Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

Muchas viviendas son difícilmente accesibles

* Los escalones

Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

- superficie antideslizante,

- pendiente máxima del 5%,

- longitud mínima de 90cm.

 

* El buzón de correo

Para permitir un buen acceso desde la silla de ruedas debe colocarse el buzón entre 40 y 110cm de altura.

* La puerta

Para acceder a la puerta y abrirla, tanto desde fuera como desde dentro, hace falta espacio suficiente: tanto la anchura de los pasillos como de la puerta deben ser superiores a los dos metros. Si la puerta tiene una anchura de 90 cm, el pasillo debe tener al menos 1,10 m de altura. No hay que olvidar que la zona de acceso a la vivienda debe estar bien iluminada.

 

Revise los 6 puntos de mayor riesgo

1. Los suelos en el interior de la vivienda

Los suelos deben ser antideslizantes y totalmente lisos para facilitar el deslizamiento de las ruedas, en particular cuando existen suelos de diferente tipo (por ejemplo, para pasar de los azulejos del baño al parqué del pasillo). Un pequeño desnivel de 2 cm ya es difícil de superar, así que si existen desniveles hay que eliminarlas.

2. Los interruptores eléctricos, los interfonos, los equipos de apertura digital

Todos ellos deben situarse a una altura de 70 a 90cm del suelo (nunca a más de 1,10 m) para quesean de fácil acceso….y que estén a la vista de la persona que usa la silla de ruedas.

3. Barras de apoyo

Deben colocarse a lo largo de las paredes, especialmente en los pasillos y en las zonas de paso. Las barras de apoyo son muy útiles para facilitar los desplazamientos. Son indispensables para salir de de la silla de ruedas, sobre todo en el servicio. Se deben colocar entre 70 y 90cm del suelo, según las necesidades específicas de cada usuario.

4. El lavabo

Cuando una persona debe utilizar la silla de ruedas, es necesario que el lavabo pueda utilizarse estando sentado. Para ello es necesario que el lavabo tenga un espacio libre debajo de él de unos 70 ó 75 cm para poder introducir las rodillas. Existen modelos de lavabos con puntos de apoyo y superficies para poner los útiles de aseo a mano.

5. La ducha

Debe estar equipada con una silla para ducha. Para facilitar el paso de la silla de ruedas a la de la ducha, y viceversa, es necesario que ambas puedan aproximarse totalmente. El ideal es disponer de una ducha en la que el suelo de la misma se continúe con el suelo del cuarto de baño. La eliminación del plato de ducha y de su reborde, hace la maniobra de paso de una silla a otra mucho más fácil…y menos peligroso.

6. La cocina

Es preciso poder desplazarse en ella con la silla. El acceso es mucho más fácil cuando la puerta es deslizante (anchura mínima de 80cm). Para permitir el acceso a los estantes, a los muebles de cocina y a los electrodomésticos (mesa de cocina, cocina, frigorífico, …) debe dejarse delante de ellas un espacio mínimo de 1,50 m para poder abordarlas de frente. Un buen sistema es reemplazar las puertas batientes de los armarios de la cocina por puertas correderas. Recuerde usted que una persona sentada en una silla de ruedas sólo alcanza los objetos y utensilios cuando están colocados entre los 40 y los 130cm del suelo. Más altos o más bajos, están fuera de su alcance.

 

Visto 6101 veces Modificado por última vez en %PM, %27 %632 %2017 %16:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Prevenir accidentes domesticos

    Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

     

    Accidentes domésticos frecuentes

    Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…

     

  • Cómo prevenir las caidas

    La caída es un accidente frecuente entre las personas mayores: andan con dificultad (por ejemplo a causa de un hallus valgus o de una coxoartrosis) y su equilibrio es tanto más inestable cuanto más problemas de visión tenga. A menudo también toman medicamentos sedantes, sobre todo para dormir, … y cuando se levantan para orinar, tienen problemas para controlar los músculos (efecto miorrelajante).

     

    • Las caídas no son sólo frecuente, son graves.

    Las caídas pueden ser graves de por sí, por ejemplo pueden producirse los mayores una fractura de cadera… pero sobre todo son peligrosas por sus consecuencias: la inmovilización prolongada tiene el riesgo de originar flebitis o embolias, de producir escaras en la piel, …

    Sobre todo, las personas mayores que han sufrido una caída cogen miedo a moverse, a irse de paseo, temiendo volver a caerse. Así se establece la tendencia natural a no querer moverse… lo que no hará más que acrecentar su inactividad y su inmovilismo.

     

  • Cómo analizar y reorganizar el espacio de vida

    Un apartamento puede no tener más que dos habitaciones y un piso, cuatro o más. Todas las habitaciones pueden estar en la misma planta o, por el contrario, repartirse en otras plantas: la cocina y las habitaciones de convivencia en el primer piso y los dormitorios en el segundo. El suelo de la vivienda puede ser continuo o puede haber desniveles entre las habitaciones. Son muchas las características de una vivienda que hacen de cada domicilio un caso particular.

     

    El análisis que usted haga debe tener en cuenta el estado físico e intelectual de su familiar.

    El análisis para detectar los posibles problemas del espacio donde se vive, puede ser más o menos fácil según las dimensiones del mismo y de su disposición. Pero además, la vida de una persona que tiene dificultades para desplazarse no es la misma que la de otra que tiene perdidas de memoria y desorientación y que se dedica a vagar por la casa.

    Dicho de otra manera, el análisis no debe tener solo en cuenta su vivienda, sino tambien el estado fsico y/o intelectual de su familiar, sabiendo que su estado se agrabará progresivamente y que puede ser incapaz de hacer hoy lo que hacía bien ayer. Tiene usted que seguir esta involución y tomar las medidas oportunas.

     

    Las tres reglas fundamentales

    - Utilizar el sentido común

    No hay una regla precisa a seguir por que las necesidades de remodelacion son muy diferentes al comparar distintas viviendas. Observe atentamente… y recuerde las tres preguntas a las que debe responder antes de tomar una decisión (ver ficha 1)

    - Llevar a cabo modificaciones que simplifiquen la vida, no que la compliquen

    Si usted decide cambiar la disposición de las habitaciones o de los muebles, hágalo con un sentido de simplificación. No complique inútilmente la situación existente.

    - Tener en cuenta las capacidades físicas e intelectuales que conserva la persona mayor

    Cada cambio debe realizarse en funcion de las capacidades residuales de la persona mayor. Si no tiene problemas de orientación para encontrar el baño, es inútil señalizar el camino. Tiempo habrá de hacerlo cuando su familiar lo necesite.