Prevenir accidentes domesticos

Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

 

Accidentes domésticos frecuentes

Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

 

Revise de manera sistemática los siguientes nueve puntos de riesgo:

1- El agua caliente y los radiadores, para evitar quemaduras.

Imagen activaTanto el agua caliente como los radiadores pueden causar quemaduras intensas, tanto más graves en cuanto las personas mayores presenten un déficit de cicatrización que es fuente de infecciones.

Agua caliente

Si existe un calentador de agua individual, situar el termostato a unos 60 grados más o menos.

En caso contrario, coloque en la cocina y el baño grifos con termostato.

Radiadores

Las tuberías de agua caliente que estén a la mano del mayor, deberán protegerse con material aislante.

Los radiadores deberán ser provistos de una rejilla de protección y sus llaves de paso bloqueadas en una posición intermedia. Además se puede colocar un mueble delante del radiador para evitar que la persona se acerque a él.

 

2- Los electrodomésticos, para evitar heridas, cortes o electrocución.

Imagen activa

 

Los electrodomésticos son aparatos habituales que se encuentran principalmente en la cocina y en el baño. Las personas mayores tiene la propensión de olvidar para que sirven y como se manejan, lo que no quiere decir que no manipulen todos los que tengan a mano, con los consecuentes riesgos de electrocución o de heridas, principalmente en las manos.

 

 

 

 

3- Las cerillas y los mecheros, para evitar incendios.

Imagen activa

 

Reemplace las cajas de cerillas de la cocina por mecheros eléctricos para gas (hay que hacer constar que una cocina eléctrica es, desde todos los puntos de vista, mucho más segura que una de gas- Ver “la cocina").

No deje que su familiar lleve cerillas o mecheros. Si convive con otras personas fumadoras, procure que guarden con cuidado los mecheros.

Si el familiar fuma, debe ser usted el que le encienda el cigarrillo. Vigile para que no fume en la cama, por el riesgo de incendio.

 

 

4- Los medicamentos, para eliminar el riesgo de intoxicación.

Imagen activa

 

Lo primero que se piensa es en asegurar el botiquín del cuarto de baño (ver “Cuarto de baño")… pero frecuentemente hay medicamentos por toda la casa: en los cajones de la cocina y del salón, en la nevera, en la mesilla de noche…

Hacer una recopilación de todos ellos y ordenarlos. Aprovechar para eliminar los ya caducados. Colocar bajo llave todos juntos en el mismo sitio.

Incluso medicamentos que puedan parecer anodinos, como las aspirinas, son peligrosos cuando se consumen en altas dosis.

 

 

 

 

5- Los productos de limpieza, para evitar su ingestión.

Imagen activa

 

Ni una solo vivienda se escapa a la marea de productos de limpieza que nos invade. Desde los detergentes, limpiadores diversos, ceras, blanqueadores, insecticidas,… hasta alcohol de quemar, trementina ... Muchísimos productos que son altamente tóxicos cuando se ingieren o cuando se manipulan mal (no hay que fiarse mucho de los tapones o cierres de seguridad).

Revisar el contenido de los armarios y estantes de cocina y baño. Reunir todos estos tipos de productos en un mismo lugar… y encerrarlos bajo llave.

 

6- Las tomas de corriente eléctrica, para evitar descargas.

Imagen activa

 

Su familiar puede intentar introducir objetos metálicos (agujas de hacer punto, clavos, etc.) y tener el riesgo de electrocutarse.

Adquiera protectores para las tomas de corriente y colóquelos en todas las tomas que estén a mano de su familiar.

 

 

 

 

7- Las puertas y las ventanas, y sus sistemas de cierre, para evitar que salga, se caiga o se encierre.

Imagen activa

 

Dentro de la casa hay que:

- Eliminar los pestillos y los bloqueadores de las puertas que permiten cerrar desde dentro el cuarto de baño. - Por el contrario poner sistemas de cierre seguros en la puerta que lleve al sótano (imprescindible cuando haya escaleras)

 

Fuera de la casa hay que:

- Poner en la puerta principal de la vivienda, y en cualquier otra que pueda existir (puerta trasera, puerta del garaje,…), sistemas de cierre sencillo pero que no puedan abrirse sin ayuda. Esto disminuye el riesgo de salidas intempestivas que se producen, especialmente, por la noche.

- Revisar la seguridad de las ventanas. Estas pueden ser peligrosas, sobre todo en edificios antiguos que no cumplen las normas de seguridad actuales. Vigilar que las barras de apoyo para asomarse estén a la altura adecuada, para impedir que puedan caerse cuando quieran asomarse.

 

8- Los pequeños objetos que están por cualquier lado, para que no se los trague.

Imagen activa

 

 

Atención con los pequeños objetos que su familiar se pueda llevar a la boca… y tragárselos: botones, agujas, dedales, llaves, monedas, clavos,…

 

 

 

 

 

 

9- Objetos peligrosos para él y los demás.

Imagen activa

 

Con frecuencia se olvida que ciertos objetos que han estado siempre en la casa pueden ser peligrosos. Este es el caso de cuchillos que pueden estar muy afilados, tijeras secadores o podadoras. Reúnalos en un lugar que pueda cerrarse con llave.

No olvide retirar de su vista las llaves del coche… su familiar podría sentir la tentación de usarlo.

No olvide tampoco las armas de fuego: escopetas de caza, el revólver del abuelo… Si quiere dejárselo, cerciórese de que están descargados y de que ha escondido la munición.

 

Visto 7265 veces Modificado por última vez en %PM, %27 %633 %2017 %16:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Jornada de información a familiares y pacientes con enfermedad de Alzheimer

    Día y lugar
    Miércoles 30 de enero de 2019 15:50hr

  • Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

    Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

    Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

    Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

    Muchas viviendas son difícilmente accesibles

    * Los escalones

    Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

    - superficie antideslizante,

    - pendiente máxima del 5%,

    - longitud mínima de 90cm.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…

     

  • Cómo prevenir las caidas

    La caída es un accidente frecuente entre las personas mayores: andan con dificultad (por ejemplo a causa de un hallus valgus o de una coxoartrosis) y su equilibrio es tanto más inestable cuanto más problemas de visión tenga. A menudo también toman medicamentos sedantes, sobre todo para dormir, … y cuando se levantan para orinar, tienen problemas para controlar los músculos (efecto miorrelajante).

     

    • Las caídas no son sólo frecuente, son graves.

    Las caídas pueden ser graves de por sí, por ejemplo pueden producirse los mayores una fractura de cadera… pero sobre todo son peligrosas por sus consecuencias: la inmovilización prolongada tiene el riesgo de originar flebitis o embolias, de producir escaras en la piel, …

    Sobre todo, las personas mayores que han sufrido una caída cogen miedo a moverse, a irse de paseo, temiendo volver a caerse. Así se establece la tendencia natural a no querer moverse… lo que no hará más que acrecentar su inactividad y su inmovilismo.