Cómo acondicionar el dormitorio

Para una persona mayor, el dormitorio con frecuencia pasa a ser “su" habitación principal. En ella pasa la noche, naturalmente, pero poco a poco permanece en ella más horas al día.

Una habitación que debe tener un aspecto acogedor

El dormitorio es, con frecuencia, el reflejo del carácter de su ocupante.

Unos dormitorios son casi celdas de un monasterio en donde se han reducido los muebles al mínimo imprescindible. Otros, por el contrario, parecen más salones para una recepción.

Hay que tener en cuenta que esta habitación necesita ser acondicionada pero hay que procurar mantener su ambiente original todo lo que sea posible; no hay que convertirla en una habitación de hospital. Debe quedar agradable y acogedora, procurando que refleje la personalidad del ocupante.

 

Revise los 10 puntos de mayor riesgo

1. El suelo. Con frecuencia existen alfombras y alfombrillas al pie de la cama. Son peligrosas ya que pueden hacer tropezar y caer, sobre todo por la noche. Retire las alfombras. Pero si decide conservarlas, fíjelas al suelo con cintas adhesivas de doble cara.

2. La cama. Como se duerme en ella, hay que pensar que hay que subirse a ella y bajarse de la cama incluso varias veces al día, lo que aumenta el riesgo de caída. Hay que tener tres precauciones:

- si la cama tiene ruedas, lo mejor es quitarlas o bloquearlas para que no se desplace.

- mejor que colocarla contra la pared, sitúe usted la cama de forma que se pueda acostar por cualquiera de los dos lados.

- si la cama tiene poca altura, su familiar puede tener dificultades para bajarse de ella, lo que le puede, a su vez, asegurar que tarde más en ir al servicio durante la noche. Utilice algún sistema para situar el borde de la cama a una altura conveniente para él.

3. El armario.Con frecuencia las personas mayores lo abren y sacan toda la ropa. Quite usted todo lo superfluo. Guarde sólo la ropa de temporada.

4. La ventana. Como no va a estar siempre cerrada disponga que se coloque una barra de seguridad para que su familiar no corra el riesgo de caerse si se asoma a la ventana cuando esté abierta.

5. El sillón. Junto con la cama, es el mueble más utilizado.

    • - Escoja usted un sillón confortable que no se balancee.
    • - Evite los sillones demasiado bajos de los que cuesta levantarse.
    • - Piense que puede tener pérdidas de orina o de heces. Por ello es preferible que tengan un revestimiento fácilmente lavable y que no sean de la tapicería habitual.
    • - Colóquelo cerca de la cama.

6. La iluminación. Es una cuestión fundamental porque su familiar se levantará muchas veces por la noche para ir a orinar. Tenga en cuenta las siguientes cuestiones:

- debe existir un interruptor de luz (si es posible, luminiscente), para que se vea toda la habitación sin dificultad, y que se pueda accionar desde la entrada al dormitorio.

- la lamparita de la cabecera de la cama debe tener las dos siguientes características:

* Debe ser estable de manera que no se caiga cuando su familiar trate de encenderla durante la noche. Es preferible tenerla adosada a la pared que situada sobre la mesita de noche.

* Debe ser fácil de encender. Es preferible que tenga un cordón de encendido que un interruptor de clavija.

7. La mesilla de noche. Es muy útil para poner las gafas, la dentadura postiza, las pequeñas cosas de las que uno se desprende cuando se va a dormir…pero que se quieren tener a mano cuando uno se despierta. Asegúrese usted que la mesilla tenga estabilidad y que no sea fácil que se caiga. Es preferible tener una mesilla de noche antigua, sólida y estable, que no una moderna ligera e inestable. No es necesario tener dos, con una basta.

8. El orinal (en sus diferentes versiones para hombre o mujer). Su familiar se despertará varias veces por la noche con ganas de orinar. Es preferible que tenga la posibilidad de hacerlo en su dormitorio que no que tenga que verse obligado a ir al servicio cuando todo está oscuro… y él no se encuentra todavía totalmente despierto.

9. Los muebles. Muchos dormitorios están a menudo llenos de pequeños muebles accesorios y mesitas. Simplifique el espacio. Quite usted todo lo que no sea indispensable: son un obstáculo para deambular por la habitación.

10. El espejo. Quítelo o escóndalo (con una cortina) cuando su familiar no pueda reconocer su imagen y pueda tener miedo al verse pensando que ha entrado un extraño.

 

Para hacerle la vida más fácil

Imagen activa

- Aumente el número de puntos de apoyo.

Haga colocar barras horizontales de apoyo (a unos 80cm del suelo) en las paredes libres de muebles. Para una persona mayor nunca son demasiados los puntos de apoyo que pueda tener a mano.

- Señale el dormitorio

La capacidad de orientación disminuye progresivamente con la edad. Reconocer cual es su dormitorio y saber para que sirve esa habitación puede llegar a ser un problema. Coloque usted un cartel (20cm x 30cm) en la puerta del dormitorio con un dibujo de una cama que sea fácilmente identificable.

- Señalice el camino del servicio

Emplee cintas adhesivas luminiscentes, en forma de flecha, pegadas al suelo para indicar el camino hacia los servicios. Quite todos los obstáculos de ese camino que puedan producir una caída de su familiar: alfombras, pequeños muebles, percheros…

 

Visto 6109 veces Modificado por última vez en %PM, %27 %634 %2017 %16:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Prevenir accidentes domesticos

    Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

     

    Accidentes domésticos frecuentes

    Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

     

  • Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

    Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

    Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

    Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

    Muchas viviendas son difícilmente accesibles

    * Los escalones

    Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

    - superficie antideslizante,

    - pendiente máxima del 5%,

    - longitud mínima de 90cm.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…

     

  • Cómo prevenir las caidas

    La caída es un accidente frecuente entre las personas mayores: andan con dificultad (por ejemplo a causa de un hallus valgus o de una coxoartrosis) y su equilibrio es tanto más inestable cuanto más problemas de visión tenga. A menudo también toman medicamentos sedantes, sobre todo para dormir, … y cuando se levantan para orinar, tienen problemas para controlar los músculos (efecto miorrelajante).

     

    • Las caídas no son sólo frecuente, son graves.

    Las caídas pueden ser graves de por sí, por ejemplo pueden producirse los mayores una fractura de cadera… pero sobre todo son peligrosas por sus consecuencias: la inmovilización prolongada tiene el riesgo de originar flebitis o embolias, de producir escaras en la piel, …

    Sobre todo, las personas mayores que han sufrido una caída cogen miedo a moverse, a irse de paseo, temiendo volver a caerse. Así se establece la tendencia natural a no querer moverse… lo que no hará más que acrecentar su inactividad y su inmovilismo.