Usar el servicio o baño

Ir al servicio no es tan simple. Para su familiar afectado por la enfermedad de Alzheimer puede resultar una prueba imposible de superar.

 

¿Cómo facilitarle esta actividad?

Acondicionar correctamente el servicio

Es un paso imprescindible por que a medida que evoluciona la enfermedad, su familiar tendrá más dificultades.

1. Quitar o inmovilizar el cerrojo para evitar que su familiar quede encerarlo.

2. Indicar claramente la puerta con un cartel llevando el dibujo de la taza del inodoro.

3. Despejar el acceso al cuarto de baño: quitar sillas, felpudos, objetos que pueden demorar la llegada de su familiar.

4. Dejar una luz encendida para que pueda su familiar tener acceso fácil durante la noche : luz en el pasillo, luz en el servicio.

5. Poner barras laterales que permitan a su familiar sentarse y levantarse con facilidad (chequear previamente que su altura sea apropiada).

6. Acondicionar, si es necesario, el inodoro con un asiento mas elevado ( ver en las tiendas de material ortopédico y médico).

7. Quitar el felpudo del cuarto de baño si lo hay.

8. Chequear que estén los utensilios necesarios.

 

Evaluar la movilidad de su familiar

Muchos ancianos no se mueven tan rápidamente como nosotros. Sufren artrosis, dolor de cadera, deformaciones de las articulaciones, de los pies lo que reduce su movilidad. También, ciertas zapatillas no toman bien el pie y obstaculizan la marcha.

Vd. tendrá que tener en cuenta el tiempo necesario para que su familiar se desplace hasta el servicio para no evitar fugas antes de llegar.

 

Conocer su capacidad para desvestirse y para vestirse

Puede ocurrir fugas porque su familiar, al llegar al cuarto de baño, no tiene la velocidad necesaria para desvestirse. En este caso hay que:

- decirle que se desabroche bien el pantalón, que se suba la falda, etc. y ayudarle;

- seleccionar vestidos que facilitar esta operación.

 

Disponer el material de aseo para facilitar su uso

- Papel higiénico en un sitio bien visible y fácil de acceso (si se usa un rollo, corte varias hojas lista para usar).

- Indicar con un cartel donde esta la cadena, el mando de la cisterna.

- Si hay un lavabo, disponer de jabón y una toalla pequeña

Tomar un Baño o Ducha

Tomar un baño o una ducha representa una serie de operaciones complejas para su familiar. Es necesario desnudarse, llenar la bañera o abrir el grifo adecuado del baño o de la ducha, lavarse, aclararse, secarse y volverse a vestir.

Así que no es sorprendente que él lo rechace con frecuencia. La insistencia por parte de usted puede desencadenar una reacción agresiva.

Por otra parte, cada uno de nosotros ha desarrollado una conducta automática de sus hábitos higiénicos. Los hay que prefieren bañarse, otros ducharse, unos se bañan por la mañana y otros por la noche.

Básese en los hábitos anteriores de su familiar para crear una rutina de baño o de ducha: siempre a la misma hora, siempre siguiendo las mismas fases sucesivas. Sepa que un baño diario no es siempre necesario.

 

Fase de preparación

Es importante que todo este preparado antes de decir a su familiar que va a tomar un baño o una ducha.

- Prepare el material de aseo colocando todo como siempre y bien visible:

  • jabón (es más fácil utilizar jabón líquido en un dispensador),
  • cepillo de dientes, pasta de dientes, vaso para el agua,
  • máquina de afeitar,
  • toalla.

- Prepare su ropa de día o de dormir para ayudar a vestirle, prenda a prenda ya finalizado el aseo.

- Prepare la bañera antes de que entre en el cuarto de baño:

  • Evite llenarla. Demasiada agua le puede asustar;
  • Controle la temperatura del agua a fin de evitar que esté demasiado caliente y le queme: si Vd. utiliza un termómetro de baño, la temperatura del agua debe ser de 37º.
  • Evite el gel o la espuma de baño

Fase de realización

Siempre siga Vd. las mismas etapas, comentándolas con su familiar.

- Prevenga a su familiar que va a tomar un baño o una ducha.

- Pregúntele si quiere ir al servicio antes de ducharse o bañarse, incluso llévele allí.

- Ayúdele a desvestirse con estimulación verbal, demostración o asistencia física.

- Si va a tomar un baño, ayúdele a meterse en la bañera (y finalizado el baño a salir de ella) y pídale que se siente.

- Si va a tomar una ducha , tenga cuidado de no echarle agua a la cara.

- Dígale de jabonarse el mismo; ayúdele si hay partes del cuerpo a las que no alcanza.

- Una vez aclarado, ayúdale a levantarse.

- Acércale la toalla y dígale de secarse . Hágalo si su familiar es incapaz de hacerlo.

 

Fase de finalización

- Ayúdale a que se vista, prenda por prenda.

- Condúzcale a su habitación.

- Felicítele: "que bien lo has hecho", "ahora estas más aseado y más limpio que un bebe".

 

Seguir la rutina de su familiar

Vd. lleva años viviendo con su familiar. Sabe cuáles son sus hábitos, como proceder para asearle, si le gusta el baño o la ducha.

La primera regla es mantener esta rutina personal.

 

El aseo debe realizarse:

  • Siempre en la misma habitación: cuarto de baño o la cocina.
  • Siempre a la misma hora.
  • Siempre con las mismas secuencias: por ejemplo lavarse los dientes, lavarse la cara, peinarse, maquillarse.

Recordamos que cada uno de nosotros ha elaborado a lo largo de los años su propia rutina para asearse. Su familiar también.

Si está acostumbrado a tomar una ducha diaria, hay que mantener este habito. Si está acostumbrado a tomar un baño a la semana, no se oponga.

Si su familiar es mujer y acostumbra a maquillarse cada día, Vd. intentará maquillarla al finalizar el aseo.

 


 

Prepare todo el material de aseo antes de empezar

Para su familiar, el aseo puede ser uno de los momentos más agradables del día, Además sabe que es el centro de atención de su cuidador.

¿Estropearía Vd. este agradable momento por dejarle casi-desnudo en la silla o en la cama mientras prepara el material necesario para el aseo?

Antes de empezar a quitarle la ropa, prepare todo lo necesite en el cuarto de baño: jabón, guante, toalla, champú, máquina de afeitar, cepillo y pasta de dientes…

Todo debe de estar preparado para el momento en que Vd. le diga: "Venga, nos vamos a bañar".

 

Los objetos de aseo serán:

Reducidos estrictamente al mínimo (una toalla, un jabón, un cepillo de dientes, un tubo de pasta dentífrica, un peine…) para facilitar su utilización, los demás objetos sólo se proporcionarán a medida que se vayan necesitando (champú, afeitadora eléctrica, depiladora…);

Siempre colocados en el mismo lugar de manera que pueda encontrarlos con facilidad.

Tómese su tiempo y no precipite los pasos que hay que seguir

 

Su familiar necesita más tiempo que nosotros para realizar el aseo.  Dele tiempo y no precipite las secuencias. Sino su familiar manifestará su rechazo enfadándose, llorando, chillando. Vd. ganara un "día difícil".

Si Vd. tiene prisa, deje el baño o la ducha para más tarde.

 

Háblele a lo largo del aseo

El aseo es el momento idóneo para recordarle como se llaman las distintas partes de cuerpo y para que sirven.

Haga comentarios "Ahora te estoy lavando la cara, las orejas, el brazo…" "Con la esponja, te aclaro la pierna"

Plante preguntas y desarrolle una estimulación verbal: "Dame la mano derecha" (..y si se equivoca) "no la otra, esta es tu mano derecha". "Ponte un de jabón alrededor del cuello".

Si se equivoca o no responde correctamente a lo que le pide, no le recrimine. Dígale de forma suave que no se preocupe, y encuentre una excusa para que no experimente frustración.

 

Adapte su ayuda a las capacidades que todavía posee su familiar

Llevar un cierto control sobre nuestra vida es fundamental para la autoestima y la moral.

Ocurre lo mismo con su familiar.

 

Si él le necesita para realizar las actividades de aseo más sencillas existe una diferencia entre:

-Hacerlas en su lugar (lo que puede representar un ahorro de tiempo pero incrementa la dependencia);

-Ayudarle a realizarlas él mismo.

 

Ayudarle a controlar su vida es favorecer su independencia, disminuir su interés y aumentar su autoestima.

 

Cuidar el cabello, la cara, la piel, las uñas…

El cabello

Lavarle y peinarle el pelo puede resultar muy agradable y relajante para su familiar si sigue los consejos siguientes:

  • Asegurese de que su familiar ha comprendido exactamente lo que Vdva a hacer antes de empezar.
  • A veces, es mejor lavarle el pelo en un cubo de agua. Si no, use la manguera flexible de la ducha.
  • Limite el uso del champú y tenga gran cuidado de no meterle agua en los ojos.
  • Una vez aclarado, cubra su cabeza con una toalla caliente. Si emplea un secador, asegúrese de que el aire no sea demasiado caliente.
  • Péinele como su familiar le pida o como acostumbrarse a hacerlo.
  • Digale lo bien que le ha quedado y con un espejo muéstrele el resultado para que se vea ("Mira que bien peinado estás").

 

Es posible concretar una cita con el peluquero o que éste se desplace hasta casa. En ese caso, infórmele del estado de su familiar y de la enfermedad.

Recuerde que el pelo produce una buena o mala impresión de su familiar. Un pelo bien cortado, unos cabellos bien peinados aumentaran su autoestima.

 

La cara

-El afeitado

Muchos hombres se han afeitado diariamente durante su vida. Es importante animarle a hacerlo cuando sea posible si está acostumbrado.

Por su seguridad, es mejor que utilice una maquinilla eléctrica (que Vd. enchufará y desenchufará).

Si es Vd. quien le afeita con la maquinilla eléctrica, tense bien la piel, y cuando esté enjabonada, pase la maquina en dirección contraria al crecimiento del pelo.

Tómese todo su tiempo

-Vello facial de las mujeres

Algunas mujeres son propensas a tener vello superfluo en la cara; esto se puede eliminar con una crema depilatoria. Pídale siempre permiso, sea cuidadoso y discreto. Nunca lo haga en público.

-El maquillaje

La mayoría de las mujeres acostumbran a maquillarse todos los días. Ayúdela a maquillarse:

  • Aprenda a conocer cuáles son sus preferencias, los colores que prefiere.
  • Sepa si es alérgica a algún producto de belleza.
  • No innove. Maquíllela como siempre lo ha hecho ella.
  • Cuando acabe la sesión, dígale lo guapa que está.

 

 

Los dientes

La higiene bucal es igual de importante que el resto del cuerpo, pero muchas veces es olvidada o descuidada.

Es importante inspeccionar la lengua, la cara interna de las mejillas y los dientes para ver si están doloridos, ensangrentados o con úlcera. Su familiar puede ser incapaz de decirle que le duele la boca.

Si su familiar usa dentadura postiza o tiene una prótesis dental y no puede limpiarla el solo, límpiela minuciosamente con unos guantes estériles (de venta en farmacias):

  • Cepillándola después de cada comida.
  • Dejándola durante la noche en agua templada mezclada con un producto desinfectante (pida consejo a su farmacéutico).
  • Asegúrese de que su dentadura todavía se sujeta y que no le hace heridas en la boca, Sino, contacte con su dentista.

 

La piel

El cuidado de la piel es muy importante ya que nos protege de las agresiones externas, y debe examinarse regularmente con atención.

Después del baño o de la ducha es muy importante secarla bien, sobre todo en pliegues cutáneos. (en los pies, las axilas, las ingles y debajo de las mamas) ya que la humedad puede favorecer la aparición de hongos o infecciones bacterianas.

Aproveche el aseo, el baño o la ducha para localizar posibles lesiones cutáneas o enrojecimientos de la piel.

-Las uñas

Las uñas de las manos deben inspeccionarse todos los días y mantenerse limpias.

Si su familiar es diabético, pregúntele a su médico cuales son las precauciones que debe de tomar.

Evite cortarle las uñas muy cortas.

-Los pies

Los pies son a menudo olvidados por todos nosotros pero es tremendamente placentero meterlos en un recipiente de agua caliente. Esto puede hacerse en cualquier momento del dia y permite ablandar las uñas de los pies antes de arreglarlas.

Se deben inspeccionar los pies dos veces al día como mínimo (una durante el baño y otra a la hora de acostar a su familiar) en busca de alguna herida. No olvide mirar entre los dedos y cortarle las uñas (no demasiado cortas).

 

Higiene intima

Las zonas genitales son propensas a desarrollar infecciones (la proliferación bacteriana se facilita por la humedad), sobre todo si su familiar sufre de incontinencia.

Las zonas genitales (comprendiendo los pliegues) deben lavarse todos los días.

Si su familiar es una mujer debe separar bien los labios mayores y lavarlos con la esponja con agua tibia y jabón.

Si su familiar es un hombre deberá limpiar la zona retrayendo el pellejo (prepucio) con agua tibia y jabón. Vuelva a colocar el pellejo en su sitio.

Si lleva sonda vesical se limpiará con una solución antiséptica la zona donde esta introducida la sonda y parte de la misma. Nunca con alcohol (pedir consejo a su médico o a su farmacéutico)

 

El uso de los productos de higiene

Los polvos de talco son muy agradables pero no sustituyen un buen secado. Son útiles en los repliegues cutáneos: bajo los brazos, debajo del pecho, en las axilas, etc.

Los desodorantes en aerosol pueden estar muy fios y causar un sobresalto al enfermo si no está advertido previamente. También tenga cuidado que él no lo inhale. Emplee mejor desodorantes sólidos.

La crema corporal es muy relajante siempre que se utilice en pequeñas cantidades. Puede aprovechar para dar un pequeño masaje a su familiar.

 

Visto 10435 veces Modificado por última vez en %PM, %27 %628 %2017 %16:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Prevenir accidentes domesticos

    Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

     

    Accidentes domésticos frecuentes

    Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

     

  • Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

    Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

    Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

    Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

    Muchas viviendas son difícilmente accesibles

    * Los escalones

    Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

    - superficie antideslizante,

    - pendiente máxima del 5%,

    - longitud mínima de 90cm.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…

     

  • Cómo prevenir las caidas

    La caída es un accidente frecuente entre las personas mayores: andan con dificultad (por ejemplo a causa de un hallus valgus o de una coxoartrosis) y su equilibrio es tanto más inestable cuanto más problemas de visión tenga. A menudo también toman medicamentos sedantes, sobre todo para dormir, … y cuando se levantan para orinar, tienen problemas para controlar los músculos (efecto miorrelajante).

     

    • Las caídas no son sólo frecuente, son graves.

    Las caídas pueden ser graves de por sí, por ejemplo pueden producirse los mayores una fractura de cadera… pero sobre todo son peligrosas por sus consecuencias: la inmovilización prolongada tiene el riesgo de originar flebitis o embolias, de producir escaras en la piel, …

    Sobre todo, las personas mayores que han sufrido una caída cogen miedo a moverse, a irse de paseo, temiendo volver a caerse. Así se establece la tendencia natural a no querer moverse… lo que no hará más que acrecentar su inactividad y su inmovilismo.