Por qué es necesario acondicionar el espacio donde vive una persona mayor dependiente

Cada domicilio, piso o apartamento, posee sus características propias. Algunos son relativamente austeros; otros, por el contrario, parecen un establecimiento de antigüedades. Este es, frecuentemente, el caso de los dormitorios de las personas mayores, que tienen la tendencia a conservar todo.

La adaptación del domicilio favorece el que la persona mayor pueda mantenerse en su casa

Circular por una habitación llena de muebles puede ser peligroso pues los obstáculos (sillas, sillones, mesitas, etc…) pueden provocar caídas ya que el sentido del equilibrio de las personas mayores está, frecuentemente, alterado y su marcha es vacilante. Un domicilio mal adaptado no facilita nunca que la persona se mantenga en su casa.

En general, la persona encargada de cuidar a su familiar anciano es la más indicada para analizar los distintas habitaciones del hogar y para organizar el espacio donde el mayor desarrolla su vida en función de su estado y de sus capacidades para moverse, para reconocerse a sí mismo,… en una palabra, adaptar la vivienda para que el familiar sienta que continua viviendo en su casa.

 

Tener claros tres objetivos en la mente:

 

Aumentar la seguridad

Se trata de disminuir los riesgos potenciales que corre la persona mayor o que puede hacer correr a las personas de su entorno.

- Para protegerle: medidas para prevenir las caídas, tan frecuentes y potencialmente graves, y los accidentes domésticos (quemaduras, intoxicaciones por medicamentos o productos tóxicos,…)

- Para proteger a las personas de su entorno, familiares y vecinos: medidas para prevenir incendios, riesgos de asfixia o de explosión por mala manipulación del gas, …

La seguridad implica también el control de las posibles vías de escape del domicilio para evitar una salida nocturna intempestiva, así como tener aseguradas las ventanas y las escaleras si las hubiera.

 

Hacerle a él la vida más fácil

Con la edad los hábitos cambian. En lugar de pasear fuera de casa, los mayores prefieren deambular por el domicilio, de la cocina al dormitorio. Ello comporta que su trayecto habitual debe estar libre de obstáculos. Hay que tener esto en cuenta cuando se acondiciona la vivienda. Averiguar sus recorridos más habituales y hacer que el mayor tenga espacio libre para deambular a su gusto… sin riesgo de caerse.

 

Hacerle a Vd. mismo la vida más fácil

A menudo usted instintivamente se pregunta: “¿Pero que es lo que más tiene que suceder todavía?"

Sepa que todo lo que haga por facilitarle la vida también facilitara la suya. Ninguna de las precauciones o disposiciones que adopte serán inútiles. Todas ellas le permitirán a usted sobreponerse a la angustia de que ocurra un accidente o una catástrofe inesperada, y aliviaran la tensión permanente que pesa sobre usted y las demás personas de su entorno.

 

Antes de cada modificación que pudiera hacer, pregúntese estas tres cosas:

- ¿Mejora su seguridad?

- ¿Le simplifica a él la vida?

- ¿Me simplifica a mí la vida?

 

Un cambio vale la pena de ser hecho cuando se responde “si" a las tres preguntas.

Se trata de disminuir los riesgos potenciales que corre la persona mayor o que puede hacer correr a las personas de su entorno. La seguridad implica también el control de las posibles vías de escape del domicilio para evitar una salida nocturna intempestiva, así como tener aseguradas las ventanas y las escaleras si las hubiera. Un cambio vale la pena de ser hecho cuando se responde “si" a las tres preguntas. Se trata de disminuir los riesgos potenciales que corre la persona mayor o que puede hacer correr a las personas de su entorno. La seguridad implica también el control de las posibles vías de escape del domicilio para evitar una salida nocturna intempestiva, así como tener aseguradas las ventanas y las escaleras si las hubiera. Un cambio vale la pena de ser hecho cuando se responde “si" a las tres preguntas.

 

Lo que no hay que hacer

Usted esta lleno de buenos deseos y quiere convertir el domicilio donde vive su familiar en el lugar más seguro, más cómodo de habitar… y más agradable. Pero hay un cierto número de cosas que no hay que hacer:

- No transforme su cuarto en una habitación de hospital

Una cama medicalizada puede ser útil en un momento dado… pero no sirve de nada emplearla como precaución. Debe dormir tranquilamente en su cama, durante todo el tiempo que sea posible (ver la ficha “El dormitorio").

- No intente cambiar todo.

La persona mayor ha vivido durante mucho tiempo en su casa. Está habituada a todo lo que le rodea, aunque a usted no le guste. Su dormitorio puede tener un papel de flores en la pared que es lo que se ponía hace años. No debe usted imponerle una nueva decoración mural en colores vivos. Esto puede desorientarle. Conserve usted la originalidad de las diferentes habitaciones. No quite más que lo superfluo.

- Evite usted hacerlo todo a la vez

No intente resolver todos los problemas al mismo tiempo; el arreglo de la cocina, del baño, de los lavabos…. Examine las habitaciones una a una y con calma. Anote lo que piensa que debería hacer. Pida consejos a profesionales de la decoración. Y si tiene que hacer cambios, hágalos de forma gradual.

 

No lanzarse a llevar a cabo las modificaciones sin un plan bien definido

Si la situación de su familiar le obliga a Vd. a realizar trabajos de acondicionamiento del hogar, hágalo usted después de llevar a cabo un plan detallado de lo que piensa que es necesario para él.

 

Visto 9552 veces Modificado por última vez en %PM, %27 %631 %2017 %16:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Prevenir accidentes domesticos

    Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

     

    Accidentes domésticos frecuentes

    Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

     

  • Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

    Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

    Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

    Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

    Muchas viviendas son difícilmente accesibles

    * Los escalones

    Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

    - superficie antideslizante,

    - pendiente máxima del 5%,

    - longitud mínima de 90cm.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…

     

  • Cómo prevenir las caidas

    La caída es un accidente frecuente entre las personas mayores: andan con dificultad (por ejemplo a causa de un hallus valgus o de una coxoartrosis) y su equilibrio es tanto más inestable cuanto más problemas de visión tenga. A menudo también toman medicamentos sedantes, sobre todo para dormir, … y cuando se levantan para orinar, tienen problemas para controlar los músculos (efecto miorrelajante).

     

    • Las caídas no son sólo frecuente, son graves.

    Las caídas pueden ser graves de por sí, por ejemplo pueden producirse los mayores una fractura de cadera… pero sobre todo son peligrosas por sus consecuencias: la inmovilización prolongada tiene el riesgo de originar flebitis o embolias, de producir escaras en la piel, …

    Sobre todo, las personas mayores que han sufrido una caída cogen miedo a moverse, a irse de paseo, temiendo volver a caerse. Así se establece la tendencia natural a no querer moverse… lo que no hará más que acrecentar su inactividad y su inmovilismo.