Relación familia y profesionales

Cuidar a un residente con demencia no es lo mismo que cuidar a un residente sin alteraciones cognitivas. Existen principios básicos que respetar y una forma de trato especifica   Los principios   Es importante recordar algunos principios fundamentales en el acercamiento y los cuidados a residentes con demencia.

 

Les recordamos que cualquiera que sufre de demencia:

- Principio 1: tiene igual valor como ser humano que cualquier otra persona.

- Principio 2: tiene el mismo derecho a la más alta calidad de vida que cualquier otra persona.

- Principio 3: siempre tiene el derecho de ser apreciado como ser humano.

- Principio 4: siempre conserva algo de inteligencia.

- Principio 5: siempre conserva una parte de su capacidad para aprender cosas nuevas, aunque el proceso de aprendizaje sea más largo.

- Principio 6: conserva su propia personalidad.

- Principio 7: es capaz de desarrollar y disfrutar de las relaciones sociales y de las amistades.

- Principio 8: se da cuenta cuando se siente feliz y a gusto.

 

El residente “Alzheimer" no es únicamente un "enfermo ALZHEIMER". Es un ser humano:

  • adulto,
  • con su personalidad,
  • con su dignidad,
  • con su individualidad. 

 

El trato: las 10 reglas de oro

1. Adviértale de su presencia tocándole la mano o el brazo.

2. Háblele como a un adulto…y no como a un niño.

3. Llámele por su nombre y su apellido.

4. Mírele a los ojos.

5. Identifíquese recordando quién es Vd. y cuál es la relación que le une con él.

6. Vigile su tono de voz, su actitud y la expresión de su rostro.

7. Nunca debe hablar de él como si no estuviera presente.

8. Nunca debe argumentar o ponerle en una situación difícil.

9. Darle tiempo de contestar o hacer lo que Vd. pide.

10. Nunca debe enfadarse.

 

Relación con la Familia

Es habitual que, a la hora de visitas, los miembros de la familia le plantean preguntas, a veces difíciles de contestar. ¿Cómo actuar?

¿Cuáles son las preguntas más frecuentes?

El funcionamiento de la institución

Existe en general un folleto que las familias reciben cuando su familiar ingresa en la comunidad.

Este folleto incluye las informaciones siguientes:

- Nombre de la comunidad

- Dirección y código postal

- Nº de teléfono, fax

- Apellido de la persona responsable del residente y cargo

- Ubicación y plano

- Información sobre las horas de visita y el entorno

- Tipos de pertenencias que puede traer el residente

- Horarios del día

- Información económica.

 

Aunque este folleto parezca completo, es seguro que se la plantea preguntas de este tipo. El personal tiene que conocer las respuestas y facilitar en todo lo posible la relación de los familiares con la comunidad.

 

Los cuidados que recibe el residente

Son preguntas habituales, sobre todo durante los primeros días después del ingreso.   Recuerde algunas reglas:

- Siempre sea amable, incluso cuando las preguntas no le parezcan acertadas.

- Siempre dedique el tiempo necesario para contestar y establecer una relación agradable.

- Contar las cosas como son, pero demostrando que su familiar es para Vd. un personaje importante al cual Vd. dedica toda su experiencia.

La manera de describir las cosas es fundamental.

La participación del cuidador principal a la vida de la residencia

Muchos de los cuidadores principales quieren involucrarse en los cuidados de su familiar ya ingresado en la residencia. Esta voluntad de integración responde a lo siguiente:

- El ingreso en la residencia es una transición abrupta; ayer ellos cuidaban de una persona, hoy visitan a un residente.

- Está claro que su familiar no volverá nunca a casa.

- Desaparecen sus responsabilidades de cuidador.

 

¿Por qué involucrar al cuidador principal?

El cuidador principal puede ser de gran ayuda:

- dando informaciones sobre la vida anterior, la rutina que se creó en casa, los gestos, los rasgos de la personalidad del residente; en una sola palabra, el "pasado" del residente; estas informaciones permiten al cuidador profesional adecuar sus propuestas de actividades según la práctica y los gustos del residente;

- participando a actividades diarias, ayudando al cuidador profesional a su realización;

- contribuyendo a que el residente se sienta en confianza, en un lugar seguro y con una relación estrecha tanto con el cuidador como con su familiar.

Es el deseo de muchos cuidadores principales "Queremos sentir que somos bienvenidos en la comunidad y que podemos ayudar en los cuidados. Rogamos que el personal de cuidados no nos considere como un estorbo o una amenaza. Queremos que los cuidadores profesionales nos consideren como un colaborador potencial".

 

¿Cómo organizarse?

Vd. tiene una agenda de trabajo y está organizado su día. El compromiso del cuidador principal no debe perturbar la vida de la residencia; al contrario, debe enriquecerla.

Recuerde al cuidador principal que a las personas dementes les gusta la compañía aunque no sean capaces de reconocerla. Sentarse al lado del residente y hablarle es ya un gran paso.

Sugiera al cuidador principal una participación que sea realmente una ayuda:

• preparar el té, hacer un pastel

• comentar el álbum de fotos

• cantar, interpretar en un juego

 

Hay mil formas de ayudar de forma positiva.

 

Quejas con la Familia

Cuando las familias se quejan, quieren en general lograr 2 objetivos: recibir una explicación y/o una excusa y llamar la atención sobre el hecho que siguen responsabilizándose de su familiar.

Su respuesta debe reflejar la realidad y la verdad. Siempre.

Pero una respuesta acertada incluye la razón del enfado y una indicación sobre lo que se propone hacer para solucionar la problemática.

Tomemos un ejemplo:

La nuera de Don Alfonso se queja de que por tercera vez, cuando viene a verle, no lleva su dentadura postiza.

Una buena respuesta es la siguiente:

- "Hay que perdonarnos.

- La dentadura de Don Alfonso le duele y necesita un arreglo.

- Hemos contactado con un protesista y estamos a la espera de la fecha de consulta."

 

Las quejas pueden traducir la culpabilidad del cuidador principal.

Quieren "disculparse" vigilando el trabajo del cuidador profesional. Es negativo pensar que siempre es así, incluso cuando lo es; una queja puede ser útil para mejorar su trabajo y la calidad de sus cuidados. Los familiares tienen una larga experiencia que puede resultar útil.

Cualquiera que sea la o las preguntas:

- Escucharlas con atención.

- Contestar si Vd. tiene la información válida.

- No dudar en decir que Vd. no sabe... pero que puede informarse para contestar correctamente a sus preguntas. Hágalo.

- Reflejar las quejas a la persona encargada de solucionarlas.

 

Visto 3133 veces Modificado por última vez en %PM, %24 %567 %2015 %13:%Mar

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Curso Básico para Familiares

     

    5 y 6 de junio de 2018

     

    El motivo principal que lleva a las familias a ponerse en contacto con la FAE es la necesidad de información, orientación y apoyo tanto al comienzo de la enfermedad como a lo largo de ella.

    Por esta razón venimos impartiendo, desde hace años, cursos y talleres destinados a los familiares responsables del enfermo de Alzheimer que respondan a sus necesidades y expectativas.

    Destinatarios: familiares de enfermos de Alzheimer y de otras demencias afines.

     

  • Curso de formación para familiares de personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer - ¡ATENCIÓN! Cambio de fechas

     ATENCIÓN! Cambio de fechas: 28 de febrero y jueves 1 de marzo en horario de tarde (de 16.00 a 20.00h).

  • Actividades básicas de la vida diaria
    en ABVD

    Las "actividades básicas de la vida diaria" (ABVD) son estrechamente vinculadas a los cuidados personales: (asearse, vestirse, ir al aseo, comer…)

    Son actividades que realizamos todos los días y que responden a una "rutina" personal que cada uno de nosotros ha creado a lo largo de los años. Tenemos la costumbre de comer a la misma hora, nos aseamos siempre en el mismo orden (por ejemplo, lavarse los dientes, lavarse la cara, afeitarse, peinarse).

    Son actividades básicas que realizamos sin la ayuda de nadie porque somos autónomos.

     

    ¿Qué supone el buen desarrollo de estas actividades en una persona normal?

    El primer paso es el aprendizaje. El niño aprende de sus padres como lavarse, como utilizar  cubiertos y no comer con los dedos,  como usar el servicio. Incluso aprendemos a manejar artilugios eléctricos: depiladora, máquina de afeitar…

    Sabemos dónde se encuentran las cosas, para qué sirven las distintas habitaciones de la casa  (el cuarto de baño, la cocina, el servicio).

    Realizamos sin problemas y casi sin pensar la mayoría de estas actividades. Son casi automáticas y nos parecen simples en su ejecución, aunque en realidad, se necesitan secuencias sucesivas para realizarlas.

     

  • Ven al teatro: Paralela-mente

     ¿Te gusta el teatro? ¿Quieres aprender sobre la enfermedad de Alzheimer y todo lo que le rodea?

    ¡El próximo miércoles 17 de mayo a las 19 h en el salón de actos de la ETSIAAB, AsBioMad (Asociación de Biotecnólogos de Madrid) en colaboración con Fundación Alzheimer España, organizan un evento que no te puedes perder!

  • Aprender a cuidar a personas con alzheimer y otras demencias

    Nuevo curso Online

    En colaboración con SUPER Cuidadores, empresa avalada por UNIR, dirigido a cuidadores familiares e impartido por profesionales de la FAE.

    Ademas dispondras de TUTORÍAS INDIVIDUALIZADAS ONLINE/TELEFÓNICAS.

    Duración: 80 Horas.

    Precio: 40€.