Vestirse

Vestirse es una operación compleja que requiere secuencias precisas (ponerse una prenda antes que otra), necesita una correcta orientación del cuerpo, una habilidad gestual para abrocharse los botones o abrir y cerrar una cremallera.

El acto de vestirse supone:

-Una planificación de lo que vamos a hacer durante el día.

-Una evaluación del tiempo que va a hacer.

-Una elección de las prendas estrechamente vinculada con los dos elementos que acabamos de definir.

-Una gesticulación precisa.

 

Además, tenemos que saber donde se encuentran las distintas prendas: los calzoncillos y los calcetines en tal cajón de la cómoda, la falda o el pantalón en una percha en el armario, los zapatos abajo. Y por fin, sabemos cómo abrocharnos la camisa, anudar los cordones de los zapatos, manejar un cinturón, ponernos un sostén.

Son operaciones que realizamos cada día, sin que nos planteen ningún problema pero…hemos aprendido como vestirnos (y no hemos olvidado este aprendizaje). Sabemos elegir una prenda u otra prenda para que vayan "a juego" y que correspondan a las condiciones climáticas del dia o al entorno en el cual nos vamos a mover.

Ya no es el caso de la persona afectada por la enfermedad de Alzheimer. Para ella, todo se vuelve cada día mas difícil, pierde poco a poco la capacidad de elegir y decidir cuál será su vestimenta. Ya no se acuerda de donde guarda la ropa.

 

Por tanto, no es extraño que su familiar se sienta mal, con miedo a equivocarse o a sentirse perdido. Esto lo angustia, tendrá tendencia a ponerse las mismas ropas durante varios días seguidos, incluso para dormir. De esta forma evita los problemas que le puede plantear arreglarse.

 

Déjele siempre el tiempo necesario

Su familiar necesita más tiempo que Vd. para vestirse. Sus movimientos son más lentos, no domina correctamente la coordinación de sus manos, brazos y piernas. Lo que normalmente necesita 10 minutos puede alargarse hasta media hora. De nada sirve meterle prisa sino aumentar su confusión, retrasar el proceso y, a veces, desencadenar una reacción violenta o agresiva. Al verse incapaz de realizar esta tarea, su familiar puede gritar, llorar, agitarse e incluso, intentar pegarle. Si Vd. tiene prisa, pide a otra persona que le ayude o retrase el momento de vestirle.

Evite que su familiar tenga que elegir

A medida que evoluciona la enfermedad de Alzheimer, la elección se hace más difícil hasta resultar imposible. Cuando su familiar empiece a darse cuenta de esta dificultad puede negarse a vestirse o ponerse siempre la misma ropa. Vd. tiene que elegir en su lugar y proponerle elecciones sencillas.

Disponga las prendas en el orden en que vaya a ponérselas

Felicite siempre una vez vestido

Es muy importante para su seguridad y autoestima. Es importante para él, pero también para los demás miembros de la familia, los vecinos y los amigos. Una vez vestido, llévele delante del espejo y coméntele: "¡Qué guapo estas ¡Qué bien vas vestido hoy!!"

 

Cuando su familiar rechaza vestirse

Es la forma que su familiar ha elegido para decirle que algo pasa, para llamar su atención.

Guarde la calma,intente saber por qué ocurre esta reacción de rechazo:

  • Su familiar no recibe de su parte la ayuda correcta. Hay operaciones que les parece imposibles de realizar;
  • No le gusta el vestido;
  • La temperatura de la habitación es baja y el no quiere quitarse la ropa de dormir;
  • Está previsto en el curso del día un acontecimiento (paseo, visita de un amigo, consulta del médico) y su familiar lo rechaza. Pueden existir varias otras causas. Solo Vd. puede detectarlas.

En todo caso, no le fuerce: acaríciele, cálmele... y vuelva a intentarlo más tarde.

 

¿Cómo vestirle en la silla de ruedas?

Por cuestiones de seguridad y comodidad se recomienda:

- Mangas ajustadas para evitar que la prenda se enrede en las ruedas.

- Faldas largas para las mujeres. Estas faldas caen con facilidad sobre las rodillas cuando están sentadas.

- Zapatos bajos que se ajusten bien y con suelos antideslizantes.

- Chaquetas, abrigos cortos para que su familiar no tenga que sentarse sobre ellos.

 

¿Cómo escoger la ropa?

A eliminar

  • Todo lo que sea inútil como corbatas, cinturones y accesorios.
  • Las ropas difíciles de poner.
  • Vestidos que se abrochan por detrás.
  • Cierres del cinturón difíciles de manejar.
  • Vestidos con botones múltiples y pequeños.
  • Zapatos de cordones.
  • Ropas estrechas o medias (difíciles de poner)
  • Pijama con cordones…

 

A elegir

  • Ropas fácilmente lavables que no necesitan plancha.
  • Ropas fáciles de poner:
  • Donde se distingan claramente la parte delantera de la parte trasera.
  • Que se abrochen por delante
  • De una sola pieza
  • De una talla ligeramente superior a la de su familiar para que sean más fáciles de poner. Si ha perdido peso, elija dos o tres de sus prendas y arréglelas.
  • Cierres sencillos: grandes botones o broches de presión, cinturón elástico ajustable, cierres con velcro, tirador para cremalleras (atar un cordón de plástico transparente al agujero del tirador de la cremallera. Tirando del lazo, se cierra la cremallera).

 

Para una mujer

  • Usar sostenes que se abrochan por delante
  • Remplazar los “pantis", difíciles de poner, por medias sin talones
  • Elegir una braga que se puedan poner y quitar fácilmente
  • Usar faldas cruzadas

 

Para un hombre

  • Olvidarse de las corbatas, de los cuellos que aprietan y de camisas ceñidas
  • Usar camisetas, chándal, sudaderas, jerséis con cuello en V

 

Calzado y zapatillas

  • Eliminar zapatos y zapatillas que puedan favorecer los resbalones, en particular los que no sujeten totalmente el pie (chanclas)
  • Elegir calzado y zapatillas con suela antideslizante
  • Comprar zapatos sin cordones tipo mocasín
  • Elegir zapatos y zapatillas que no hagan ruido en sus idas y venidas nocturnas.

 

¿Cómo reorganizar el armario?

A lo largo de los años, tenemos tendencia a aumentar el contenido del armario, incluso con ropa que ya no nos ponemos más. A vosotros mismos nos cuesta encontrar lo que buscamos.

Para su familiar y para Vd. más vale realizar una supervisión del armario según las reglas siguientes:

-Deje únicamente 2 o 3 prendas que su familiar le guste llevar. Cámbieselas en función de la época del año.

-Intente que todas las prendas quepan en el armario para evitar desplazarse del armario a la cómoda, a la estantería del vestíbulo, etc.

-Reserve una estantería para las medias y calcetines, otra para los calzoncillos y las bragas.

-Los zapatos y zapatillas puedan colocarse en la parte baja del armario.

-Lo ideal es que cada prenda sea visible directamente sin necesidad de abrir uno o varios cajones; incluso para ayudarle a identificarlas, puede pagar pequeños carteles o pegatinas con el dibujo de las distintas prendas.

-Señale el armario colocando un cartel con el dibujo de una prenda de vestir. Este cartel debe ser de tamaño grande (por ejemplo 20 cm x 30 cm) con la representación de una prenda cuya interpretación no lleva a dudas.

 

Además de facilitar la selección de los vestidos y prendas, la supervisión del armario presenta dos ventajas adicionales:

- A veces, el familiar se levanta durante la noche, quiere salir de casa, abre el armario y saca prendas. Si las prendas son pocas, es más fácil recogerlas.

- El armario también puede servir a su familiar para esconder objetos, alimentos.

 

Una revisión periódica es útil y más fácil de realizar cuando el contenido ha sido seleccionado.

No olvide revisar el armario en el cambio de estación.

Visto 5837 veces Modificado por última vez en %PM, %27 %628 %2017 %16:%Sep

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Prevenir accidentes domesticos

    Una vivienda, tanto si se trata de un piso como de un apartamento, está concebida para ser habitada por personas que conocen como funcionan todos sus sistemas, utensilios y electrodomésticos, así como que respetan las normas de seguridad.

     

    Accidentes domésticos frecuentes

    Con frecuencia, lo dicho no es el caso de las personas mayores. Confunden los grifos del agua caliente y de la fría, abren la llave del gas…. pero olvidan prender la llama. Los accidentes domésticos, desde la bañera que se desborda al riesgo de explosión, son frecuentes y es necesario pensar en ellos cuando se acondiciona el hogar. Proteger al familiar haciendo más seguro su espacio vivencial, es también protegerse a sí mismo, a su familia… y a sus vecinos.

     

  • Cómo acondicionar la casa para maniobrar la silla de ruedas

    Es posible que una persona mayor cuyas capacidades físicas estén disminuidas necesite utilizar una silla de ruedas para desplazarse por su casa. Esto crea unos problemas específicos a solucionar para que esa persona pueda moverse por la vivienda, para que tenga acceso al equipamiento doméstico y para que, incluso, pueda entrar y salir de su domicilio. Entre el usuario de la casa, su ayudante o cuidador y los profesionales arquitectos e interioristas, deben encontrar las soluciones más adecuadas a cada caso concreto.

    Para maniobrar con una silla de ruedas es necesario tener espacio suficiente

    Cada tipo de silla de ruedas tiene unas dimensiones y un grado de maniobrabilidad. Esto hay que tenerlo en cuenta para hacerla discurrir por la casa sin obstáculos. Por regla general, se puede circular con ella fácilmente cuando existe constantemente un paso de 1,50m libre de muebles o instalaciones domésticas.

    Muchas viviendas son difícilmente accesibles

    * Los escalones

    Muchas viviendas no tienen rampas de acceso para salvar los escalones cuando se quiere entrar o salir. Para solucionar el problema de los escalones se debe construir una rampa que ha de tener las siguientes características:

    - superficie antideslizante,

    - pendiente máxima del 5%,

    - longitud mínima de 90cm.

     

  • Cómo acondicionar el cuarto de baño

    El cuarto de baño es una habitación que se usa todos los días, incluso varias veces al día.

    Poseen una arquitectura que no está pensada para las personas mayores, sobre todo si tienen discapacidades

    En general tienen un acceso dificultoso: al fondo de un pasillo lleno de cosas.

    Las fuentes de problemas son numerosas: el suelo se moja y se hace resbaladizo, hay que saltar el borde de la bañera para entrar y salir de ella, las duchas tienen un reborde en su plato que hay que sobrepasarlo para utilizarla.

    Todos los medicamentos de la familia terminan en el botiquín del baño.

    Muchas veces es una habitación sin ventana, con iluminación insuficiente, y que no está adaptada para realizar el aseo cuando las condiciones son problemáticas o cuando se necesita la presencia constante de un cuidador.

     

  • Cómo acondicionar la cocina

    La cocina no es solo la habitación dedicada a cocinar. También es una estancia donde se vive. Ciertamente en ella se preparan las comidas, pero, frecuentemente, en ella se come, se pasan allí ciertas horas del día, y se reúne la familia. También aquí las personas mayores se sienten bien, realizando actividades aprendidas hace mucho tiempo: pelado de legumbres, preparación de una tarta, preparación de una tortilla,…

     

    Una habitación potencialmente muy peligrosa.

    En la cocina se acumulan numerosos elementos que pueden originar accidentes domésticos: el suelo que puede ser resbaladizo, los fuegos y el horno de gas, las electrodomésticos al alcance de la mano, los cuchillos de los cajones…

     

  • Cómo prevenir las caidas

    La caída es un accidente frecuente entre las personas mayores: andan con dificultad (por ejemplo a causa de un hallus valgus o de una coxoartrosis) y su equilibrio es tanto más inestable cuanto más problemas de visión tenga. A menudo también toman medicamentos sedantes, sobre todo para dormir, … y cuando se levantan para orinar, tienen problemas para controlar los músculos (efecto miorrelajante).

     

    • Las caídas no son sólo frecuente, son graves.

    Las caídas pueden ser graves de por sí, por ejemplo pueden producirse los mayores una fractura de cadera… pero sobre todo son peligrosas por sus consecuencias: la inmovilización prolongada tiene el riesgo de originar flebitis o embolias, de producir escaras en la piel, …

    Sobre todo, las personas mayores que han sufrido una caída cogen miedo a moverse, a irse de paseo, temiendo volver a caerse. Así se establece la tendencia natural a no querer moverse… lo que no hará más que acrecentar su inactividad y su inmovilismo.