Cuidar a distancia

Mi madre tiene Alzheimer desde hace 6 años y vive sola desde hace 3 en la casa donde hemos pasado toda la vida. Ni mis hermanos ni yo vivimos allí, de hecho, yo soy el hijo que más cerca se encuentra y nos separa una distancia de 200 km. Comienza a tener dificultades con tareas simples que antes ejecutaba con alguna complicación pero que aún le permitían mantener un grado de autonomía

Cuando  Ud.  vive a muchos kilómetros de su ser querido con Alzheimer,  puede que encuentre algunas dificultades que compliquen el cuidado de éste.  Las  preocupaciones por la seguridad de la persona, referentes a salud y nutrición, pueden llegar a ser abrumadoras.

Aquí se exponen algunas estrategias para administrar eficientemente el cuidado a distancia.

  • Consejo 1: No sentir  culpabilidad porque su familiar vive  solo
  • Consejo 2: Hacer un listado de lo que hay que chequear a cada una de sus visitas
  • Consejo 3: Aprovechar la visita para hablar con las personas que ayudan a su familiar
  • Consejo 4: Pensarlo bien antes de acoger a su ser querido en su hogar
  • Consejo 5: Hablar con los demás miembros de la familia (si los hay) antes de tomar una decisión

 

Contenidos:

  1. ¿Cómo identificar las necesidades básicas de su familiar?
  2. ¿Qué tipo de ayuda buscar en el exterior?
  3. ¿Cómo aprovechar al máximo las visitas?
  4. ¿Qué consideraciones hay que tener en cuenta antes de acoger a un familiar en el domicilio?
  5. ¿Cómo seguir siendo cuidador cuando su familiar está ingresado en una residencia?
  6. ¿Cómo resolver conflictos familiares?

1 ¿Cómo identificar las necesidades básicas de su familiar?

Si su familiar vive solo, puede que tenga algún tipo de dificultad en manejarse con tareas de la vida diaria. Tendrá que identificar qué tipo de ayuda puede ser necesaria para prolongar su autonomía en el hogar en la medida de lo posible.

Cuando visite a su familiar conviene:

  • Echar un vistazo a la casa ¿Cómo se encuentra? ¿Está ordenada?  ¿Está limpia? ¿Ha cambiado?¿Cómo está el exterior? (por ejemplo si hay un jardín)
  • Examinar atentamente a su familiar ¿Cuál es su aspecto personal? ¿Está limpio y aseado? ¿Está peinado? ¿Está afeitado? ¿Lleva ropa limpia? ¿Lleva el pijama/camisón  o está vestido?
  • Abrir el frigorífico ¿Hay comida para uno o varios días? ¿Los alimentos están caducados? ¿le parece que el frigorífico está organizado para que su familiar coma con una cierta regularidad?
  • Comprobar el buzón ¿Hay correo amontonado  por abrir?
  • Mirar el talonario y los recibos ¿Las facturas están pagadas?
  • Comprobar el cuarto de baño ¿Hay papel higiénico, toallas limpias, jabón, etc.?
  • Comprobar el estado de la cama ¿Cómo está su cama? ¿está hecha? ¿Tiene las sábanas limpias?
  • Comprobar que las luces de la casa funcionen (bombillas fundidas)
  • Chequear la lista de llamadas telefónicas para saber si usa el teléfono
  • Comprobar si tiene a mano los medicamentos recetados por su médico y si usa un pastillero, asegurarse de que se cumple la prescripción.
  • Dar una pequeña vuelta en coche con él (si aún conduce) ¿Aún puede conducir con seguridad? ¿Tiene problemas para manejar el coche?

2 ¿Qué tipo de ayuda buscar en el exterior?

Elaborar una lista de los contactos  y centros que pueden servir de ayuda para coordinar el cuidado desde la distancia.

  • Familia, amigos y vecinos. Hacer una lista con los números de teléfono y direcciones. Preguntar si se puede comprobar con ellos cómo se desenvuelve el familiar en sus tareas. Puede que también estén dispuestos a pasarse por su casa para visitarle de vez en cuando.
  • El médico de su familiar. Mantener el contacto con éste. Él puede llamarle si hay complicaciones con el bienestar tanto físico como mental.
  • Organizaciones comunitarias. Contactar con parroquias, templos, grupos vecinales, ong’s. Pueden ayudar en tareas como el reparto a domicilio, transporte o servicios de acompañante.
  • Centros para la tercera edad. En estos centros se ofertan servicios tales como ayuda con las comidas, tareas domésticas y transporte.
  • Servicios para el cuidado doméstico. Se pueden contratar trabajadores sanitarios a domicilio para ayudar al familiar con el baño, tareas del cuidado personal, preparación de comidas y toma de medicamentos.
  • Administradores de atención geriátrica
  • Profesionales de confianza
  • Fundación Alzheimer España (FAE: 913431165 / 75) Asociaciones de familias Alzheimer

3 ¿Cómo aprovechar al máximo las visitas?

Los cuidadores que viven próximos a su familiar tienen la suerte de poder pasar todo el tiempo que quieran con la persona. La clave consiste en usar el tiempo de una forma efectiva.

  • Plantear las visitas conjuntamente con otros familiares y las personas que le apoyan (ayuda a domicilio, fisioterapeutas, enfermeros…) para que todos puedan informarle del estado de su familiar.
  • Conocer y visitar a sus vecinos, amigos y otros conocidos para escuchar cómo se desenvuelve el familiar. Preguntar si ha tenido algún cambio de comportamiento, problemas de salud o algún problema de seguridad.
  • Dedicar tiempo a reconectar con su ser querido ya sea hablando con él, escuchando música, dando un paseo o participando en actividades que os gusten a ambos.

4 ¿Qué consideraciones hay que tener en cuenta antes de acoger a un familiar en el domicilio?

Llegará un momento en el que su ser querido ya no pueda desenvolverse de una forma autónoma y no esté preparado para vivir solo. Una de las decisiones que puede tener en consideración es la de acoger al familiar en su propia casa. A continuación, algunas cosas a tener en cuenta:

  • ¿Quiere el familiar mudarse de verdad? ¿Qué opina su cónyuge?
  • ¿Tengo la casa preparada para acoger al familiar?
  • ¿Habrá alguien en casa para cuidarle?
  • ¿Qué opina el resto de la familia sobre la idea de acoger al familiar?
  • ¿En qué manera puede afectar esta decisión a su trabajo,  a su familia (en particular, a su vida en pareja e hijos) y economía?
  • ¿Qué servicios de ayuda hay disponibles en la comunidad?

En el caso de tener hermanos, ¿están también dispuestos a asumir responsabilidades de cuidado?

Apartar a su familiar de su entorno habitual puede provocar un aumento de la agitación y de la confusión. Conviene hablar con el médico o el trabajador social y ponerse en contacto con asociaciones de Alzheimer para solicitar asistencia antes de tomar cualquier decisión. En algunas situaciones, una supervisión asistida o un cuidado en centros especializados puede ser una opción mejor para la persona.

5 ¿Cómo seguir siendo cuidador cuando su familiar está ingresado en una residencia?

Si su ser querido vive en un entorno supervisado, o un centro  residencial para el cuidado, conviene mantener la comunicación con el personal del centro, (médicos, cuidadores, etc.) y con aquellos que le visitan con regularidad.

  • Trabajar conjuntamente con el médico y la enfermera. Acordar un tiempo para telefonear y poder tener novedades sobre el estado de la persona y sus progresos.
  • Llamar a la familia, amigos y conocidos que tengan contacto con el ser querido para preguntarles por sus observaciones.
  • Cuando acuda a visitarle, conozca al personal del centro que asume la responsabilidad del cuidado de su familiar.

6 ¿Cómo resolver conflictos familiares?

Los problemas referentes al cuidado del familiar pueden, a menudo, avivar o provocar conflictos familiares, especialmente cuando varias personas que están al cuidado, tienen diferentes estrategias para resolver los problemas que se presentan. Los miembros de la familia pueden negar lo que está pasando, recriminarle que usted viva lejos o pensar que usted no ayuda lo suficiente. Además puede haber desacuerdos en decisiones referentes al cuidado o a asuntos económicos.

Para reducir estos conflictos hay que tener en cuenta estos sentimientos y trabajar con ellos.

  • Tenga un encuentro familiar. Hablar sobre la responsabilidad y los papeles que desempeñará  en el cuidado cada miembro de la familia, sobre los problemas que se puedan presentar y los sentimientos que despiertan en el entorno familiar puede ayudar a minimizar las tensiones. Quizá pueda requerir ayuda de un psicólogo familiar.
  • Reconozca las diferencias. Algunos miembros de la familia pueden tener un estilo activo en el cuidado, respondiendo con inmediatez a los problemas y organizando los recursos que pueden ser de utilidad para el ser querido. Otros se sentirán más cómodos asumiendo las tareas específicas que se les encomiendan.
  • Compartir las responsabilidades en el cuidado. Realizar una lista con las tareas a realizar, incluyendo el tiempo, el dinero y el esfuerzo que han sido necesarios para llevarlas a cabo. Repartir las tareas de acuerdo a las preferencias y habilidades de cada miembro de la familia.
  • Seguir hablando. Las reuniones familiares o las llamadas por conferencia mantienen a la familia implicada, informada y al día de lo que sucede con el ser querido. Hablar si las cosas están saliendo bien, reevaluar las necesidades de la persona aquejada de Alzheimer y decidir si hay algún cambio necesario en las responsabilidades.
Visto 2957 veces Modificado por última vez en Miércoles, 25 Noviembre 2015 13:36

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Ven al teatro: Paralela-mente

     ¿Te gusta el teatro? ¿Quieres aprender sobre la enfermedad de Alzheimer y todo lo que le rodea?

    ¡El próximo miércoles 17 de mayo a las 19 h en el salón de actos de la ETSIAAB, AsBioMad (Asociación de Biotecnólogos de Madrid) en colaboración con Fundación Alzheimer España, organizan un evento que no te puedes perder!

  • Aprender a cuidar a personas con alzheimer y otras demencias

    Nuevo curso Online

    En colaboración con SUPER Cuidadores, empresa avalada por UNIR, dirigido a cuidadores familiares e impartido por profesionales de la FAE.

    Ademas dispondras de TUTORÍAS INDIVIDUALIZADAS ONLINE/TELEFÓNICAS.

    Duración: 80 Horas.

    Precio: 40€.

     

  • Curso de formación para familiares de personas afectadas por la EA

    Próximo curso de formación  dirigido a familiares que tendrá lugar en nuestro centro  “Jardines de Alois”.

     

    El motivo principal que lleva a las familias a ponerse en contacto con la FAE es la necesidad de información, orientación y apoyo tanto al comienzo de la enfermedad como a lo largo de ella. Por esta razón venimos impartiendo, desde hace años, cursos y talleres destinados a los familiares responsables del enfermo de Alzheimer  que respondan a sus necesidades y expectativas.

     

  • ¿Quieres trabajar en ayuda a domicilio?

    A partir del 31 de DICIEMBRE 2017 será obligatorio disponer del

    Certificado de profesionalidad sociosanitario 

  • Día Mundial del Alzheimer

    21 de Septiembre, día mundial de Alzheimer. Un año más, un año igual, un año menos. Es tiempo de reflexionar como esta el mundo Alzheimer.