Tratamiento Farmacológico

El tratamiento "farmacológico" se refiere al uso de medicamentos por oposición al tratamiento "no farmacológico" en el cuál los acercamientos terapéuticos utilizan técnicas (por ejemplo, psicoestumulación sin recurrir a medicamentos).  

 

"Cuando veo el cajón de la mesilla de mi madre, estoy aterrada. Hay de todo. Medicamentos que toma desde más de 20 años, gotas para su tensión, pastillas para aliviar sus piernas…y otros que desconozco.

Nos llamo la atención cuando empezó a tener problemas con su cabeza. Utilizaba sus pastillas al azar. Cuando supimos que tenía Alzheimer, el médico nos dicó que había que limpiar el cajón y asegurarse bien que tomaba el tratamiento a los horas previstas,  que  tragaba los comprimidos de verdad…en fin, nos encargo de vigilar su tratamiento" (testimonio de una hija que cuida a su madre).

 

Hace unos años, este capítulo no existía porque no había medicamentos específicos para tratar la enfermedad de Alzheimer.

Ahora, existen medicamentos cuya finalidad es retrasar la evolución de sus síntomas.

Pero, como no se sabe cuál es la causa (o las causas) de le enfermedad, no existe, hoy en día, un "medicamento" capaz de curarla o de prevenirla.

 

Comentarios de la FAE 

Llamamos su atención sobre los 3 puntos siguientes:

- los medicamentos no son una panacea. 

Sus acciones están limitadas y   no se conciben sin acercamientos terapéuticos no farmacológicos tal como la psicoestimulación, la reminiscencia del pasado…o otras técnicas de estimulación de las facultades intelectuales y físicas,

- los medicamentos no resuelven la mayoría de los trastornos del comportamiento. 

Algunos pueden ser útiles (ver "los antipsicóticos") cuando existe alucinaciones o ideas delirantes pero no existe un medicamento para impedir el vagabundeo, la repetición de  preguntas o gestos, la negación a vestirse o a comer,

- los medicamentos nunca reemplazan las estrategias de actuación que puede utilizar el cuidador.

Son fundamentales para "capear" o prevenir las conductas de crisis (llantos, gritos, agresividad…) del enfermo. 

 

Indice:

 

Los medicamentos para retrasar la evolución de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer

Los primeros que aparecieron son los inhibidores de la colinesterasa, seguidos de la memantina.

Son medicamentos que retrasan la evolución de los síntomas de la enfermedad…pero que no actúan sobre las lesiones cerebrales que siguen su evolución y tampoco alargan la vida de los enfermos.

Aún que su acción tiene limitaciones, hay que subrayar dos ventajas:

  • - ofrecen al enfermo y a su familia un tiempo de respiro en la progresión de los síntomas, 
  • - retrasan el ingreso del enfermo en una residencia al impedir durante 6 a 12 meses la degradación de las facultades intelectuales que necesita el enfermo para permanecer en su casa. 

 

  1. Los inhibidores de la colinesterasa (Aricept®®, Exelon®, Prometax®, Reminil®)
  2. La memantina (Ebixa®)
  3. La prescripción de uso restringido
  4. ¿Cuál es el beneficio del tratamiento farmacológico a largo plazo?
  5. Los efectos segundarios
  6. Las familias preguntan

  

Los inhibidores de la colinesterasa (Aricept®, Exelon®, Prometax®, Reminil®)

¿Cómo funcionan?

Se sabe que son las células nerviosas (neuronas) que utilizan la acetilcolina como transmisor químico  son las que mueren a lo largo de la enfermedad de Alzheimer. En consecuencia existe una bajada de la tasa cerebral de acetilcolina.

Estos medicamentos aumentan la concentración de acetilcolina en el cerebro.

¿Cómo?

Al estado normal, la acetilcolina se degrada bajo la influencia de un enzima: la colinesterasa. Los inhibidores de esta enzima impiden su acción destructiva y, por lo tanto, aumentan su concentración en el cerebro, facilitando así la comunicación entre las neuronas que utilizan este transmisor.

¿Cómo se traduce su eficacia sobre los síntomas?

El efecto de estos medicamentos es meramente sintomático: principalmente sobre la memoria y las actividades de la vida diaria. No logran una mejoría, es decir recuperar facultades que ya han desaparecidas. Logran un mantenimiento de las facultades que todavía existen, evitando su degradación. El enfermo no empeora sino se mantiene "en meseta".

También se mencionan que disminuyen la frecuencia y la gravedad de los trastornos del comportamiento (medicamentos para luchar contra los trastornos del comportamiento).

¿Cuáles son sus límites?

Los enfermos que responden al tratamiento ("los "responders" anglosajones) representan alrededor de 30 a 40 % de los casos. Los otros, es decir el 60 a 70 %, son "no responders", lo que quiere decir bien claro que no sacan ventajas terapéuticas del tratamiento.

Su eficacia se manifiesta esencialmente al inicio de la enfermedad. De allí, el interés para que se realiza el diagnostico a la fase precoz de la enfermedad (Cual es la problemática del diagnostico del capitulo "Enfermedad").

Por fin, cuando se suspende el tratamiento surge una agravación brutal que no se soluciona al retomar el tratamiento.

¿Cuáles son sus indicaciones?

El Ministerio de Sanidad ha limitado el uso de estos medicamentos a las formas ligeras a moderadas de enfermedad de Alzheimer. El único que obtuvo una extensión de sus indicaciones a las formas moderadas a severa de la enfermedad es el Aricept® (donezepil)

¿Son los 3 iguales?

Estos tres medicamentos tienen el mismo mecanismo de acción. Su diferencia radica en la experiencia del médico (cada uno tiene sus "favoritos") y en la presión informativa de los laboratorios que les comercializan.

A pesar de todo, hay que reconocer que si uno no funciona, puede ser que otro sí, lo que explica el cambio de receta entre medicamentos de la misma clase.

Referencias

  • Novella J y cols. Intérêt du traitement dans la maladie d’Alzheimer. Geriatr Psychol. Neuropsychiatr. Vieil,2012, vol 10, supplément 1
  • Froelich L.y cols. Long-term treatment of patients with Alzheimer’s disease in primary and  secundary care.: results from an international survey. Curr med Res Opin 2009; 25:3059-68
  • Campbell N y cols. Impact of cholinesterase inhibitors on behavioural and psychological symptoms of Alzheimer’s disease. Clin Interv Aging 2008; 3: 719-28
  • Hansen RA y cols. Efficacy and safety of donezepil, galantamine and rivastigmine for the treatment of Alzheimer’s disease: a systematic review and meta-analysis. Clin Interv Aging 2008; 3: 211-215
  • Furiak NM y cols. Sceening and treatment for Alzheimer’s disease: Predicting population-level outcomes. Alzheimer’s and dementia 8 (2012) 31-38

 

La memantina (Ebixa)

¿Cómo funciona?

La memantina es el único representante de los antagonistas NMDA (N-Metil-D-Aspartate. Actua sobre un neurotransmisor diferente de la acetilcolina, el glutamato.

Disminuye sus efectos neurotóxicos cuando hay una sobrecarga de esta sustancia en el cerebro. Así, posee un efecto protector distinto de los inhibidores de acetilcolina.

¿Cómo se traduce su eficacia sobre los síntomas?

Su eficacia es muy similar a la de los inhibidores de la acetilcolina. Se le atribuye beneficios terapéuticos sobre las funciones intelectuales (la cognition), el funcionamiento global y el comportamiento.

¿Cuáles son sus límites?

Estrictamente iguales a las límites de los inhibidores de la colinesterasa.

¿Cuáles son sus indicaciones?

En un primer paso, las autoridades sanitarias aprobaron su uso en las formas moderadas a severas de la enfermedad, indicaciones que no tenían los inhibidores de la colesnesterasa. Luego, se hizo una extensión de sus indicaciones a las formas ligeras a moderadas. 

Comentarios de la FAE 

  • No hay que esperar una mejoria evidente. Los medicamentos especifícos no permiten recuperar las facultades intelectuales ya perdidas.
  • Proporcionan al enfermo y a su familia un tiempo de respiro…en ciertas condiciones.
  • No deben levantar falsas esperanzas. El hecho de que, a lo largo de 12 a 18 meses la enfermedad no se agrava es ya mucho.
  • En la caja de estos medicamentos, figura al igual que para todos los medicamentos, un folleto que describe las caracteristicas de dicho medicamento, incluso sus indicaiones legales, es decir la o las enfermedades para las cuales esta autorizado.
  • Es decir que una caja de Aricept®, por ejemplo, lleva un folleto donde esta escrito que este medicamento trata la enfermedad de Alzheimer.
  • ¿Lo va a decubrir el enfermo por si mismo o más vale informarle de la realidad de su estado?

 Referencia

  • Novella J y cols. Intérêt du traitement dans la maladie d’Alzheimer. Geriatr Psychol. Neuropsychiatr. Vieil,2012, vol 10, supplément 1

 

¿Cuál es el beneficio del tratamiento farmacológico a largo plazo?

El tratamiento farmacológico de la enfermedad de Alzheimer incluye a 3 inhibidores de la colinesterasa de segunda generación (donezepilo, rivastigmina y galantamina) y un antagonista de los receptores NMDA (memantina).

Todos son medicamentos sintomáticos, es decir que actúan sobre los síntomas pero no modifican el curso evolutivo de las lesiones cerebrales.

Todos tienen limitaciones:
El beneficio sintomático sobre la función cognitiva es “moderado” hasta tal punto que varias Agencias Nacionales de  Medicamentos cuestionan su pertenecía a la Seguridad Social.
Solamente el 40 % de los enfermos “responden” al tratamiento. Es decir que en el 60 % de los pacientes el tratamiento es ineficaz.
La duración del  beneficio terapéutico (retrasar la evolución de los síntomas), cuando se manifiesta, no excede un año. 

La mayoría de los estudios clínicos duran 3 o 6 meses. Muy pocos son los estudios a largo plazo…cuando en la práctica diaria la toma de estos medicamentos puede ser permanente durante años.

¿Cuál es el beneficio terapéutico a largo plazo?

A esta pregunta responde el “Cache County Dementia Progression Study” (DPS) que incluye a 327 enfermos diagnosticados de demencia y seguidos durante 9 años. Es un estudio observacional de la población.

Los investigadores resaltan que:
 solamente el 21% de ellos toman la medicación de forma permanente con predominancia de enfermos más jóvenes y con un nivel educativo medio y alto,

 las mujeres tienen una progresión más lenta de sus síntomas que los hombres, sin que haya una clara explicación de este fenómeno. Son ellas, en particular las portadoras de APOE 4, que sacan el mejor beneficio del tratamiento…

…pero son las mujeres que sufren una agravación más rápida que los hombres en ausencia de tratamiento con inhibidores de la colinesterasa.

Referencia

Mielke MM. Y cols
Effect of Food and Drug Administration-approved medications for Alzheimer’s disease on clinical progression
Alzheimer’s and Dementia 8 (2012) 180-187
 

La prescripción de uso restringido

No todos los médicos pueden recetar estos medicamentos. Es una prescripción de uso restringido.

Es el especialista (principalment el neurologo) qui define cuál va a ser el tratamiento inicial  y elige el o los medicamentos que juzga adecuados. 

 Estos medicamentos necesitan una cuidadosa vigilancia a lo largo del tratamiento. Es el papel del medico de cabecera o de familia que tiene autoridad para renovar las recetas.

Es necesario al menos una consulta del especialista al año. 

Estas disposiciones se deben, por una parte a la dificultad del diagnostico y por otra parte al elevado coste de estas medicinas aun que la aparición de medicamentos genericos abaratan el coste del tratamiento..

 

Los efectos segundarios

Cuál sea la familia a la que pertencen estos medicamentos, la tolerancia es, en general, buena.

Los inhibidores de la colinesterasa  provocan efectos indeseables en la esfera digestiva: nauseass, vomitos, diarrea.

Es importante que, para minimizarlos, se tome la medicación en el transcurso de las comidas, nunca en ayunas.

La memantina puede inducir sensaciones de nausea, estrenimiento, dolor de cabeza y  confusión.

Referencias

  • Hansen RA y cols. Efficacy and safety of donezepil, galantamine and rivastigmine for the treatment of Alzheimer’s disease: a systematic review and meta-analysis. Clin Interv Aging 2008; 3: 211-215
  • Novella J y cols. Intérêt du traitement dans la maladie d’Alzheimer. Geriatr Psychol. Neuropsychiatr. Vieil, 2012, vol 10, supplément 1

 

Las familias preguntan 

Pregunta 1: ¿Porque le receta el médico 2 medicamentos?

Tres situaciones pueden ocurrir según la fase de la enfermedad en la cual se realiza el diagnostico y su evolución con el tiempo.

  • Se establece el diagnostico al inicio de la enfermedad. El médico receta un inhibidor de la colinesterasa: Aricept®, Exelon® o Reminyl. Si el primero que se receta no es eficaz, se lo cambia por uno de los otros.
  • Se establece el diagnostico a la fase moderada a severa de la enfermedad
  • La prescripción de primera intención es memantina (Ebixa)

El enfermo esta ya tratado con un inhibidor de la colonesterasa pero su enfermedad se agrava hacia una fase severa. El médico añade memantina a titulo de co-prescripción.

 

Pregunta 2: ¿Qué pasa si el medicamento no surge efecto de inmediato?

Hay que tener paciencia. A menudo se necesitan varias semanas antes de que sea visible el efecto beneficiosa del medicamento.

 

Pregunta 3: ¿Qué pasa cuando el médico decide interrrumpir el tratamiento?

Esta situación occure cuando el tratamiento prescrito deja de ser eficaz.

Como los medicamentos no impiden la agravación de las lesiones cerebrales, aparece, a finalizar el tratamiento, un deterioro brutal. En algunas semanas, el enfermo se ecuentra exactamente en el punto de evolución donde tendría que ser si no habia recibido tratamiento.

 

Pregunta 4: ¿Qué pasa si surge algo inhabitual a lo largo del tratamiento? Ver "Los efectos segundarios" 

 

 

Los medicamentos para luchar contra los trastornos del comportamiento y del humor

Los trastornos del comportamiento y del humor son constantes a lo largo de la enfermedad, incluso desde su inicio ("Trastornos del comportamiento" ).

Tienen repercusiones importantes sobre el desarrollo de la vida diaria y el principal motivo de ingreso del enfermo en una residencia.

¿Hay medicamentos que permiten luchar contra estas conductas incoherentes?

Tienen cierta acción. Los estudios demuestran que disminuyen la frecuencia y la severidad de los trastornos del comportamiento.

Referencia: Campbell N y cols. Impact of cholinesterase inhibitors on behavioural and psychological symptoms of Alzheimer’s disease. Clin Interv Aging 2008; 3: 719-28

 

  • Medicamentos  de la ansiedad y de la angustia

 Los ansioliticos pertenecen a la familia de las benzodiazepinas. Son     eficaces…pero dañinos para la memoria y las facultades intelectuales, dos elementos ya perturbados por la enfermedad.

Dosis elevadas, incluso habituales en los mayores, provocan con facilidad somnolencia y, de forma paradoxal, agitación y agresividad.

Cuando el  uso es prolongado, se necesita aumentar las dosis para lograr el efecto terapéutico.

 ¡Atención! Usarlos de forma puntual, únicamente en los momentos de tensión, y no de forma continua. 

 

  • Medicamentos de la depresión o antidepresores

De hecho, las verdaderas depresiones son raras. Lo habitual son las ideas depresivas. Además, los antidepresores regulan el funcionamiento cerebral pero no actúan sobre la causa de la depresión, en particular la disminución de la auto-estima.

¡Atención! Ciertos antidepresores anulan el efecto positivo de los inhibidores de la colonesterasa y pueden inducir una agravación brutal, en particular confusión mental.

Siempre, hay que referirse al médico.

 

  • Los medicamentos de la apatía

Los inhibidores de la colinesterasa tienen una acción positiva sobre la apatía. También, el medico puede aconsejar antidepresores estimulantes.

¡Atención! Nada reemplaza la participación del cuidador y la estimulación que puede inducir en su familiar (Trastornos del comportamiento)

 

  • Medicamentos de las alucinaciones y de las ideas delirantes

Son "antipsicoticos" o "neurolépticos".

Su uso se justifica cuando las alucinaciones provocan angustia o comportamientos peligrosos.

Inducen sedación y trastornos motores como rigidez, caídas o dificultades para andar. 

  

Comentarios de la FAE

  • Según un estudio publicado en la revista « The Lancet Neurology » en enero 2009, la administración prolongada de antipsicoticos reduce, de forma importante la esperanza de vida de las personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer.
  • A lo largo de 3 años, el riesgo de muerte es 42 % más bajo en el grupo de enfermos recibiendo un placebo (es decir una pildora de azucar) que en el grupo que recibe un antipsicotico.
  • Su uso en este grupo muy específico de enfermos está a debate…porque las residencias, por ejemplo en Inglaterra,  representan más del 50 % del consumo nacional debido a la sedación que crean en los residentes.

  

  • Medicamentos de la agitación y de la agresividad

¡No los hay!

No los hay porque tanto la agitación como la agresividad provienen de causas y mecanismos muy diversos. Por ejemplo, ningún medicamento previene una fuga.

Los comportamientos agresivos siempre tienen una causa vinculada al entorno o a un episodio doloroso como un fecaloma.

 

  • Los medicamentos del sueño

El mejor tratamiento del insomnio es el ejercicio físico a lo largo del día y ciertas reglas de higiene del sueño.

El uso de hipnóticos (de hecho son benzodiacepinas) puede ser útil…pero debe ser corto (no más de una semana).

Siempre existe el riesgo que los hipnóticos induzcan somnolencia durante el día y relajación de los músculos.

  

Comentarios de la FAE

  • Ningún medicamento es totalmente inicuo.
  • Antes de pedir la ayuda del médico, plantéese las preguntas siguientes :
    • - ¿Existe una causa que induce el trastorno del comportamiento? ¿Puedo actuar sobre ella?
    • - ¿Hubo un cambio reciente en el tratamiento, lo que podría explicar el trastorno del comportamiento? Hable con el médico.
    • - ¿Es lo bastante molesto (para él o para Ud.) para justificar la administración de un nuevo medicamento?

  

Los efectos segundarios ¿Cómo detectarlos? 

Existe en la caja de todos los medicamentos un folleto explicativo describiendo, para el público, y sobre todo para el propio consumidor, lo que es el medicamento, para que sirva, cómo tomarlo. 

El capítulo más largo, siempre es el de la tolerancia y, en particular de los efectos segundarios, es decir efectos no deseados que no responden a la razón que justifico la receta del médico. Por ejemplo, a alguien se le receta un anti-inflamatorio para aliviar su dolor de cadera…y se induce un dolor de estomago. Es un efecto segundario.

            

¿Tiene su familiar afectado de la enfermedad de Alzheimer más riesgo que otra persona de sufrir unos efectos segundarios? 

¡Pues si!

Por varias razones, todas vinculadas con la edad. No olvide que su familiar es una persona mayor:  

  • Se sabe que su metabolismo (es decir, los procesos de asimilación y de eliminación de los medicamentos)  funciona más lentamente que el de una persona más joven. Por eso, las dosis que se administran a un anciano son más bajas y que los médicos empiezan el tratamiento con dosis bajas que se incrementan poco a poco hasta llegar a la dosis eficaz
  • Los ancianos son gran consumidor de medicinas…por necesidad. Es habitual que se receta a una misma persona un o dos medicamentos para luchar contra su hipertensión arterial, un anti-agregante para prevenir una embolia, un analgésico o un antiinflamatorio para aliviar sus dolores articulares…

El peligro es que los medicamentos interactúan. Estas interacciones pueden traducirse por unos efectos segundarios distintos del que crean los dos medicamentos por separado. También, a veces, un medicamento impide que el otro sea eficaz.

Se ha demostrado que las personas de más de 70 años, consumen una media de 4,5 medicamentos al día. Casi el 40 % de ellos consumía de 5 a 10 fármacos al día.

Una persona mayor tiene problemas para seguir correctamente su tratamiento. Se olvida de tomarlo…o lo toma dos veces. Estas variaciones pueden generar efectos segundarios

No olvidé que sufre una enfermedad de Alzheimer:

  • Tiene una gran sensibilidad a ciertos medicamentos. Por ejemplo, un hipnótico para favorecer su sueño puede inducir una desorientación o un episodio de confusión
  • Tiene dificultades para comunicarle que sufre por su estreñimiento, que tiene dificultades para orinar o que le duele el estomago…todas complicaciones que inducen habitualmente los medicamentos.

 

¿Cómo saber que es un efecto segundario? 

  • Es papel del médico informarle de los posibles efectos segundarios que pueden surgir. Le explicara  cuáles son y cómo reconocerlos.

No dude en plantearle preguntas si hay algo que Usted no entiende

  • Lee el folleto que está incluido en la caja de los medicamentos

El capítulo que contempla los efectos segundarios es siempre muy largo. decir Las autoridades sanitarias obligan el fabricante a describir la totalidad de los efectos que pueden surgir. Eso no quiere que su familiar vaya a padecer todos los efectos segundarios descritos en la lista.

  • Vigile los síntomas siguientes.

¿Aparece un cambio físico, emocional o de conducta de su familiar sin que existe una causa evidente?

¿Se queja o se pone las manos en la barriga para señalar que le duele?

¿Está más confuso? No se acuerda donde esta.

¿Pierde el equilibrio ? 

 

¿Se puede disminuir el riesgo de aparición de los efectos segundarios?

¡Pues si!

  • Su papel es muy importante para protegerle
    • Saber cuando tienen más posibilidades de producirse:
    • Sea atento a cada modificación de su tratamiento: cuando el médico incrementa la dosis diaria, cuando se receta un nuevo medicamento
    • Sea atento cuando su familiar se equivoca al tomar sus pastillas
    • Sea atento si se viaja con él a llevar sus medicinas y sus recetas 
  • Comprar un "pilulero" en farmacia para disminuir los olvidos a la hora de tomar la medicación.
  • Comprar un cuaderno y anotar, cada día, la hora de las tomas

 

Las precauciones que se debe tomar con los medicamentos

Las pérdidas de memoria no facilitan el seguimiento correcto del tratamiento prescrito por el médico. La ayuda del cuidador o de una persona del entorno es fundamental.

Cuales sean los medicamentos recetados, hay que tomar ciertas precauciones :

  • Pide al médico que reduzca, si es factible, el numero de medicamentos que toma el enfermo…para evitar las incompatibilidaes entre ellos. Que deje unicamente los que son indispensables.
  • Averigue que toma realmente su tratamiento y que traga las pastillas. No hay que fiarse de lo que dice ("ya lo he tomado") o de lo que hace (guarda las pastillas en su boca). Si el enfermo tiene dificultad para tragar, hable con el médico. Hay formas de administración más adcuadas que el comprimido, por ejemplo soluciones, jarabes o gotas.  
    • Ayudele a tomar su medecina según el horario aconsejado por el médico. Hable con el para conseguir un horario que le permite estar en cas.
    • Lee los folletos que se encuentran en la caja de los medicamentos. Averigue que las medicinas que toma el enfermo para una enfermedad vascular, urinaria o digestiva no tienen efecto sedativo sobre su cerebro (lo que induce somnolencia), relajante sobre sus musculos (lo que induce caídas sobe todo la noche cuando se despierta para orinar) o una acción anticolinergica (por ejemplo, la atropina) que anula la eficacia de los inhibidores de la acetilcolinesterasa. Si tiene dudas, hable con el médico.
  • Haga la limpieza
    • No deje medicamentos en los cajones, incluso si le parecen anodinos. Uno se puede matar tragandose acido acetil-salicilico.
    • Reorganiza el boticin donde hay, seguro, medicamentos con fecha de utilisación ya caducada y tirelos. 
    • No deje los medicamentos al alcance del enfermo. Lo mejor es guardaralos bajo llave.
  • Compre en la farmacia un "pilulero". Son muy útiles para que no se olvide tomar su medicina o mejor dicho, sus medicinas (una media de 4,5 medicamentos para un mayor de más de 70 años).Existen modelos para una semana con la posibilidad de colocar una, tres o cuatro tomas al día siguiendo la receta de su medico.
  • Resiste a la tentación de substituirse al médico modificando las dosis, el numero y el horario de las tomas. Resiste a los consejos de la familia y del vecindario.

Comentarios de la FAE

  • Nunca se toma demasiadas precauciones. Si los medicamentos están al alcance del enfermo, puede esconderlos en sitios inhabituales…como hace con las llaves o el dinero. Ponerse a buscarlos cuando llega la hora de la toma es un "coñazo".
  • El cuidador es el "interface" entre el enfermo y el médico. No solamente vigila el buen cumplimiento del tratamiento sino que transmite al médico los resultados de dicho tratamiento. Es el cuidador que se da cuenta si las cosas van mejor o, al contrario, empeoran. Y el médico modifica el tratamiento en fonción de lo que cuenta el cuidador. 
  • Al final, el cuidador es el verdadero "partner" del médico

  

Los medicamentos del futuro

Descubrir el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer es un desafío. Se cuenta en la base de referencia bibliográfica PubMed (en ingles) más de 6.000 publicaciones científicas cuando se teclea las palabras clave "Alzeimer’s disease".

¿Cuáles son los objetivos que persiguen los investigadores? 

Mejorar la eficacia y la tolerancia de los inhibidores de la colinesterasa, es decir medicamentos que ya existen.

Más ambicioso es la investigación de medicamentos capaces de actuar sobre la aparición y la evolución de las  lesiones cerebrales y no únicamente sobre los síntomas de la enfermedad como ahora.

Como el mecanismo inicial de las lesiones es la perturbación del metabolismo amiloïde, allí se focaliza la atención de los investigadores con un triple objetivo: impedir la acumulación del péptido,  aumentar su degradación,  provocar su disolución.

La vía de la inmunoterapia

Es la que más interés ha despertado.

Se descubrió que la inyección del péptido ABeta a ratones transgénicos impidió la formación de nuevas placas amiloïdes y logro la disolución de placas existentes. Este acercamiento es de hecho una vacuna. (Informe FAE: Placas y ovillos neurofibrilares).

Los primeros ensayos clínicos tuvieron que interrumpirse por la aparición de meningo-encefalitis en el 6% de los enfermos. Nuevos ensayos están en marcha.

La vía de las proteínas tau

Esta vía está poca desarrollada porque siempre se dio preferencia a la investigación sobre el metabolismo amiloide. No se conocía bien los mecanismos de formación de las degenere cencías neurofibrilares. Pero la  elaboración reciente de nuevos modelos animales va a permitir investigar       con más excito esta vía.

Según el informe 2010 "Medicine in Development for Alzheimer’s Disease" los laboratorios biofarmaceúticos estadounidenses están investigando 79 fármacos para tratar la enfermedad de Alzheimer, 18 para los combatir los trastornos cognitivos y 2 para las demencias.  

El informe publicado por Pharmaceutical Research and Manufacturers of America (PhRMA) precisa que estos fármacos estén incluidos en ensayos clínicos o siendo revisados por la FDA. 

 Los investigadores piensan que podrán detener al Alzheimer para el 2020 siempre que las inversiones procedentes de recursos públicos y privados sea suficientemente alta. Hay que recordar que investigar y desarrollar con cada uno de los medicamentos nuevos cuesta más de 1.000 millones de dólares. 

Los investigadores trabajan principalmente en 4 líneas: 

  • Un fármaco administrado por vía oral que inhiba la formación y acumulación de la proteína beta-amiloide, 
  • Un fármaco administrado por vía nasal que traspase la barrera hematioencefalica, 
  • Una terapia génica para tratar los síntomas, y 
  • Una vacuna que produzca una respuesta inmune. 

Referencia: PhRMA, 2/11/2010

 

 

Más de doscientas  sustancias candidatas a ser el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer fallaron a lo largo de los últimos 15 años

Es el balance muy negativo de los esfuerzos de la investigación y de la industria farmacéutica para encontrar un tratamiento preventivo o curativo de la enfermedad de Alzheimer. 
Desde la aprobación del Cognex, primer inhibidor de la colinesterasa aprobado por la FDA en 1995, solamente cuatro medicamentos demostraron una eficacia suficiente para  lograr el estatuto de medicamentos “anti-Alzheimer”, tres de ellos perteneciendo a la misma familia terapéutica.
Todas las otras sustancias no lograron sobrepasar los ensayos clínicos o por la aparición de efectos segundarios, en particular sobre el sistema nervioso central  o por falta de eficacia (y a veces por empeoramiento de los síntomas).


A pesar de las altas inversiones de la industria farmacéutica y de los resultados positivos de la investigación básica que permiten conocer mejor la fisiopatología de la enfermedad, nos quedamos sin solución terapéutica.

Este hecho genera una serie de consideraciones.

La primera es la prudencia con la cuál tendrían los investigadores básicos que comunicar el resultado de sus investigaciones. Una sustancia puede demostrar un efecto benéfico sobre la enfermedad en el animal…lo que no permite extrapolar el mismo efecto en el ser humano.

La segunda es definir como se puede identificar mejor, en la fase II y incluso en la fase I de los ensayos,  las sustancias que realmente tiene un potencial curativo. Es el objetivo de reuniones de consenso entre científicos, clínicos, representantes de la industria y de las agencias de regulación de medicamentos: Un ejemplo es la “Research Round Table” que se desarrollo en Washington el 23 y 24 de junio de 2011.

La tercera es reabrir el expediente de ciertas sustancias que fueron rechazadas en las distintas fases de su desarrollo y darles una segunda oportunidad.

Mientras tanto, el número de personas afectadas se incrementa cada día y se prevé un aumento drástico del coste de la enfermedad hasta el 85 % en el 2030.

Referencias

1- Greeberg BD. y cols
Improving Alzheimer’ disease phase II clinical trials
Alzheimer’s and dementia 9 (2013) 39-49

2- Becker RE. y cols
Fire the ashes: Can failed Alzheimer’s disease drugs succeed with second chance?
Alzheimer and dementia 9 (2013) 50-57

Visto 4793 veces Modificado por última vez en Miércoles, 25 Noviembre 2015 13:33