Actividades musicales

Las actividades que incluyen la música (cantar, tocar un instrumento, bailar al compás) tienen tres ventajas para el cuidador:

  • es fácil que se desarrollen con éxito porque su familiar aprecia las canciones de su época, incluso mucho tiempo después de que el significado de otras actividades haya desaparecido,
  • no conllevan  ningún peligro
  • se pueden desarrollar individualmente o en grupo.

  1. ¿Qué música escoger?
  2. ¿Cómo proceder?

 

1- ¿Qué música escoger?

Recuerde que las personas que padecen Alzheimer tienen, en general, más de 65 años. La música que les gusta es, salvo excepciones, la música de su época de juventud. Es la que les traerá más recuerdos.

Los gustos, en materia musical, pueden ser muy variados: algunos prefieren la música popular, folclórica, el jazz, la música clásica o religiosa. Depende de Vd. averiguar lo que le gusta a su familiar. Es difícil que les vaya a gustar a estas personas el “rock heavy metal", el “rap" o el “tecno".

Intente averiguar también cuáles son sus canciones preferidas o las que escuchaba cuando tenía 20 años.

 

2-  ¿Cómo proceder?

Hay varias maneras de utilizar la música: como música ambiental, cantar, llevar el ritmo, tocar un instrumento, bailar o moverse al compás de la música.

Sería extraño que su familiar no conservase el recuerdo de cómo se baila. Lo habrá practicado seguramente cuando era más joven.

  • Si puede levantarse y moverse, vaya a buscarle una vez que la música haya comenzado,
  • tómele de ambas manos,
  • haga que se levante del sillón,
  • y dígale: “Venga, vamos a bailar".

Puede que recuerde los movimientos o simplemente que se mueva al compás de la música, sobre todo si es música rítmica.

No piense que es necesario estar de pie para participar.

  • Una persona  sentada puede hacer movimientos simples y moderados.
  • Se puede mover la silla de ruedas de una persona que no puede levantarse.

Visto 5790 veces Modificado por última vez en %AM, %13 %071 %2015 %02:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Curso de formación para familiares de personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer - ¡ATENCIÓN! Cambio de fechas

     ATENCIÓN! Cambio de fechas: 28 de febrero y jueves 1 de marzo en horario de tarde (de 16.00 a 20.00h).

  • Prevenir accidentes domesticos

    Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

     

    Accidentes domésticos frecuentes

    Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

     

  • Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

    Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

    Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

    Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

    Muchas viviendas son difícilmente accesibles

    * Los escalones

    Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

    - superficie antideslizante,

    - pendiente máxima del 5%,

    - longitud mínima de 90cm.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…