Prevención y reducción, ¿Son conceptos similares?

“PREVENCIÓN DE LA DEMENCIA ALZHEIMER” Y "REDUCCIÓN DE RIESGOS DE PADECER ALZHEIMER”, ¿SON CONCEPTOS SIMILARES? ¿QUÉ SE PUEDE ESPERAR SIGUIENDO SUS CONSEJOS

Los términos "prevención" y "reducción de riesgos" a menudo se usan indistintamente en medicina, muchas veces aplicados a la Enfermedad de Alzheimer (EA) y  a la Demencia (generalmente Alzheimer). Cuando se utilizan estos términos, nos surge la duda de cuáles son las actuaciones médico y/o socio-sanitarias a que se refieren y cuáles son los objetivos que se persiguen y los pasos que los pacientes, familias y la población en general deben seguir para lograr un envejecimiento saludable alejado de la EA.

Todos estos términos son utilizados de manera genérica en muchas publicaciones, tanto científicas como de divulgación médica, pero existen matices que diferencian los trabajos y los consejos que bajo los diferentes términos se dan a conocer. Algunos trabajos de los últimos meses han tratado de aclararlos, tanto para especialistas, médicos de Atención Primaria como población general. Ciertamente no es lo mismo el tratamiento de un caso personal con antecedentes de EA, una terapia farmacológica para ciertas personas o una indicación de estilo de vida para una sociedad con estilo de vida no saludable. La EA, hoy por hoy no tiene tratamiento, y hay que centrar los esfuerzos en prevenirla.

PREVENCIÓN ESPECÍFICA DE LA EA EN CADA ENFERMO. La "prevención de enfermedades" ha sido descrita por la OMS y diversas Sociedades Científicas como "Un procedimiento a través del cual los individuos, particularmente aquellos con factores de riesgo para una enfermedad, son tratados para prevenir una enfermedad que se está desarrollando”.  El tratamiento normalmente comienza antes de que aparezcan los signos y los síntomas de la enfermedad. El tratamiento puede incluir educación del paciente, modificación del estilo de vida y alejamiento de factores predisponentes. Según el Colegio Americano de Medicina Preventiva, el objetivo de la prevención "es proteger, promover y mantener salud y bienestar para prevenir enfermedades, discapacidades y muerte. La prevención es un proceso de varios pasos que implica un "tratamiento" en varias etapas en la progresión de una enfermedad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica las intervenciones preventivas como primarias, secundarias o terciarias. La prevención primaria tiene como objetivo evitar la enfermedad o su patología asociada antes de que ocurra, mientras que la secundaria
implica la detección precoz para reconocer la enfermedad en sus comienzos antes de que aparezcan los síntomas para retrasar o detener su progresión. La prevención terciaria implica el tratamiento de enfermedades para prevenir complicaciones y minimizar la discapacidad. La “prevención” es posible incluso después del  inicio de una enfermedad, y tiende a reducir el riesgo de resultados adversos, como
la pérdida de autonomía del paciente, desarrollo de enfermedades comórbidas,
y / o muerte como resultado de una enfermedad.

Teniendo en cuenta que la EA es una enfermedad neurodegenerativa que depende de factores diversos (genéticos, celulares, bioquímicos), que se producen muchos años antes de que se manifieste la sintomatología, es necesario intensificar la investigación para detectar los cambios involutivos y descubrir las posibles actuaciones correctoras de los mismos. Estas actuaciones serán siempre específicas, dependientes de cada paciente en concreto.

FACTORES DE RIESGO DE ALZHEIMER En la evaluación del riesgo de demencia AD, se han identificado factores de riesgo modificables, es decir, más allá de lo personal (edad, género, antecedentes familiares y genética): comportamientos o condiciones que pueden ser cambiados o eliminados. El estudio de Rotterdam
determinó los siete factores de riesgo modificables más comunes involucrados en el desarrollo de la demencia EA: tabaquismo, obesidad en la mediana edad, inactividad física, bajo nivel educativo, diabetes mellitus, hipertensión y trastorno depresivo mayor,
Los datos acumulativos en este estudio sugirieron que cuando estos siete factores fueron abordados adecuadamente, se produjo una reducción del 30% en la incidencia de demencia. Cientos de miles de casos de EA se considera que pueden ser evitados con la eliminación de los principales factores de riesgo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Hodes JF, Oakley C O’Keefe H, Lu P, Galvin S y cols.Alzheimer’s “Prevention” vs. Risk Reduction”: Transcending Semantics for Clinical Practice. Front. Neurol. 9:1179.

doi: 10.3389/fneur.2018.01179 (2019)

Based Interventions, Including Action to Address Social Determinants and

Health Inequity. Public health functions. About WHO. Available online

at: http://www.emro.who.int/about-who/public-health-functions/healthpromotion-

disease-prevention.html

  • Galvin JE. Prevention of Alzheimer’s Disease: Lessons Learned and Applied.

J Am Geriatr Soc. (2017) 65:2128–33. doi: 10.1111/jgs.14997

  • . Rakesh G, Szabo ST, Alexopoulos GS, Zannas AS. Strategies for dementia

prevention: latest evidence and implications. Ther Adv Chronic Dis. (2017)

8:121–36. doi: 10.1177/2040622317712442

 

 

Visto 954 veces