El comité nacional de Bioética cuestiona con dureza directrices de sociedades científicas que marginan de la asistencia sanitaria a mayores y con alzheimer enfermos por coronavirus

En los últimos días se han difundido directrices para seleccionar ingresos en las UCIs de los enfermos graves depor coronavirus. Diversas Sociedades Científicas preconizan el rechazo de personas de mayor edad o con Enfermedades Neurodegenerativas, especialmente enfermos de Alzheimer.

Estas propuestas, que atentan gravemente a la dignidad de TODAS LAS PERSONAS, son totalmente contrarias a los derechos humanos y vulneran la ética la moralidad proclamada por todos los Organismos Internacionales, y la legislación de todos los Paises INCLUÍDA ESPAÑA, han sido contestadas duramente POR EL COMITÉ ESPAÑOL DE BIOÉTICA.

A falta de conocer el texto íntegro del documento en la web del Comité, se conocen ya por la Prensa (ABC, El Mundo, etc; 26 y 27 de Marzo, 2020) muchos de las importantes conclusiones de este documento.

Este órgano asesor del Gobierno en materia de Bioética discute las propuestas pide al Gobierno crear una comisión con representantes de sociedades médicas, colegios profesionales y comités de bioética para "trabajar en unos criterios únicos de priorización a nivel nacional".y rechaza que la edad y la discapacidad sean criterios exclusivos para decidir a quién se le dedica el máximo esfuerzo terapéutico. «Es necesario valorar las circunstancias concretas de cada paciente, sin excluir a nadie a priori». La discapacidad de la persona enferma no puede ser por sí misma un motivo para descartarlos, «nunca puede aplicarse de manera automática: todo ser humano tiene derecho a una consideración personal». Piensa el Comité que resultaría «radicalmente injusto» que las personas cuya salud está más amenazada por un eventual contagio del coronavirus fueran, a su vez, las más perjudicadas por esta crisis.

«A la luz de los preceptos de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad , resulta claro que la discapacidad de la persona enferma no puede ser nunca por sí misma un motivo que priorice la atención de quienes carecen de discapacidad».

La FAE se congratula de que se vuelva a la cordura y no tomen decisiones contrarias a ese principio tantas veces enunciado durante estos días por todas las Instituciones y sus responsables (públicos y privados): proteger a los más vulnerables


 

Visto 598 veces