El Paseo

El paseo -o caminar- es una de las actividades más agradables y ricas en posibilidades de comunicación. Presenta pocos peligros.

Es un ejercicio físico que distrae del entorno habitual y que tiene un efecto  “tranquilizante"... sin tener que recurrir a los medicamentos.

  1. ¿Cuándo y cómo pasear?
  2. ¿A dónde ir a pasear?
  3. ¿Cómo sacar provecho del paseo?
  4. ¿Cómo prepara el paseo?
  5. ¿Cómo prepararse a afrontar incidentes?

1- ¿Cuándo y cómo pasear?

  • Pasear por la tarde

Efectivamente, la mañana está ocupada por numerosas actividades cotidianas: levantarle, asearle, desayunar y preparar de la comida. El paseo debe insertarse en un momento más tranquilo y relajado. Además, el ejercicio físico que se realiza en la tarde facilita el sueño.

  • Pasear a su ritmo

Tómese su tiempo, no le meta prisa. Adapte su ritmo al de su familiar. Si desea parar durante algunos momentos, hágalo.

El paseo no responde a un horario fijo, tiene todo el tiempo necesario. Si vuelven a casa más tarde de lo previsto, no pasa nada.

Habrá paseos más cortos que otros, en función del tiempo que hace, de su disponibilidad y del estado de ánimo de su familiar.

 

2-  ¿Adónde ir a pasear?

Hay numerosas posibilidades que varían según la ubicación de su domicilio (ciudad, entorno rural...), el tipo de vida que llevaban su familiar y Vd. antes de la aparición de la enfermedad y sus gustos.

Se puede elegir:

 

* un lugar tranquilo, sin demasiada agitación (un parque, calles o avenidas con poco tráfico), donde haya sitios para descansar: bancos públicos, cafetería, iglesia…

* un centro comercial al que se pueda acceder en coche y mirar las tiendas (hay cafeterías donde sentarse). Es un lugar resguardado en caso de mal tiempo.

 

Vd. es el que conoce sus gustos. Es a Vd. a quien le toca definir el itinerario susceptible de agradare más.

Recuerde que para su familiar es más adecuado realizar el mismo trayecto, pasear siempre por las mismas calles, ir al mismo parque. La rutina es cosa imprescindible.

 

3- ¿Cómo sacar provecho del paseo?

El paseo no constituye solamente un ejercicio físico. Ofrece infinitas posibilidades de estimulación:

  • visuales (los niños que juegan),
  • auditivas (el canto de los pájaros),
  • olfativas (el perfume de las flores).

Ud. tiene la oportunidad de atraer su atención:

  • “Mira los niños que juegan"
  • “Ves la niña vestida de rojo"
  • “Huele esta flor, huele muy bien".
  • “Escucha el pájaro, en el árbol".
  • “Mira el perro que corre"

A la vuelta del paseo, se le puede recordar lo que habéis visto:

  • “Hemos visto unos niños que jugaban al balón" “También un perro blanco que ladraba". “Y los pájaros que volaban de un árbol a otro"

 

4- ¿Cómo prepara el paseo?

Para que el paseo se desarrolle bien, hay que tomar ciertas precauciones:

 

  • Informar a su familiar del paseo
  • Es muy importante que él sepa lo que va a pasar.
  • También se puede recordar cuál va a ser el recorrido.
  • Llevar a su familiar al retrete antes de salir
  • Elegir zapatos que no dificultan la marcha (no salir con zapatillas)
  • Llevar consigo una bolsa de plástico con lo necesario para limpiar y cambiarle si ocurre una fuga de orina
  • No olvidar una pequeña botella de agua para dar le de beber si tiene sed.
  • Localizar bancos para descansar y retretes públicos en caso de necesidad.

 

 

5-Cómo prepararse a afrontar incidentes?

  • Se pierde

En una muchedumbre, en un atropello, porque le ha soltado el brazo.

Es muy inhabitual…pero puede ocurrir.

Tenga cuidado de ponerle una identificación: por ejemplo,  una etiqueta cosida en la americana con su nombre, dirección y vuestro no de móvil.

  • Se alborota

Puede que su familiar empiece a gritar, a agitarse, a gritar que no le conoce a Ud., incluso que se trata de un secuestro.

Es una situación que puede ocurrir y que hay que saber manejar:

- mantenga su calma, háblele suavemente sin gritar,

- intente saber lo que le da miedo, por qué se agita,

- explique rápidamente a los testigos del alboroto que se trata de una persona enferma y no sienta vergüenza.

 

Visto 6800 veces Modificado por última vez en %PM, %27 %629 %2017 %16:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Prevenir accidentes domesticos

    Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

     

    Accidentes domésticos frecuentes

    Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

     

  • Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

    Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

    Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

    Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

    Muchas viviendas son difícilmente accesibles

    * Los escalones

    Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

    - superficie antideslizante,

    - pendiente máxima del 5%,

    - longitud mínima de 90cm.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…

     

  • Cómo prevenir las caidas

    La caída es un accidente frecuente entre las personas mayores: andan con dificultad (por ejemplo a causa de un hallus valgus o de una coxoartrosis) y su equilibrio es tanto más inestable cuanto más problemas de visión tenga. A menudo también toman medicamentos sedantes, sobre todo para dormir, … y cuando se levantan para orinar, tienen problemas para controlar los músculos (efecto miorrelajante).

     

    • Las caídas no son sólo frecuente, son graves.

    Las caídas pueden ser graves de por sí, por ejemplo pueden producirse los mayores una fractura de cadera… pero sobre todo son peligrosas por sus consecuencias: la inmovilización prolongada tiene el riesgo de originar flebitis o embolias, de producir escaras en la piel, …

    Sobre todo, las personas mayores que han sufrido una caída cogen miedo a moverse, a irse de paseo, temiendo volver a caerse. Así se establece la tendencia natural a no querer moverse… lo que no hará más que acrecentar su inactividad y su inmovilismo.