enfado, encolerizándose, gritando, agitándose sin proporción a la causa que ha desarrollado esta reacción. Es su manera de reaccionar ante una situación que ya no domina. Estas reacciones desmesuradas (que pueden parecerle a Vd. incomprensibles o verdaderos despropósitos) incrementarán el estrés y le harán la vida imposible. Trate, al máximo, de no desencadenarlas.

En fin, Vd. necesitará de toda su calma para hacer frente a las situaciones que caracterizan un "mal día": su familiar se ensucia, rechaza la comida, no quiere ir al servicio, etc.

 

Regla 5: Cuídese

Ha aceptado enfrentarse a una situación difícil, de corazón y con todo el amor que usted siente hacia su familiar. Pero la más bella de las abnegaciones no le dará la fuerza física para resistir a los cuidados y a la atención que es preciso dispensar durante las 24 h. del día.

Un empleado trabaja 40 horas semanales. La persona que cuida a un enfermo de EA trabaja 72 horas a la semana. ¿Cuánto tiempo resistiría Vd. si no se concediera plazos para descansar, para dormir o, simplemente para tener un respiro?.

En este caso, pensar en uno mismo no es egoísmo. Los cuidados y la atención que Vd. presta al enfermo serán de mejor calidad si está en forma para realizarlos. Organícese en función de sus posibilidades y de las que ofrecen las Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer.

 

Recuerde : el bienestar de su familiar depende del bienestar de su cuidador.

 

Visto 11883 veces Modificado por última vez en %PM, %27 %627 %2017 %16:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Prevenir accidentes domesticos

    Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

     

    Accidentes domésticos frecuentes

    Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

     

  • Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

    Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

    Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

    Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

    Muchas viviendas son difícilmente accesibles

    * Los escalones

    Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

    - superficie antideslizante,

    - pendiente máxima del 5%,

    - longitud mínima de 90cm.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…

     

  • Cómo prevenir las caidas

    La caída es un accidente frecuente entre las personas mayores: andan con dificultad (por ejemplo a causa de un hallus valgus o de una coxoartrosis) y su equilibrio es tanto más inestable cuanto más problemas de visión tenga. A menudo también toman medicamentos sedantes, sobre todo para dormir, … y cuando se levantan para orinar, tienen problemas para controlar los músculos (efecto miorrelajante).

     

    • Las caídas no son sólo frecuente, son graves.

    Las caídas pueden ser graves de por sí, por ejemplo pueden producirse los mayores una fractura de cadera… pero sobre todo son peligrosas por sus consecuencias: la inmovilización prolongada tiene el riesgo de originar flebitis o embolias, de producir escaras en la piel, …

    Sobre todo, las personas mayores que han sufrido una caída cogen miedo a moverse, a irse de paseo, temiendo volver a caerse. Así se establece la tendencia natural a no querer moverse… lo que no hará más que acrecentar su inactividad y su inmovilismo.