Trastornos, fases y primeros signos

trastornos comportamiento

I. Las Fases de la enfermedad

  • a. Fase ligera
  • b. Fase moderada
  • c. Fase severa

V. Los primeros signos

  • a. Trastornos de la memoria
  • b. Modificaciones conductuales

 

I. LAS FASES DE LA ENFERMEDAD

1. Fase ligera

Memoria: el enfermo olvida sus citas, las llamadas telefónicas, el nombre de las personas, los objetos familiares… comienza a tener problemas para seguir una conversación, se equivoca en sus cuentas, no pagas las facturas…

Comportamiento: está sujeto a bruscos cambios de humor. Monta en cólera cuando se dá cuenta de que ha perdido sus llaves,cuando se percata de que ha perdido el control sobre los elementos que le rodean. Tiene tendencia a aislarse en un entorno familiar que conoce bien, sale menos y no quiere ver a sus amigos.

Lenguaje y comprensión: aunque el enfermo continúe razonando y comunicándose bien con los otros, tiene problemas para encontrar las palabras precisas, sus frases son más cortas, mezcla ideas que no tienen relación entre sí.

Coordinación de gestos espontáneos y movimientos corporales: en esta fase el enfermo todavía está bien. No se pierde y aún puede conducir, se viste solo y come bien.

Actividades de la vida diaria: es capaz de realizarlas sin demasiados problemas y continua yendo a trabajar. No está afectado más que por pérdida de memoria

 

2. Fase moderada

Memoria: la memoria reciente se altera progresivamente, el enfermo olvida los sucesos recientes. No se acuerda de lo que acaba de comer, acusa a sus amigos de abandonarlo porque no vienen a visitarlo. No puede asimiliar o comprender los hechos nuevos: un matrimonio, el fallecimiento de un pariente… sin embargo, el recuerdo de hechos lejanos persiste aunque los sitúe mal en el tiempo en que transcurrieron.

Comportamiento: este es el momento de las reacciones agresivas, desproporcionadas respecto al motivo que las ha desencadenado. Cuanto más depende de otros más se irrita. Su fatiga aumenta y no hace nada sin que se le estimule. Experimenta miedos injustificados, camina durante horas de un lado a otro, se levanta durante la noche, etc.

Lenguaje y comprensión: el conjunto de la comunicación con los demás se hace más difícil: habla menos , su vocabulario se empobrece, repite siempre las mismas frases. Cuando responde a las preguntas lo hace lentamente, buscando las palabras.

Coordinación de gestos: gestos imprecisos, perdida de equilibrio, se golpea con facilidad y las caídas son frecuentes. Se mueve lentamente y necesita que le ayuden. Pueden aparecer movimientos anormales como temblores, contracturas musculares o convulsiones.

Actividades de la vida diaria: su creciente confusión hace que le resulte cada vez más difícil enfrentarse a la vida diaria. Pierde su autonomía ya que no puede conducir más ni viajar en metro o autobús sin compañía. Se pierde incluso en un trayecto que le es familiar.

El enfermo debe ser vigilado las 24 horas del día.

 

3. Fase severa

Memoria: el enfermo olvida los hechos recientes y pasados. No reconoce a su cónyuge o sus hijos. Sin embargo, conserva la memoria emocional. Se da cuenta de la persona que le cuida, le ayuda y le quiere.

Comportamiento: su humor es imprevisible ( grita, llora, se agita…) no reacciona coherentemente ante una situación ni comprende una explicación.

Lenguaje y comprensión: el enfermo balbucea, repite palabras sin pies ni cabeza, y sólo utiliza algunas palabras concretas. No comprende lo que se le dice.

Coordinación de los gestos: no controla sus gestos. No sabe levantarse, sentarse o andar. No controla los esfínteres y aparece incontinencia.

Actividades de la vida diaria: han desaparecido totalmente. Permanece en la cama con gran frecuencia, lo que conduce a la aparición de llagas en los puntos de presión e infecciones respiratorias. La muerte sobreviene a una enfermedad asociada ( cáncer, accidente cardíaco o vascular cerebral), a veces como consecuencia de estar encamado.

 

II. LOS PRIMEROS SIGNOS

fases trastornoActualmente sabemos que las lesiones comienzan siempre en las mismas regiones del cerebro, regiones que son indispensables para adquirir en la memoria nuevas informaciones, así como una parte de la vida afectiva.

Los primeros síntomas son dificultades de la memoria y modificaciones del comportamiento que son los que vamos a estudiar detenidamente.

A. Dificultades de memoria

Muy evocadoras, se deben a una falta de memorización de nueva información. Se refieren entonces únicamente a los hechos recientes, y no afectan a antiguos acontecimientos o lo referente a nuestro conocimiento del mundo.

El enfero repite las preguntas porque olvida las respuestas. Ya no se acuerda de un acontecimiento ocurrido en los días anteriores, el día de la semana, no se acuerda de dónde coloca las cosas…

Como se olvida de que olvida, minimiza sus dificultades. Rápidamente va a ser su entorno el que tome conciencia de que pasa algo, y promoverá una consulta dado que se asocian modificaciones afectivas

 

B. Modificaciones conductuales

Poco a poco el enfermo disminuye su interés por las cosas que le rodean, se repliega sobre si mismo y reacciona menos a las emociones, toma menos la iniciativa, se vuelve cada vez más irritable.

El enfermo está cada vez menos motivado para salir, ver a los amigos, evita las reuniones familiares, etc. Por momentos está triste, ansioso, es consciente de su decadencia, niega su enfermedad y rechaza la ayuda de los otros.

 

 

Por Celia Selmes Antoine

Con la Colaboración de Luis García Sánchez; Psicólogo .

 

Visto 9774 veces Modificado por última vez en Lunes, 14 Septiembre 2015 08:30